Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cambiaron la camiseta

Jesús D. Mez Madrid
Redacción
sábado, 9 de junio de 2007, 11:20 h (CET)
Amnistía Internacional considera al aborto como un "derecho" en caso de violación, incesto o peligro para la vida materna, es decir, que una entidad que se había convertido en garante de los derechos humanos se los retira, mejor dicho, deja de reconocérselos a los más indefensos e inocentes, a los no nacidos.

No sólo los tres supuestos que ya reconocen sino que, según Brown, "vamos a hacer llamamientos a la despenalización del aborto" a nivel mundial, porque "ninguna mujer debería sufrir prisión ni pena legal alguna como resultado de buscar un aborto o tenerlo". Estas palabras dejan claro que AI (Amnistía Internacional) ha abandonado su neutralidad en el tema
del aborto y ya no podrán continuar llevándolo en secreto.

El mismo Widney Brown ha aclarado que AI no apoya el aborto como un "derecho fundamental", porque las leyes internacionales de derechos humanos no lo incluyen. Pobres no nacidos, ni quien decía defender los derechos de todos los humanos, defiende ya el primero y fundamental, el derecho a la vida. Caer tan bajo les debería dar vergüenza a quienes aún se llaman Amnistía Internacional, esa Asociación pro derechos humanos fundada el Domingo de la Santísima Trinidad de 1961 por un católico converso y convencido, Peter Benenson. Con razón los Obispos de Canadá y de Inglaterra, recordando al fundador de AI, protestan enérgicamente. Y yo que siempre estaba dispuesto a colaborar con AI… ¡Qué frustración!

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris