Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Ibarra también desbarra

Ángel Sáez
Ángel Sáez
sábado, 9 de junio de 2007, 04:20 h (CET)
“Un hombre nunca debe avergonzarse por reconocer que se equivocó; pues es tanto como decir que hoy es más sabio de lo que fue ayer”. Jonathan Swift

Como le ocurre de vez en cuando a usted, desocupado lector, y, asimismo, le acaece de cuando en vez a servidor (aquí, en el planeta Tierra, nadie se escapa o libra de meter la gamba hasta el mismísimo corvejón), el presidente en funciones de la Junta de Extremadura, el a veces duro y a ratos estresado, extremo y/o maduro Juan Carlos Rodríguez Ibarra, por no detenerse a pensar un par de minutos más lo que va a decir, también desbarra.

Los experimentos convendría seguir haciéndolos con gaseosa, quiero decir que Ibarra se metió en el barro al proferir que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, debería adelantar la fecha de los comicios generales (que, el propio jefe del Ejecutivo, preguntado en torno a las dudas que generaban los mentados, contribuyó a disipar, pues ayer mismo declaró que serán cuando corresponde y toca, en marzo del año que viene), para que los españoles nos pronunciemos a favor o en contra de la política antiterrorista que ha seguido el Gabinete.

Ayer, en Bruselas, Ibarra vino a decir que “a lo mejor, sería conveniente que el presidente del Gobierno fuera pensando en que su política fuera sometida a una especie de referéndum, para que los españoles decidamos si es justo que un partido de la oposición, con responsabilidades de poder, como es el PP, utilice el fin de una tregua como instrumento de desgaste político”.

Repreguntado (por cierto, tengo para mí que cuantos periodistas se tengan por tales, ante ese nuevo y degradante hábito que se ha instalado en su trabajo, pernicioso para sus credenciales de credibilidad e independencia, que es asistir a comparecencias en las que los políticos les impiden realizar sus tareas de preguntar y repreguntar, deberían plantearse si no sería oportuno decidir, de consuno, mancomunadamente, plantarse y no consentir ni una comparecencia de ese jaez más) al respecto, matizó mínimamente, acertando al reprocharle al PP su inconcusa deslealtad.

A todos (absolutamente a todos) nos vendría estupendamente, de perillas, poner en práctica (o con más frecuencia) ese proverbio árabe (verdadero axioma) que dice que “uno es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios”.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris