Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Strip-póker: Contra los hermanos Marx

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 9 de junio de 2007, 04:20 h (CET)
ETA está hasta los mismísimos. Ya sé que usted no lo comprende, pero que levante el dedo alguien que alguna vez les haya comprendido. El caso es que están queriendo meternos otra vez el miedo en el cuerpo. Más aún.

Tenemos a los empresarios acongojados con esas cartas en las que ETA pide muy cortés y educadamente una contribución voluntaria a la causa de la independencia de Euskalherría. Una contribución voluntaria de 150.000 €. Lo malo es que luego la firma con el hacha y la serpiente y ya saben todos los receptores de las cartas cómo se las gasta el remitente.

Zapatero está jugando a las prendas con una banda de tahúres del Bidasoa, le están chupando la sangre y él sigue empeñado en que son la banda de los hermanos Marx. Me le imagino preguntándose qué ropa le queda por quitarse ya. Que mira que el Gobierno de ¿todos? los españoles ha contribuido generosamente al “proceso de paz” y ETA sin enterarse, todavía quiere más, De Juana, Otegui, ANV, y sigue estrujando la teta del Gobierno y denunciando sus compromisos incumplidos. ETA no se ha movido de sus posiciones y el Gobierno se está quedando sin terreno que cederles. El atentado se anuncia como inminente y aún nos falta un infierno hasta las próximas elecciones. Muy chulitos se ponen, mucho aprietan, mucho apechugan para ser los hermanos Marx.

Zapatero sigue en sus maravillosos mundos de Yupi y ETA nos amenaza con otro atentado. Hasta el diario que apoya al Gobierno y que le sirve de correa de transmisión de su pensamiento nos cuenta ya cómo va la cosa, por dónde se llega ETA en la preparación de su próximo ataque y las fechas que manejan. Porque tras el brutal atentado terrorista que, tras destruir un aparcamiento y la vida de dos personas, no rompía la tregua (¡ !) ETA piensa en romperla. ¿Qué nos tendrá deparado para romper lo que en la T4 no quedó roto?

Se le avecinan tiempos difíciles a Zapatero. Resulta que el juez tiene una cita con Otegui. Como el juez no forma parte del Gobierno, de momento, no será para tomar un cafetillo y hacer unas risas, sino para preguntarle por el homenaje a un etarra. ¿Qué opinarán los asesinos liberticidas si Arnaldo va a la cárcel? ¿Cuándo opinarán? ¿Cómo? La libertad de todos está en que las fuerzas de seguridad lleguen antes de que ETA pueda opinar. Zapatero está perdiendo al strip-póker y podemos resfriarnos todos.

Y la pareja contraria ni siquiera pretende llevarnos a la cama, sino al huerto.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris