Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   El ateneo deportivo   -   Sección:  

Magnates del fútbol

Enrique Salvatierra
Enrique Salvatierra
sábado, 9 de junio de 2007, 08:29 h (CET)
En algunas ciudades, han surgido en los últimos años una serie de personajes que se hacían cargo de clubes, solo por beneficio propio, a costa de la ilusión de miles de aficionados que siguen a sus clubes desde que tienen acto de conciencia, privándole en algunas ocasiones de aquello por lo que viven y por que se ilusionan, su equipo de fútbol.

Y es que hoy, dejando a un lado la aburrida victoria de la selección ante una débil Liechtenstein, la noticia es la venta del Ciudad de Murcia y su consecuente plaza en Segunda División, al Granada 74, y sobre todo, a un hombre, Marsá, que no ha adquirido muy buena fama en el paso de sus equipos tanto en Tercera División, como en las categorías inferiores de su Juvenil Nacional, con el que ha dejado numerosos incidentes, como para lidiar ahora con el toro de la División de Plata del fútbol español.

Y lo siento por hablarles desde el corazón, pero es que estoy harto de que una serie de dirigentes, con tan solo pretensiones económicas, que no defienden ningún color, salvo el de su banco o cuenta corriente, juegue con las ilusiones de unos aficionados que dan su vida y su garganta por esos colores. Por eso, la Liga debería actuar y pronto ante esta oleada de personajes que intercambian a los equipos como si de cromos de fútbol fuesen, sin saber lo que un equipo de este calibre puede traer detrás.

Y por si fuera poco, Enrique Pina quiere adquirir las acciones del Cádiz. Desde aquí espero que no las consiga, porque un equipo con la historia del conjunto amarillo, no puede sufrir el mismo destino que el Ciudad de Murcia, que siendo 4º en la Segunda División, desaparece dejando su plaza a un equipo que no ha sido capaz siquiera de subir a Segunda División B. Ahora que casi hemos conseguido echar a Piterman de nuestro fútbol, no necesitamos más magnates que jueguen con la ilusión de un grupo de personas cuya máxima ilusión en la vida es ver jugar a su equipo cada domingo. Luchemos por mantener la ilusión, luchemos por el fútbol.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris