Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ante la ruptura de la tregua, ¿qué se le puede decir al Presidente?

Mariano Estrada (Alicante)
Redacción
jueves, 7 de junio de 2007, 22:12 h (CET)
¿Qué puede decirle al Presidente del Gobierno un ciudadano normal ante una noticia tan mala como es la ruptura de la tregua por parte de la banda terrorista Eta? Posiblemente nada que no le hayan dicho ya sus detractores -que los tiene hasta en sus propias filas, por más que hayan estado cómodamente agazapados-, y en especial sus adversarios políticos, que viene a ser uno sólo, según una interpretación interesadamente reduccionista, pero que tiene tras de sí a casi la mitad de los españoles. No obstante, lo vamos a intentar ¿Por qué no?

Señor Presidente del Gobierno, yo creo que usted tenía un rédito político tan sustancioso que, de haberlo administrado bien – y dada la desorientación y desprestigio de su principal contrincante-, no lo hubiera agotado ni en tres legislaturas consecutivas ¿Sabe usted las pifias que ha tenido que cometer, una tras otra, para que algunos ciudadanos hayan empezado a pensar que su voto no estaba bien orientado o, lo que es igual, que usted no estaba haciendo bien los deberes? Y fíjese que digo los deberes, porque el derecho de gobernar, que usted conquistó sin duda alguna en las pasadas elecciones generales, trae aparejado el deber de gobernar para todos. Y usted se ha sacudido el deber y ha gobernado sólo desde su legítimo derecho, pero de forma excesivamente ladeada, o sea tendenciosa. Y eso es algo más que una descortesía con los gobernados (que somos los españoles de todas las tendencias), eso es poner la razón al servicio de los sentimientos y, en este caso, de unos sentimientos que han destilado un cierto rencor y unos ciertos propósitos de venganza ¿Que no es cierto? Recuerde usted a su abuelo. Recuerde también que ha sellado pactos que incluían la exclusión del Partido Popular, al que usted no ha considerado nunca su adversario, sino su enemigo.

Y es con este partido precisamente, y con las muchas y variadas personas que en él están representadas, con el que había que reafirmar la convivencia, ahora dañada seriamente, porque ¿cómo nos puede ir el futuro si uno de cada dos españoles se lleva mal con el otro? A lo mejor exagero un poco al no tener en cuenta los decimales, pero esto está más cerca de la realidad que su pretensión de que, de cada 10 españoles, cinco y pico se entiendan entre sí por intereses diversos (algunos ciertamente espurios) y todos ellos se lleven mal con los otros cuatro y pico. Bien claro se lo han dicho en Madrid, comunidad que se ha enganchado al progreso como ninguna, a pesar de que usted y sus ministros no sólo no han sido muy generosos con ella en las inversiones que le corresponden al Estado, sino que, a falta de terceros con los que poder pactar exclusiones, han intentado ponerle zancadillas y palos en las ruedas.

Y fíjese usted, señor Zapatero, que yo no soy deudor de su política, ni tampoco de la política del Partido Popular ni de ningún otro partido, pero sí soy un ciudadano interesado seriamente en la convivencia. He sido y soy crítico con usted porque, si bien se declara a favor de los más necesitados, cosa que honra a cualquiera, ello ha resultado una engañifa a la hora de repartir financiación a través del Estatuto de Cataluña ¿O Cataluña está más necesitada que Extremadura, pongamos por caso? ¿O es que desde el empecinamiento egoísta de Maragall la justicia distributiva debe ser asimétrica? Ya veremos cómo salen los números.

Y si bien se ha empeñado usted en que el terrorismo se acabe, como es lógico, no se ha empeñado en acabar con el terrorismo, que es cosa bien distinta. Usted se ha empeñado en la paz , y eso es muy loable, porque la paz es un bien para todos, pero no ha querido ver que sus métodos conducían a una paz sojuzgada, es decir, sometida. No se pueden hacer concesiones a quien las usa para imponerse. No se puede arrinconar la libertad para hacer falsos paraísos de seda, porque la seda se rompe en cuanto uno quiere alzar la voz y ve que hay alguien que no se lo permite, alguien que planea como un huracán sobre el forzado remanso del mal llamado “proceso” y que no dudaría en absoluto en someternos a tiros. De hecho, es lo que ha anunciado que va a hacer a partir de ahora y que hará, sin duda, en el momento que juzgue más oportuno para sus intereses.

¿Que Eta ha cometido un error? Pues mire, da la impresión de que Eta sabe muy bien lo que hace. Y, desde luego, la jugada no le ha salido nada mal, ya que estaba pidiendo árnica cuando usted tomó el testigo y ahora parece muy fuerte, muy crecida. O sea, que se ha rearmado, se ha enriquecido con la extorsión y ha utilizado su ¿buenismo? (el de usted) para volver a unas instituciones en las que dispondrá de información y de dinero para planear nuestra muerte.

Sé que algunas de estas cosas pueden coincidir con las que le digan desde otras instancias. Pero ya he dicho que no soy deudor de ninguna política ni de ningún político. Estas manifestaciones, que hago ejerciendo mis responsabilidades como ciudadano, salen de la convicción personal y no se apoyan en ningún otro interés, ya sea político, económico, religioso o de cualquier otra índole. Aunque añado que si se apoyaran en ellos también serían legítimas.

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris