Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Ahora unidad! Pero ¿antes, qué hacían ustedes con el PP?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 7 de junio de 2007, 22:11 h (CET)
Bien señores, si se creían que el gobierno del señor Zapatero iba a entonar el mea culpa; si, por un arranque de inocencia, se habían imaginado que cambiaría su modo de actuar y si, por un verdadero esfuerzo de buena fe, se habían imaginado que se mostraría contrito y anunciaría que se habían equivocado; pues señores, ya se pueden apear del burro y volver a la dura realidad. Y, hablando de burros, todos sabemos que tienen fama de ser muy tozudos, pero yo les puedo asegurar que al lado del señor Zapatero los pobres jumentos no son más que aprendices en esto de encabezotarse. Vean, si no, las declaraciones que, eso sí, con cara de circunstancias ( la que usa cuando ha de endosar alguna de sus genialidades a los ciudadanos españoles) leyó unas pocas palabras en las que se limitó a decir algo que, por su simpleza, resultaba insultante para los oyentes, ¡ ETA se ha equivocado! Pues vean por donde, después de meditarlo tanto, después de consultarlo con toda su camarilla y de mirarse veinte veces al espejo para estudiar la pose que debería utilizar para convencer al auditorio, nos dice una estupidez; sí señores una estupidez porque si hay alguien que sepa lo que se hace, si hay alguien que sepa manejar los tiempos y aprovechar las oportunidades, por mucho que nos pese a todos, es la propia ETA.

Lo lamentable, lo indignante y lo imperdonable es que, el señor Zapatero, si señores, nuestro Presidente del gobierno, no se haya dado cuenta, todavía, de que quien se ha equivocado desde que se inició este lamentable espectáculo de la negociación con ETA ( recordemos que ya habían tenido contactos antes de acceder al poder, traicionando los acuerdo que habían suscrito con el PP), quien ha seguido un camino errático bordeando los límites de la ilegalidad y quien se ha mostrado prepotente, despreciativo y opresivo con la oposición – alejándola de la arena política e ignorando, sistematicamente, sus propuestas –; ha sido, deplorablemente, él mismo. Cualquiera que haya seguido mínimamente alguna de las sesiones del Congreso se habrá podido dar cuenta de como la apisonadora socialista, apoyada por toda la corte de rémoras que chupan de la teta del gobierno (que lo que buscan es aprovecharse de su debilidad para lograr sus aspiraciones secesionistas); no han dado tregua al PP, desestimando todas y cada una de sus propuestas, no sólo en cuanto a aprobación de leyes o de proposiciones no de ley, sino incluso aceptar que se debatiesen en la Cámara temas de gran interés para la ciudadanía como pudiera ser el affaire de la Comisión Nacional del Mercado de Valores o las implicaciones de la Oficina Económica del Gobierno ( Sebastián y su equipo) o los mismos asuntos de De Juan Chaos y de Otegui.

¡Ah!, pero ahora señores, todo ha dado un vuelco y empiezan las contradicciones, el “dónde dije Diego, digo digo…” de todos los actores principales del sainete. El señor Rubalcaba que, en Marzo, decía que De Juana Chaos cuando se curase se iría a su casa ( grabado por la prensa), ayer nos sorprendía diciendo que “ en ningún caso el reo volvería a su casa, sino que iría a prisión”¡ Viva la congruencia! Otro que tal, el ínclito señor Bermejo, que parece que, desengañado de su faceta de poeta, nos obsequia con frase de una enjundia como esta “A tiempos cambiantes, soluciones diferentes”; y eso nos lo dice un ministro de Justicia, el que nos decía que “el Gobierno interpreta las leyes y que la Constitución le apoya”. ¿Es que tampoco Bermejo se acuerda de Montesquieu?, ¿qué se hizo del Estado de Derecho? Desde cuando, señor ministro, el ejecutivo es quien interpreta las leyes. Recuerdo que cuando estudiaba derecho se me enseñaba que quienes las interpretaban eran los tribunales, por lo visto me instruyeron mal. Lo que pasa es que, Bermejo, se ha dejado influenciar por su gran maestro, Conde Pumpido, el abogado de etarras, que está convencido de que las leyes las hace él y, visto lo visto, pudiera ser que tuviera razón. En manos de estos elementos estamos y, por desgracia, si Dios no lo remedia y los españoles no reaccionan ante tamaña ralea, ¡lo que nos queda por sufrir!.

Pero lo peor de todo este espectáculo de desorden, de mangoneos y de sinvergonzonería es que ahora, cuando ETA ha puesto a Zapatero y a sus adláteres contra las cuerdas, cuando los palos del sombrajo de la negociación con ETA se le desmoronan sobre la testuz y cuando empieza a olerse que no tendrá tan fácil como se lo había imaginado el revalidar sus opciones de poder; ahora, repito, sin el menor pudor, sin que le tiemble la voz y sin tener en consideración que durante los tres años que lleva gobernando no ha hecho otra cosa que ningunear a los del PP: se vuelve hacia Rajoy y, con toda desfachatez, le pide que se le una en la lucha antiterrorista. Rajoy se lo lleva advirtiendo desde siempre, por activa y por pasiva, le ha avisado que ceder ante los terroristas le llevaría a un camino sin salida; la AVT salió en numerosas ocasiones para reclamar contra su política demencial; el pueblo español salió en Madrid, formando un masa de dos millones de seres para recordarle que ETA era una banda terrorista, que había asesinado a más de ochocientas personas inocentes, y que lo que había que hacer con ella era eliminarla policialmente. El señor Zapatero ni pestañeó, ni tuvo unas palabras de consuelo para las víctimas e hizo oídos sordos a todo lo que se le pedía.

¡Que le den morcilla! Si yo estuviera en el pellejo de Rajoy le diría que, ahora que pintan bastos, apechugue con ellos. Que convoque elecciones legislativas para que sean los españoles los que decidan si deben o no renovarle su confianza. Todo lo demás, señor Zapatero, no es nada más que enredar la madeja y, perdóneme que se lo diga, pero ¡ya estamos hasta los cataplines de aguantarle sus dislates!

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris