Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Un himno para las canchas

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 7 de junio de 2007, 22:12 h (CET)
Desde el pasado 27 de Mayo el nacionalismo español, que aunque no lo parezca también existe, anda sacando pecho por todas las esquinas del país. Los resultados obtenidos por el Partido Popular en grandes ciudades como Valencia y Madrid hacen que la “gaviota” popular vuele con fuerza sobre los marchitos capullos de las rosas socialistas mientras celebran la derrota del PSOE que no su propia victoria. Esta derecha, más sonriente que nunca, siempre ha sentido un cierto ardor patriótico que se ha venido manifestando en sus ansias por envolverse, a la menor ocasión, con los colores de la bandera. Durante el último año sábado si y sábado también se han dedicado a pasear los colores nacionales por las calles de España, unas veces acompañados por la jerarquía eclesiástica y otras por sus franquiciados de la Asociación Victimas del Terrorismo que dirige el señor Alcaraz.

Pero les faltaba un himno que pudiera ser cantado. Aquellos finales de las “manifas” no quedaban nada bien con, tan sólo, las notas sin letra de la vieja Marcha Real. La necesidad perentoria de una letra, a ser posible con ardores guerreros, se mascaba en el ambiente. Era preciso poner letra al llamado “Himno español”, tanto para terminar con buen sabor de boca los habituales paseos sabatinos de protesta contra el Gobierno como para celebrar los goles, pocos, de nuestra selección nacional de fútbol.

Y la idea se la han puesto a D. Mariano a “huevos” que diría Trillo. El Foro de Ermua, otro franquiciado del Partido Popular, quería que las autoridades se dedicaran a buscar una letra para el himno. Naturalmente viniendo de quien venía la idea ya podemos imaginar el cariz del texto a entonar. Para evitar suspicacias ha sido Alejandro Blanco, Presidente del Comité Olímpico Español, quien, de manera oficial, ha dicho que la Marcha Real debería poder cantarse en los eventos deportivos y que para ello debería, alguien, escribir una letra que acompañara al mudo chunda-chunda habitual. Naturalmente la letra no deberá tener connotaciones políticas, cosa harto difícil.

Por primera vez en esta legislatura PSOE y PP están de acuerdo en algo. Rajoy ha pedido que una Comisión del Congreso ponga letra en el plazo de tres meses a la música, y Moratinos ha hablado del orgullo de cantar con pasión, emoción y sentimiento una letra consensuada. Y, naturalmente, la Iglesia, pese a ser este un país aconfesional, también ha dicho la suya y el Arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, se ha mostrado partidario de esta iniciativa de dotar de letra al himno de España.

Todo esto no es nada nuevo. Ya durante el reinado de Alfonso XIII el poeta y periodista catalán Eduardo Marquina escribió unas palabras para acompañar la música de la Marcha Real: “Gloria, gloria/corona de la Patria, soberana luz/ que es oro tu pendón”. Al parecer no obtuvieron demasiado éxito los textos de Marquina y con el Rey en el exilio Franco, casi monarca por la gracia de Dios, encargó al falangista José María Pemán un nuevo texto, el gaditano escribió una arenga “Viva España/Alzad los brazos, hijos del pueblo español/que vuelve a resurgir”. Pero este texto tan sólo se cantó en los colegios durante algunos años. La verdad es que en nuestros estadios nunca tuvimos un “You’ll never walk alone” como el de los seguidores del Liverpool.

Aznar, antes de codearse con Bush y Murdoch y dedicarse a asesorar a empresas radicadas en las Caiman sobre como sisar dinero al fisco, también tuvo sus veleidades con el himno y encargó a un grupo de poetas un texto que nunca vio la luz. Uno de los encargados de escribir aquellas palabras era Jon Juaristi y hubiera sido gracioso que un antiguo etarra, arrepentido eso si, fuera el autor de las palabras del himno español. Pero José María Aznar se fue y todavía seguimos sin letra que llevarnos a la boca.

Cuando nuestros políticos se preocupan por un tema como éste me hacen pensar que algo no funciona correctamente en el mundo de la política. Con mis impuestos, y los de ustedes, les pagamos un salario para que se dediquen a llevar el país hacia delante. Si en estos momentos su preocupación pasa porque nuestros deportistas puedan entonar un himno cuando se pongan firmes en las canchas no son merecedores de ese sueldo. Si la discusión de la letra de un himno nos hace olvidar necesidades más perentorias mal andamos. Y si lo único que une al PSOE y al PP es su acendrado nacionalismo español que vayan abriendo el paraguas catalanes, vascos y gallegos porque se les va a venir encima una buena tormenta. Eso si, esperemos que tan sólo de palabras.

Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris