Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Alboroto amenazador

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 7 de junio de 2007, 22:11 h (CET)
Lo interesante del día de hoy es que las cosas, según parece, se van a poner feas. Pintan bastos, para “polis” y ladrones… y para quienes paguen “los vidrios rotos”. Todo el que cree ser algo “importante” en esta España que no logra dejar la pandereta ni la navaja en la liga, se pondrá escoltas otra vez para que cuiden su espalda, para que miren debajo del coche antes de subirse a él, y etc. – ¡Paco! Ya están tus escoltas abajo, dirá la esposa, como hace unos días le decía: “Van a dar las nueve”. Y Paco se sentirá muy importante; presumirá de ellos, y hará ostentación dejándolos a la entrada del carísimo restaurante donde vaya a almorzar. Como a todo hay quien gana, alguno de sus comensales presumirá de la claustrofobia que le produce el auto blindado, “Pero, mira, Aznar está vivo gracias a uno parecido al mío.” Antiguamente, los horteras que estrenaban coche saludaban diciendo: No te doy la mano porque apesta a volante.

Otros, también importantes, y que nada temen porque entienden que los asesinos están en su derecho, o porque “contribuyen” a su vesánica locura seguirán sin escoltas, como siempre hicieron. Para quienes se ponen las cosas realmente feas son para los ciudadanos corrientes, para los que pasen por la calle cuando explote una bomba, o aparquen en un estacionamiento… Sin sangre inocente el proyecto independentista vasco no prospera lo suficiente, y sus secuaces carecen de principios pero tienen muy claro el fin.

Se equivocan quienes creen que el reciente comunicado a puesto a todos los españoles “de cara a la pared”. Eso no lo consiguió ni Hitler al invadir Polonia atronado por la música de Wagner (W. Allen). Los polacos siguieron sufriendo como lo habían hecho desde siglos antes, y como lo hicieron después bajo el poder de Moscú, o ahora buscando trabajo en cualquier lugar del mundo. La banda no ha dicho: ¡Manos arriba!... no es su estilo. Ninguna de sus víctimas recibió ese compasivo aviso, tan sólo sintió un ruido atronador, con un tiro en la nuca, o una explosión a sus pies. ¿Es un “juego” más entre ellos y el gobierno? Si no, no se explica que éste último no haya puesto en pie de guerra “los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado”, y tomado presos a los 150.000 vascos que respaldan a los primeros. ¿Cuanta gente cabe en Guantánamo? O, es que se trata de una bravata más de quienes “chulean” a Zapatero a costa de la ciudadanía?

¿Y si esa chulería beneficiase, una vez más, a los compromisos del gobierno para con ellos? Aquí, si alguien no miente, ni ha perdido credibilidad, son los asesinos. Cumplen. – Decir que vais a dar otra vuelta de tuerca. Sin más… si no, no se va a tragar nadie que, pacíficamente, se puede crear un país nuevo socialista y totalitario… ni con pulseritas telemáticas. El Estado actual es democráticamente débil, o estúpidamente suicida. Porque, ¿cómo evitar que sus ciudadanos sean masacrados en un tren de cercanías, en un coche sin blindar, o en el estacionamiento del “súper”? La bruma de mentiras, y de respectivas acusaciones de servirse de ellas, así como la razonable duda acerca de las funciones de la justicia, la desconfianza en si las cosas van mejor que antes… la banda ha hecho luz sobre todas ellas. Las cosas están como estaban, anteriormente. Cabe el consuelo de que es muy difícil que a uno le toque esta mortal “primitiva”, aunque, casi siempre hay algún boleto afortunado. Lo contrario, la fábula de que “ya no matan”, era aburrida por increíble. De momento, el alboroto ya está servido. Confiemos.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris