Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Fin de la tregua trampa

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 7 de junio de 2007, 22:12 h (CET)
ETA vuelve a las andadas. De ello no puede y no debe alegrarse nadie. Muchos, por motivos que no vienen a cuento, confesamos estar muy preocupados y no menos acongojados; aunque seguiremos dando la cara ante el terror de ETA. Saben dónde encontrarnos, pero son cobardes hasta las últimas consecuencias. Si vuelve a actuar la banda es porque se le ha insuflado vida desde instancias que deberían haber luchado por lo contrario, la derrota; pero siempre por la vía democrática, utilizando el ‘armamento’ del que dispone el Estado de Derecho: la Justicia, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y el cumplimiento íntegro de las penas.

Muchas veces hemos insistido en que los terroristas son terroristas y juegan la baza del engaño, además de lograr los objetivos que mueven su lucha. Otra vez engañaron al Gobierno, a pesar de haber recibido éste advertencias desde todas las instancias conocedoras del terrorismo.

Como de costumbre era una tregua trampa, con un objetivo evidente: rearmarse, recuperar medios económicos y formar a sus cuadros. El primero en advertirlo fue el ex ministro, Mayor Oreja. Todos los acontecimientos se han sucedido tal y como los enumeró; desde el primero hasta el último. “Con ETA no se negocia, es una nueva tregua-trampa”, advirtió en varias ocasiones. Miembros del partido de Rodríguez llegaron a acusarle de agorero, bocazas y ‘metepatas’. ¡Hay ‘Pepiño’, ‘Pepiño’! Tan solo una persona del Gobierno de entonces pidió respeto para Mayor Oreja. Fue el ínclito y respetado, José Bono.

La banda terrorista ha incitado al engaño al Gobierno Rodríguez, que ha acabado mintiendo a la ciudadanía. Primero lo hizo con la negociación y, posteriormente, tras el atentado de Barajas prometió que se rompía cualquier contacto con ETA y, por supuesto, se desmoronaba cualquier atisbo de negociación. Hemos sabido que, incluso, tras el atentado de la T-4 se ha seguido negociando. Y ello se pondrá de manifiesto cuando GARA publique cada una de las actas.

De nuevo la mentira ha acompañado a nuestro presidente. El engaño sigue siendo su bandera de enganche. Tomar a los ciudadanos por inútiles y estúpidos no sale gratis a ningún político y mucho menos a un presidente. Bien es cierto que han sido sus asesores quienes han carecido de perspectivas y de visión. No nos cabe duda que Rodríguez ha sido inducido al engaño por malos asesores y peores compañías, también.

No es fácil entender que Rodríguez firmara y apoyara el Pacto por las libertades y contra el terrorismo y, por otro lado, estuviera ‘navajeando’ al Gobierno de ese momento, ‘morreo’ incluido con ETA. La negociación con ETA se paga siempre. Al Gobierno Rodríguez le han empezado a pagar con la misma moneda que él puso en circulación con otros. Por eso no se entiende, desde ningún punto de vista, la comparecencia del bachiller ‘Pepiño’ Blanco, don José, hablando de libertades y de transparencia. Tanto el presidente Rodríguez, como su circense ‘escudero’ en el partido, han perdido la credibilidad para la ciudadanía y ésta seguirá pidiendo explicaciones por el fraude cometido, el desmedido engaño y la indisimulada desfachatez.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris