Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Transparencia política

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
miércoles, 6 de junio de 2007, 21:25 h (CET)
Si algo exige el ciudadano votante a los políticos de turno y a sus partidos, a quienes ha de entregar su confianza en las urnas, es que sean trasparentes en su conducta, en su gestión y en la meta de sus objetivos programados.

La mentira, la falta de honradez, la calumnia y las malas artes para triunfar del contrario son perfectamente prescindibles. Políticos inmorales o amorales, no son de recibo.

Es bochornoso y produce vergüenza ajena, el ver espectáculos, como los de las pasadas elecciones, donde valía todo, para conseguir el voto del ciudadano y de paso descalificar al adversario. Acusaciones públicas de mentir, robar, estafar, especular, enriquecerse y asaltar bancos, entre otros, son actos inmorales, se miren como se miren.

Ahora bien, el confiado votante, se entera que entre la clase política se dan pactos ocultos y tácitos de no hurgar en la vida privada de sus señorías, para evitar situaciones comprometidas o escandalosas de cara a la opinión pública. Es decir, la doble moral, el disimulo, la hipocresía o el mirar para otro lado, está a la orden del día, como si fuera lo más natural. Incomprensible.

Por ejemplo, si un representante del pueblo es un adúltero, un abortista, un pederasta, un bígamo, un prostituto, un pedófilo, un violador, un acosador de género etcétera, todo eso y mucho más se tapa, con eso de lo políticamente incorrecto y aquí no pasa nada.

Algo huele a podrido en esta democracia y todo se debe a la falta de transparencia.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris