Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Transparencia política

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
miércoles, 6 de junio de 2007, 21:25 h (CET)
Si algo exige el ciudadano votante a los políticos de turno y a sus partidos, a quienes ha de entregar su confianza en las urnas, es que sean trasparentes en su conducta, en su gestión y en la meta de sus objetivos programados.

La mentira, la falta de honradez, la calumnia y las malas artes para triunfar del contrario son perfectamente prescindibles. Políticos inmorales o amorales, no son de recibo.

Es bochornoso y produce vergüenza ajena, el ver espectáculos, como los de las pasadas elecciones, donde valía todo, para conseguir el voto del ciudadano y de paso descalificar al adversario. Acusaciones públicas de mentir, robar, estafar, especular, enriquecerse y asaltar bancos, entre otros, son actos inmorales, se miren como se miren.

Ahora bien, el confiado votante, se entera que entre la clase política se dan pactos ocultos y tácitos de no hurgar en la vida privada de sus señorías, para evitar situaciones comprometidas o escandalosas de cara a la opinión pública. Es decir, la doble moral, el disimulo, la hipocresía o el mirar para otro lado, está a la orden del día, como si fuera lo más natural. Incomprensible.

Por ejemplo, si un representante del pueblo es un adúltero, un abortista, un pederasta, un bígamo, un prostituto, un pedófilo, un violador, un acosador de género etcétera, todo eso y mucho más se tapa, con eso de lo políticamente incorrecto y aquí no pasa nada.

Algo huele a podrido en esta democracia y todo se debe a la falta de transparencia.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris