Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

¿Podemos estar satisfechos?

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
miércoles, 6 de junio de 2007, 21:25 h (CET)
Como si de un rito se tratara, al día siguiente de unas elecciones los líderes de los partidos se apresuran a dar a conocer su satisfacción por los resultados. Así el PP se alegra por haber ganado por goleada en Madrid y obtenido más votos que el PSOE en el recuento nacional, mientras que este último está contentísimo porque va a conseguir más cuotas de poder, sumando sus votos a los de IU o los nacionalistas. IU también está eufórica porque su minoritaria cosecha de votos le va a permitir decidir el resultado en muchos lugares. ETA-BATASUNA muestra su enorme satisfacción por haber conseguido volver a los ayuntamientos, sin necesidad de arrepentirse de nada, y poder participar del presupuesto y seguir avanzando en su marcha independentista.

Pero si todos los políticos dicen estar satisfechos, los ciudadanos, globalmente considerados, no creo que podamos sentir ninguna satisfacción por las siguientes razones:

• La abstención del 36% significa que más de un tercio de los españoles no participa por alguna causa que sería interesante averiguar. No sé si es que se sienten tan satisfechos con la marcha del país que pueden desentenderse de todo o tan insatisfechos que no creen que su voto sirva para nada.

• La vuelta a los ayuntamientos vascos de los terroristas, desde los que seguirán haciéndoles la vida imposible a quienes no sean nacionalistas de su cuerda. Han empezado a amedrentar a la gente en las mismas mesas electores.

• El resultado de Navarra, comunidad que los nacionalistas vascos quieren absorber para separarse de España y pueden conseguirlo si el gobierno del PSOE continúa con su política de apaciguamiento de los violentos a base de ir cediendo a plazos a sus reivindicaciones.

• Seguimos padeciendo una ley electoral que concede a partidos minoritarios la llave de la gobernabilidad de muchos ayuntamientos y algunas comunidades autónomas. Los partidos no programan nunca una reforma electoral.

• Las listas de candidatos, pergeñadas por los partidos, siguen siendo cerradas y bloqueadas, sin que los votantes podamos excluir de ellas a los corruptos, a los ineptos, a los que buscan vivir el mayor tiempo posible a la sombra del partido y del presupuesto. Aquí, aún menos interés tienen los partidos en la reforma, pues disminuirá su poder de control sobre sus militantes.

• La sensación de vacío que representa que se nos llame cada cuatro años a los ciudadanos, teóricos titulares de la soberanía, para conceder nuestra representación y ¡hasta dentro de otros cuatro años! Los programas de cada partido ¿quién los lee? ¿quién los recuerda?

He estado echando un vistazo a los resultados de Andalucía y veo que el PSOE consigue 1.555.796 votos y el PP 1.228.018, pero de estos votos el PP consigue el 60% en las capitales de provincia, mientras que el PSOE solo consigue el 26%, Esto pone de manifiesto que mientras las capitales andaluzas tienen una tendencia clara hacia el PP, la tendencia de los pueblos es al PSOE. Seguramente por la sencilla razón, de que en los pueblos, continúa el férreo control de los caciques locales, administradores de ayudas y subvenciones, peonadas y licencias de obras. Por eso, a nivel de Comunidad Autónoma, Andalucía seguirá por muchos años a la cola de las Comunidades, gobernada por el PSOE y si algo fallara, seguro que tendrían la ayuda, no desinteresada, de los comunistas de IU para seguir gobernando.

No, no creo que los ciudadanos de a pie podamos estar satisfechos del resultado de estas elecciones. Ya hemos cubierto nuestra cuota democrática ¡hasta las generales!

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris