Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Armonizar siempre como lo hace la sociedad artística ferrolana

Víctor Corcoba
jueves, 26 de febrero de 2015, 08:18 h (CET)
El día último del mes de febrero, por cierto día de Andalucía (siempre hay un gallego en cada rincón), entraré a formar parte, como miembro de honor, de la Sociedad Artística Ferrolana (SAF), fundada en el año 1970 por un grupo de entusiastas cultivadores del culto a la cultura sin otro condicionante que embellecer al mundo, y de la que formaron parte con la misma condición honorífica, escritores tan emblemáticos como Cela o el mismo Torrente Ballester. Reconozco que yo llegué de la mano de un pintor de hondos pensamientos azules, Carlos Barcon, artista pictórico que ondula abecedarios marinos como pocos en esta inmensidad de soledades y silencios. Hace muchos años que cultivamos una amistad verdadera, más allá de las palabras, con la sensación de habernos conocido desde siempre. Posteriormente, llegaron otros como la inimitable poeta del color, Corín Diego Cervera, y tantos otros que no recuerdo, pero que están en mí, como también lo están mis raíces gallegas, la de todos mis antepasados, tanto por la línea materna como paterna.

Estos amigos de la singular Sociedad Artística Ferrolana son el aire fresco que respiro, la añoranza que vivo y me desvive. Ellos llegan siempre en el momento oportuno. Han llegado en otro tiempo para activarme la inspiración. Ahora lo hacen de este modo, para premiar la coherencia que me ha movido siempre, como a ellos, el avivar el pensamiento, y más ahora, en este mundo tan mediocre y mundano. Ciertamente, vivimos una aglomeración de discordancias, que debemos atajar con urgencia, mediante la fórmula reconciliadora de lo armónico. Desde luego, es tan preciso como necesario, avivar mucho más el espíritu conciliador. Uno ha de reconciliarse siempre, de manera continua y permanente, hasta consigo mismo. Resulta, verdaderamente estremecedor y bello, acortar las divisiones, las distancias entre culturas, las absurdas separaciones, puesto que hasta la misma vida tiene bien poco sentido si no se comparte con nuestros semejantes el acontecer de los días y si no experimentamos un respeto natural por lo que somos y representamos cada uno por ser lo que es. ¡No nos dejemos robar el entusiasmo por la vida!. Eso jamás. Y en este sentido, esta Sociedad Artística Ferrolana (SAF) ha sido ejemplo y lo será por muchos años, porque -me consta- cuenta con el apoyo de los ciudadanos. Todos, de algún modo, se sienten protagonistas de injertar belleza al planeta. ¡Cuánta bondad y cuánta virtud!

Ciertamente, tenemos que aprender a superar los personalismos al igual que lo hace esta Sociedad Artística Ferrolana (SAF); entendiéndonos más y auxiliándonos mejor. Sin un apoyo humanitario activo se van a perder muchas vidas que deberían cohabitar con nosotros, a nuestro lado, por inútiles carencias que habría que solventar. Estando unidos es como se puede superar cualquier tipo de conflicto. Lo sabe bien esta Sociedad Artística Ferrolana, referente de tantos sueños y referencia de buen hacer. Por consiguiente; las personas comprometidas con el arte y la cultura, tenemos que decir ¡no! a una economía excluyente; ¡no! a unos gobiernos que se sirven del ciudadano en lugar de servir; ¡no! a unas finanzas que reducen al ser humano a un mero objeto de consumo; ¡no! a un mercado divinizado y discriminatorio que ordena y manda a su antojo; ¡no! a tanta falta de equidad que lo único que genera son riadas de violencia; ¡no!, en definitiva, a este mar de egoísmos que nos deja sin aire y con un estéril pesimismo, difícil de despojarnos de él.

La mayor contrariedad de una especie pensante, amigos del SAF, es entrar en guerra contra sí. ¡No a la guerra entre nosotros! Las vías de diálogo deben estar siempre abiertas para no caminar solos, en fraternal concordia entre pueblos y naciones como lo hacéis vosotros. Solamente, bajo ese espíritu cooperante, será posible armonizar los intereses y ajustar armónicamente todas las divergencias, que son muchas y variadas. Realmente, llevamos un estilo de vida que margina, bajo la tapadera de una globalizada flojedad, y el empuje de un juego competitivo cruel e injusto. En ocasiones, parece que andamos anestesiados, indiferentes e incapaces de compadecernos ante los clamores de nuestra propia estirpe, desorientados y sin rumbo, predispuestos al abuso o a un mal uso de las cosas. Conviene reaccionar y reafirmar, asimismo, nuestra capacidad por fraternizar naciones, por hacer germinar una cultura menos fraudulenta, con más conciencia humanitaria de compromiso hacia los lazos comunitarios. A poco que busquemos el ángel que llevamos consigo, evitaremos la penuria de creernos los mejores y de bastarnos a nosotros mismos. A veces hemos llegado a un límite de soberbia tal que nos desconocemos y no llegamos a superar esta adversidad. La ingratitud se ha hecho tan extensiva y la necedad tan corriente, que no es fácil tomar el camino de la sensatez en un mundo de falsedades. En consecuencia, yo si quiero ser persona agradecida, y quiero dar las gracias a esta Sociedad Artística Ferrolana (SAF), por haberme enseñado a recrearme en la belleza y a sentirme persona libre.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris