Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

El estado de la nación ¿debate o combate?

Francisco Rodríguez
jueves, 26 de febrero de 2015, 08:14 h (CET)
El debate sobre el estado de la nación resultó al final de la jornada una bronca pelea entre las dos figuras relevantes del cartel. El Presidente del gobierno hizo una amplia exposición de datos y cifras para acreditar la bondad de su gestión económica, ya que realmente de eso fue de lo que habló. No pongo en duda que quizás haya dejado la hacienda pública algo más saneada de cómo la encontró.

Pero si la deuda acumulada por las distintas administraciones estuvo a punto de tener que pedir a la UE su rescate, ignoro si puede volver a repetirse ya que no escuché nada sobre la necesidad de reducir el gasto de tantas administraciones repletas de gobernantes, consejeros, funcionarios, asesores, fundaciones, empresas públicas y un largo etcétera.

El Presidente del gobierno anunció una serie de medidas para resolver la debilidad de nuestra economía y el volumen de desempleados, sin que, a mi parecer, hayan producido ningún entusiasmo, pues las promesas de futuro no resultan demasiado creíbles.

El debutante Sr. Sánchez intervino en un tono bronco e insultante que no le acredita como una persona ecuánime y dialogante, un estadista capaz de dirigir los destinos de un país. Naturalmente sus excesos verbales no justifican la desabrida réplica del Sr. Rajoy, diciéndole que no vuelva por allí, sin tener ningún poder para impedírselo, lo cual empequeñece y daña irremediablemente la figura del Presidente.

Pero si el Sr. Rajoy no presentó ningún programa ilusionante, el presentado por el Sr. Sánchez resulta detestable. Pretende reformar la constitución para hacer un estado federal, viaje cantinela de su partido, sin que sepamos si tal federalismo sería más o menos que el autonomismo actual. Promete blindar el estado del bienestar aunque no sabemos cómo, pues el problema es que cada vez resulta más insostenible por culpa de la demografía: somos más los viejos y nacen menos niños y por culpa además de la globalización, de la que nadie quiere hablar. También dice el Sr. Sánchez que va a destruir las reformas del actual gobierno, afirmación al parecer destinada a los populistas. Pero si no mejora nuestro nivel educativo, si no somos capaces de crear ni producir cosas que puedan ser demandadas por todo el mundo, si nuestra productividad deja mucho que desear, etc. seguiremos sin industria propia y las empresas comprarán en Asia los productos que nos ofrecen en las grandes superficies. Basta comprobar el país de origen de las cosas que compramos.

Una mejor ley electoral, una justicia más despolitizada y más rápida, una administración más reducida y eficiente, un sistema educativo duradero cuyo objetivo sea transmitir el saber y la ciencia y no la manipulación política, una protección efectiva de la familia y de la vida del niño en gestación, no he escuchado que forme parte del quehacer de los gobernantes que ayer peroraban en el Congreso de los diputados, para cubrir un trámite y comenzar las campañas electorales que nos aguardan.

Me parece necesario que sobre las cosas contingentes se ofrezcan diversas soluciones, pero una cosa es ser diferentes y otra distinta ser contrarios. Una ciudad divida en partidos contrarios va a la ruina, se puede leer en el evangelio. Los diferentes pueden colaborar, los contrarios solo se satisfacen con la derrota del adversario.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La prisión permanente revisable

Su aprobación se llevó a cabo solamente con los votos del Partido Popular dentro del contexto del Pacto Antiyihadista

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris