Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Contra la Pilarica, ni hablar

Rita Villena (Málaga)
Redacción
martes, 5 de junio de 2007, 22:40 h (CET)
Le tengo mucho respeto a la Guardia Civil, porque son de los que trabajan, callan y aguantan, no está de mal recordar que si algo tiene la Benemérita es eficacia y que salvo raras excepciones, cuando hay que investigar a alguien lo hacen bien. Aunque pretendan hacernos creer que la Guardia Civil es el “coco”, la gente de bien sabe que ese cuerpo es quién más caro ha pagado por la defensa de nuestras libertades y nuestro Estado de Derecho.

Ahora lo que si es grave, que lo es, que políticos, empresarios y personajes varios pretendan utilizar a la Guardia Civil para ocultar sus miserias. Más grave es que unos señores que se dicen guardias utilicen a su patrona, la Virgen del Pilar, para promocionar una asociación sindicalista, como ocurre con dos guardias de un pueblo de Córdoba que están dando la paliza para que retiren la imagen de la Virgen del Pilar del pasillo del cuartel porque dicen que vulnera el derecho a la libertad religiosa. Casualidad que estos dos guardias, ni siquiera la ven, porque pasan meses sin pisar el cuartel. Temporada tras temporada, encadenan las bajas psicológicas y solo cogen el alta por unos días cuando están a punto de cumplir dos años seguidos de baja, porque si no lo hacen pierden el destino. Mientras sus compañeros se dejan la piel a diario.

Por ello, choca bastante pidan que se retire la imagen de la Pilarica, justo estos dos, que no aparecen por el cuartel. ¿Cuál es la cortina de humo que quieren ocultar? Sería mejor que se pasaran por la consulta de un buen psiquiatra y a la Guardia Civil y a la Virgen del Pilar la respeten. ¡Ah! Que sepan estos dos guardias civiles, que la Virgen llegó a España y a ese pasillo antes que ellos, así que con la música a otra parte.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris