Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Tras las elecciones

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
martes, 5 de junio de 2007, 22:40 h (CET)
Realmente es justo y necesario, que tras las elecciones, los partidos políticos hagan su autocrítica para enmendar fallos, corregir equivocaciones y exigir responsabilidades entre sus propios dirigentes, en vistas a la siguiente convocatoria. Los fallos se pagan con la dimisión o la depuración. El remedio, según algunos, está en elegir caras nuevas, que hagan olvidar los fracasos y fallos pretéritos.

La misma crítica y con más derecho, la debería hacer la ciudadanía para afianzar lo positivo y rechazar lo negativo de los que aspiran a ser sus representantes.

No parece un remedio bueno el cambiar las caras, y no los comportamientos. En la pasada campaña han sobrado insultos y descalificaciones. Las múltiples acusaciones de tachar de mentirosos, perjuros, ladrones, desleales, calumniadores, asaltadores de bancos, amigos del trinque y del pelotazo, de especuladores etc, a los adversarios, parece que entra dentro de la ética democrática y de lo políticamente correcto. No así lo referente a la vida personal de los candidatos (¿?).Tal postura adolece, además de cierta hipocresía, de carencia de ética o de moralidad. Una democracia auténtica, moderna, y consolidada, no puede entenderse sin sólidos principios morales.

Somos muchos los que deseamos no tanto eficaces gerentes de la cosa pública, como modelos de comportamientos en el ámbito de la vida social, familiar y personal. Ya sé que esto no es políticamente correcto y no se publicará.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris