Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Alabemos las glorias de Mariano

Pascual Mogica
miércoles, 25 de febrero de 2015, 09:10 h (CET)
Los juglares, los narradores y los cómicos, cantarán, narrarán y escenificarán sus glorias por aldeas, pueblos y ciudades, es lo menos que se puede hacer para recordar a las generaciones futuras magnificando y dando la gloria que se merece la obra cumbre de Mariano Rajoy: El retorno del bienestar al sitio de donde nunca debió salir, algo que sin duda alguna pasará a los anales de la historia y que en los siglos venideros será recordado como el resultado de la brillante gestión de un hombre de Estado que supo entender perfectamente que el bienestar no se había hecho para todos sino para unos cuantos privilegiados.

Han tenido que pasar treinta largos años para que se normalice una situación atípica e injusta que había dado lugar a que a las clases altas de este país se les hurtara del exclusivo uso del bienestar, algo de lo que venían disfrutando desde tiempos inmemoriales, y de acabar con el intrusismo que suponía el hecho de que el populacho se beneficiaria de aquello a lo que en absoluto tenía derecho: a participar en el festín de la vorágine económica y social que se había desatado en España.

Aquellos osados ciudadanos que ya habían tomado como suyos los avances, principalmente sociales y laborales, que conformaban, hablo en pasado, su calidad de vida y que por tanto les introducía de pleno derecho en el Estado del Bienestar, han podido comprobar cómo Rajoy les ha devuelto a la realidad y a tener muy presente que como dijo Calderón “La vida es sueño…” y que eso de intentar conseguir un mínimo de igualdad es una quimera que hay que desterrar de las mentes de las personas y que es obligación de la clase gobernante orientar a las gentes para que cada uno ocupe en la sociedad el lugar que le corresponde. Rajoy no quiere que los españoles, los llamados ciudadanos de a pié, vivamos atormentados con falsas esperanzas ya que como dijo Nietzsche “La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre”. Es más que evidente, los hechos y la realidad del momento así lo demuestran, que Rajoy no quiere que vivamos atormentados alimentando falsas esperanzas que no nos van a conducir más que a un amargo destino: a la frustración y al desencanto.

Es indudable que Rajoy ha dedicado sus tres años de gobierno a situarnos a los españoles dentro del contexto social más real y que sin duda alguna, esto contribuirá a que todos podamos tener muy claro cuáles son nuestras posibilidades y nuestro futuro y a que no entremos en el terreno de la confusión pensando que estando en el siglo XXI las cosas tienen que ser mejores para el pueblo llano y no tan terriblemente duras como lo fueron en los siglos pasados, máxime cuando en este país la monarquía está más que consolidada, digo más porque tenemos un rey y una reina fijos en plantilla y un rey y una reina eméritos, algo que deja muy claro que hay “ciervos” que campan libres por los bosques viviendo y disfrutando de todo lo que les ofrece la naturaleza, y “siervos” que se mueven dentro del entorno urbano y social sin la misma libertad y sin el mismo disfrute de la vida. Resulta curioso como una sola letra, la “ese”, condiciona la vida de las personas.

La reforma laboral de Rajoy está inspirada en la “libertad” salarial que se comenzó a gestar durante el mandato de Aznar, cuando a partir de 1996 y siendo Miguel Blesa presidente de Caja Madrid, colocado ahí por el PP, sus directivos se “autosubieron” sus salarios en un 26% y se autoconcedian indemnizaciones millonarias cuando cesaban en sus cargos y qué decir de las tarjetas black de Bankia la heredera natural de Caja Madrid, mientras hemos podido comprobar cómo los salarios y pensiones de la plebe bajan, bajan y bajan y lo que bajarán. Que se lo pregunten a los becarios. Está claro que la reforma laboral de Rajoy ha venido a poner fin a una larga etapa de injusticias que se estaban cometiendo contra los privilegiados debido al “asalto y agresiones” que sus intereses venían sufriendo por parte del populacho. Alabemos las glorias de Mariano…en el cielo, en la tierra y en el mar.

No, Rajoy no ha engañado a todos los españoles, solo ha engañado a los españoles que le votan. Rajoy es un político de derechas y nadie ignora que al final “la cabra siempre tira al monte”. Finalizo diciendo que estoy totalmente de acuerdo con ese dicho de que “es de bien nacidos ser agradecidos” y para ratificarlo no me queda más que agradecerle y reconocerle a Rajoy que es cierto eso que dice que nos hemos recuperado. En lo que a mí respecta el ataque de lumbalgia que venía padeciendo desde hacía mucho tiempo, ha desaparecido.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris