Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'La marca del lobo': dejar huella no es tan fácil

Pelayo López
Pelayo López
martes, 18 de septiembre de 2007, 21:57 h (CET)
Hay personajes con pasado, presente y, a buen seguro, futuro cinematográfico, pese a que los productos que nos los presentan no sean todo lo favorables que se merecerían. Uno de ellos es el protagonista de la película que hoy nos atiende y que podemos ver en Cinesa y Peñacastillo: el hombre lobo. Desde los primeros pasos del cine, el hombre lobo ha ocupado metros y metros de celuloide. Para no remontarnos a un pretérito demasiado lejano, bastará recordar que es un personaje que aparece y desaparece intrínsecamente. Cobró presencia con títulos como Aullidos, En compañía de lobos o Un hombre lobo americano en Londres y se aletargó. Y sucedió lo mismo con Lobo, Teen wolf o Un hombre lobo americano en Paris. Hasta que Underworld encendió de nuevo su lado animal, esencia que también se ha dejado ver en nuestro cine español con el licántropo por antonomasia, Jacinto Molina / Paul Naschy, o con títulos más recientes como Romasanta o Plenilunio.

La cinta en cuestión, que para abrir el apetito ya adelantamos que no es ninguna de terror, no dejará a nadie indiferente. En primer lugar porque no es un hombre lobo, sino una chica lobo, algo que puede abrir para muchos la herida. En segundo, porque el estilo contemporáneo que viste el producto minimiza la tendencia clasicista que intenta plasmar y que, por tanto, ahonda la brecha abierta. Y, en tercero, porque simplemente da la sensación de que el equipo técnico y artístico no da para más. De hecho, cuando el título original Blood & chocolate (Sangre y chocolate) -homónimo de la novela que adapta a la gran pantalla- no se conserva en este salto, siguiendo una tendencia incomprensible en numerosos casos como el presente, ya podemos intuir que, a partir de ahí, poco o nada puede ir bien.

A esto contribuye, igualmente –y sin que con ello queramos desmerecer-, el hecho de que, suponemos, el protagonismo femenino ha influido a la hora de elegir a una directora para aportar ese sexto sentido del género. La desconocida Katja von Garnier, a pesar de su nombre con acento aristocrático, no consigue con este trabajo mayor gloria ni reconocimiento. Más difícil se presentaba el reto si tenemos en cuenta que, al menos uno tiene esa sensación, sus responsables únicamente han pretendido realizar una especie de serie B de su nave emblema liderada por Kate Beckinsale. De ahí la falta de presupuesto y la menor presencia de los esperados efectos especiales. Esa ausencia, de todos modos, no es lo peor de la cinta, puesto que una de las pretensiones parece ser precisamente esa vuelta a los orígenes del subgénero. Esa intención se refuerza igualmente en la limitada muestra de escenas de acción contrariadas, en algunos momentos, el excesivo abuso de los diálogos encaminados a conseguir ese efecto.

El argumento no explora, ni explota, situaciones que podrían dar más juego y hacer la historia mucho más sugerente e interesante. Lo de una chica con complejo de lobo, que tiene que decidir entre seguir a su manada o dar rienda suelta a su amor humano, no aporta una dosis destacable cinematográficamente hablando. Tampoco llegan a sugerir nada los traumas pasados que los protagonistas tratan de preservar para si mismos, y que, no obstante, salen al paso en forma de faros de xenón. Tanto hablar de la loba y no hemos dicho todavía que es Agnes Bruckner, a quien le ha tocado la papeleta de sustituir a la prevista Jennifer Love Hewitt y que hasta el momento tiene en su currículo papeles en series como 24 o Alias. Complicado lo tiene si no es capaz de transmitir nada en las pocas oportunidades que se te presentan en este mundo. Suelen acabarse pronto. Lo de Olivier Martinez es ya de recibo. A pesar de tener un nombre granjeado en la industria, el francés no nos ha ofrecido todavía ningún papel memorable para tenerle en cuenta y el de esta cinta riza el rizo de lo risible. El tercero en discordia, o no según se mire, es Hugh Dancy. De bien parado en Disparando a perros a un papel sin cuajar, sin duda, marcado por el déficit del conjunto. Habrá que repartirle otra carta. Por ofrecernos, el metraje ni siquiera nos ofrece un recorrido turístico reseñable por Bucarest, ciudad en la que se desarrolla la trama.

No todo iba a ser negativo. Sí hay algo que podemos salvar de la quema. Por un lado, la circunstancia de que el protagonista masculino, con más conocimientos sobre los licántropos que ellos mismos y con una curiosa “experiencia religiosa” por la que firma de una manera concreta, sea dibujante de cómic, un guiño sin duda a los seguidores de este formato y posible público de la cinta. Por otro, la resolución con la que se muestra la mutación de ser humano a lobo, exhibida en esta ocasión de forma sencilla y compenetrada con la presencia de lobos de carne y colmillos. Nosotros, al menos, no nos vamos a convertir en nada, en principio porque no tenemos un lado tenebroso que sepamos. Lo de dejar marca es posible. Puede que algo más profunda que esta historia, una historia aclaratoria sobre la realidad: dejar huella no es tan fácil.

FICHA TÉCNICA
- Calificación: 1
- Directora: Katja Von Garnier
- Reparto: Agnes Bruckner, Hugh Dancy y Olivier Martinez

Noticias relacionadas

It: Mete en una cocktelera y tendrás "eso"

Crítica de la película It

Muere a los 91 años Jerry Lewis, leyenda de la comedia

El último adiós de los artistas al gran Jerry Lewis

Antonio Banderas, Premio Nacional de Cinematografía 2017

"El regreso a España se va a producir"

La nueva aventura de 'Piratas del Caribe' y la comedia 'Me case con un boludo', estrenos de cine de este viernes

Bertrand Tavernier lleva este viernes a las salas de cine 'Voyage à travers le cinéma français' ('Las películas de mi vida')
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris