Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

EAJ-PNV 2007

Xabier López de Armentia
Opinión
lunes, 4 de junio de 2007, 22:05 h (CET)
El Partido Nacionalista Vasco sufre en estos momentos una crisis interna sin precedentes. Una crisis que empezó hace ya años con las disputas entre las diferentes corrientes del partido encabezadas por Egibar e Imaz. Cuando hablamos del PNV, hablamos de un partido legendario, que lleva vivo más de 100 años y que cuenta en su haber con una experiencia de gobierno envidiada por el resto de partidos.

La decisión de Eusko Alkartasuna de acudir en solitario a las ultimas elecciones es evidente que trae sus consecuencias en la estrategia nacionalista de los jeltzales, pero no puede ser objeto de análisis como consecuencia directa y única de la perdida de representación del PNV en las instituciones. El discurso del PNV estos días se ha centrado en buscar un culpable a su perdida de representación y ese culpable lo ha encontrado en EA. La realidad demuestra hasta que punto este dato es cierto o es falso.

Por ejemplo en las instituciones alavesas el ejemplo del declive nacionalista es evidente. En los resultados al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz en el año 2003 podemos ver como la coalición PNV-EA consiguió 9 escaños y este año, ambos por separado, han conseguido tan solo 7 escaños, dejándose por el camino dos. El resultado de esta perdida se interpreta desde el “Issues” de la participación, ya que esta llego a ser del 70% en el 2003 y tan solo del 60% en el 2007. El descenso de la participación es debido a la poca importancia que tenían estos comicios frente a otros que se han dado en los últimos años como por ejemplo, el ataque del “frente españolista” de 2001 con Nicolás Redondo y Mayor Oreja a la cabeza. En esos comicios la participación rondo el 80% y se beneficio muchísimo el PNV consiguiendo unos porcentajes de voto que no se han vuelto a repetir.

La explicación a este fenómeno tiene su lógica en que muchas personas, muchos ciudadanos vascos no suelen acudir a las urnas cada cuatro años por diferentes motivos: accesibilidad, pasividad, descontento, nula confianza o la seguridad de que todo seguirá igual vote o no vote. Este razonamiento corre por las venas de muchas personas y sólo son movilizadas cuando la amenaza a su estabilidad, a su hábitat, a su vida diaria se concreta sobre la realidad. Esto sucedió en el 2001, cuando el discurso del frente españolista daba autentico miedo y pavor a muchas personas.

El discurso del “Caos”, del miedo, genera en las personas una activación de sus derechos y sus obligaciones. El voto se convierte en la única forma de frenar ese miedo que se acerca y así lo demostraron los ciudadanos en el 2001.

La Coalición PNV-EA obtuvo en Vitoria-Gasteiz cerca de los 36.000 votos en el 2003 concediendo 9 escaños a esta coalición que fueron repartidos de tal forma: 8 para el PNV y 1 para EA. En el 2007 EA ha conseguido 1 escaño en solitario, con 6.000 votos y el PNV ha conseguido 6 escaños con 23.000 votos. ¿La culpa ha sido de EA? La razón de esta bajada en votos para el partido nacionalista no es otra que la nula o escasa movilización de sus simpatizantes. Los simpatizantes nacionalistas de derechas no han visto amenazados sus ritmos de vida y no se han molestado en acudir a las urnas.

El PNV tiene un factor muy negativo, como es, la pasividad de su electorado y su poca fidelidad, pero este factor se vuelve muy beneficioso en momentos de grandes expectativas de cambio y peligro para la “autonomía” vasca. En esos momentos el PNV es visto como el único partido capaz de “sacar las castañas del fuego” y hacer frente a los problemas políticos que se avecinen.

¿Qué pasará con este partido legendario los próximos años? es una pregunta que tiene mil respuestas y no tiene ninguna a la vez. Posiblemente en Sabin Etxea ya estén definiendo su próxima estrategia electoral de cara a las Elecciones Generales y Autonómicas que se avecinan, pero tendremos que mantenernos expectantes para ver el resultado de las mismas.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris