Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Dios es una familia

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
lunes, 4 de junio de 2007, 21:19 h (CET)
Lo poco que los humanos sabemos del Ser Supremo, del Infinito, del Absoluto, del Incomprensible e Inabarcable, no es por razonamientos o silogismos mentales, al tratar de exprimir nuestra inteligencia limitada y finita, sino por revelación del mismo Dios.

Gracias a la Palabra de Dios encarnada, Jesucristo, el hombre puede atisbar-nunca comprender- el misterio insondable y el océano infinito de la Divinidad.

Esta Palabra inefable nos reveló que Dios no es el gran Solitario, como enseña el Islam, presentando a Dios como separado del mundo y exigiendo de sus criaturas la adoración y la sumisión total e incondicional. Cada musulmán es un “abd” de Dios, es decir, siervo y adorador de Dios.

El mensaje original de Jesús fue presentarnos al único y verdadero Dios, como una Familia en tres personas (Padre, Hijo y E.Santo) interrelacionadas y comunicadas entre sí, manantial infinito de Amor y de Vida, del que procede todo.

A formar parte de esta familia es llamado el hombre, quien, por su unión con Jesús pasa a ser considerado hijo adoptivo de Dios. Ya no somos siervos, esclavos, sometidos a la omnímoda voluntad divina, sino por regalo del mismo Dios, somos sus hijos, hermanos de Jesús y con derecho a la herencia común, la gloria del cielo.

El Dios cristiano es un Dios comunicativo, cercano, próximo, amigo y padre de los hombres, que quiere que todos participen de su misma vida –el amor- y se esfuercen en vivir como hermanos aquí en la tierra, como en el cielo. Esto es lo que nos llena de alegría plena y lo que celebramos en la fiesta de la Santísima Trinidad.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris