Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

La demencia, madrileña

Ángel Sáez
Ángel Sáez
lunes, 4 de junio de 2007, 22:05 h (CET)
“La demencia en el individuo es algo raro; en los grupos, en los partidos, en los pueblos, en las épocas, es la regla”. Friedrich Nietzsche

Y si todavía queda por ahí algún despistado, que no haya sido convencido del todo, o hay alguien que osa poner tal verdad en tela de juicio o en duda, le recomiendo encarecidamente que se acerque cuando pueda a los aficionados del Estudiantes (equipo madrileño de baloncesto de la ACB) y les pregunte cómo se llaman ellos a sí mismos. Le contestarán indefectiblemente que “la demencia”.

Abundando en el madrileñismo de la locura, tengo para mí (por cierto –se sobreentiende-) que, a pesar de los magníficos resultados obtenidos el domingo pasado por las listas de los “populares” encabezadas al Ayuntamiento por Alberto Ruiz-Gallardón y a la Comunidad por Esperanza Aguirre, si el filósofo alemán aún estuviera entre nosotros, quiero decir viviera y coleara cual renacuajo, seguramente, no habría precisado detenerse y fijarse en el último rifirrafe habido, o sea, le habría bastado con echar un ojo a varias anécdotas acaecidas en el seno del PP matritense para elevarlas ipso facto a categoría y aun a axioma.

Si seguimos echando mano del ideario de Nietzsche (“no se odia mientras se desprecia; no se odia más que al igual o al superior”), concluiremos que Aguirre abomina de Gallardón y viceversa, Gallardón detesta a Aguirre. ¿Se darán cuenta algún día de que del odio que se profesan mutua o recíprocamente sale perjudicado el PP, ergo, se beneficia el PSOE?

La última polémica entre ambos se ha suscitado tras anunciar el pasado jueves el regidor de la Capital, Villa y Corte que había decidido llamar “consejerías delegadas” a las concejalías, a fin de unificar de esta guisa las etiquetas entre los concejales con acta y los nombrados directamente por él. Desde la Comunidad no se demoró la exigencia de que la nueva denominación pretendida fuera desechada de inmediato.

Y es que Aguirre y Gallardón son como críos, pero sin el como. Lo dicho; que ya tenemos otra vez en la guardería “Mándame mensajitos” el lío armado o montado; que ya se ha puesto en funcionamiento el proverbial tira y afloja entre los mandamases de la Autonomía y el Consistorio madrileños, o sea.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris