Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

De aquel 23-F al de hoy

José García Pérez
lunes, 23 de febrero de 2015, 08:24 h (CET)
Treinta y cuatro años han pasado desde el fallido intento de Golpe de Estado abortado, esencialmente, por el Monarca Juan Carlos I. “Y que yo me arrojé al suelo buscando la vida abajo…” es el inicio de un romance que escribí un día de no sé que año; y es que cuando en alguna conversación sobre aquel asalto al Congreso, asalto del que fui testigo, salía el tema en cuestión antes de ser preguntado por el otro, yo ya contestaba: “sí, hombre, me tiré al suelo”.

Han pasado treinta y cuatro años de aquel secuestro de Gobierno y Parlamento para acabar con lo que “Podemos” llama “El régimen del 78”, un tiempo prudente para poder afirmar que, aparte de nosotros los parlamentarios, todo el pueblo español se lanzó “metafóricamente” al suelo escondiendo su vergüenza en el silencio, en la preocupación, algunos tal vez en la posible satisfacción, más de uno sacando lustre a una pistola escondida para disparar a derecha o izquierda, otros poniendo velas a imágenes, quizás por Navarra alguien sacara de un viejo arcón un “detente”, los sindicalistas quemando y destrozando papeles que podían comprometer a personas, los partidos políticos -desde la extrema izquierda a la derecha extrema- desaparecidos del mapa, mientras se celebraban las misas de siempre, los cabarets permanecían abiertos, los colegios abrían sus puertas como si tal y nadie, pero nadie, hablaba o escribía sobre lo que estaba ocurriendo en la Carrera de San Jerónimo al tiempo que en el Hotel Palace se estudiaba la forma de cómo acabar con aquella situación que algunos despistados, siempre los hay, hablaban sigilosamente, observando si alguien los miraba, de lo que decían era un Golpe de Estado bananero.

Al día siguiente de aquella barbaridad política, al llegar a Málaga pregunté a mi mujer que quién la había llamado, y resultó que exceptuando a aquellos por los que corría mi misma sangre, hermano y hermana, nadie, pero nadie, ningún amigo -que por cierto lo siguen siendo- había descolgado el teléfono para decirle a ella: “cuenta conmigo para lo que necesites”, y es que el miedo se había apoderado de toda España.

Hoy ya no hay miedo: el personal se desparrama en manifestaciones como si tal, la juventud sea de izquierda o derecha dice lo que piensa, se realizan concentraciones bajo el nombre de “rodea o asalta al Congreso”, surgen nuevas voces que hablan de cambiar, otros de abolir y algunos de iniciar otro proceso constituyente; pues bien, eso que hoy vemos como normal, ese posible proceso de cambio, esas mareas humanas que luchan y protestan contra situaciones injustas de la actualidad es causa y efecto de denostado “Régimen del 78”; pues en él, ustedes, los que señalan con el dedo a aquellos viejos roqueros de la política, Suárez, Felipe, Carrillo, Guerra, Abril, etc., como casta, en él, decía, ustedes han amamantado lo que es la libertad.

No la estropeen, por favor.

www.josegarciaperez.es
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris