Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cultura   Filosofía   -   Sección:   Opinión

Kant y lo trascendental

José Manuel López García
lunes, 23 de febrero de 2015, 08:19 h (CET)
El idealismo trascendental kantiano es un sistema filosófico que ha marcado un hito en la historia del pensamiento. La jerga filosófica y profesoral utilizada en la Crítica de la Razón Pura, y en sus otras obras era necesaria para dar a entender la revolución que planteó en la teoría del conocimiento.

Y trascendental es un término que usa Kant, con un sentido que es precisable de modo riguroso. Ya que nuestro modo de conocer es trascendental, porque parte siempre de lo a priori para conocer lo fenoménico, los objetos, lo empírico o la experiencia.

Puesto que el espacio y el tiempo son según el gran filósofo alemán representaciones a priori, o formas a priori de la sensibilidad, y a través de ellas aprehendemos y percibimos la realidad fenoménica externa o sensible.

Al respecto escribe Kant en su Crítica de la Razón Pura: «El tiempo es, pues, dado a priori. En él tan sólo es posible toda la realidad de los fenómenos. Todos ellos pueden desaparecer, pero el tiempo mismo (como la condición universal de su posibilidad) no puede ser suprimido». En efecto, es así, y esto es aplicable, de modo general, también al espacio, porque es la condición que hace posible la aparición de los fenómenos externos en la realidad empírica.

Ciertamente, la cuestión de lo trascendental y de las ideas trascendentales está desarrollada y explicitada por Kant a lo largo de las páginas de la Crítica de la Razón Pura. Y lo que he escrito anteriormente sirve para dar una explicación básica de lo transcendental, ya que para profundizar y ampliar más sobre esta cuestión gnoseológica es necesario que las personas interesadas lean con atención esta gran obra kantiana.

Para este pensador una de las tareas de la filosofía consistía en el análisis de la estructuración de los conocimientos empíricos. De este modo, se logra diferenciar los elementos que son de la experiencia, y los que provienen de los conceptos y categorías del entendimiento.

Para este filósofo la metafísica es una disposición natural de la razón humana, y una tendencia de la inteligencia especulativa de las personas. Porque es indudable que ante las grandes preguntas sobre la vida y la muerte, etc., el saber metafísico se expresa en la elaboración de especulaciones acerca de Dios, la libertad, la inmortalidad, el mundo, la realidad humana, etc.

Pero la metafísica o la filosofía también puede entenderse, siguiendo la epistemología kantiana, como analítica del entendimiento puro, además de como crítica de la razón o metafísica dogmática que construye conceptos sin intuiciones empíricas.

Para Kant la metafísica en sentido estricto, y así lo escribe en la Analítica trascendental de la Crítica de la Razón Pura: «… contiene todos los principios puros de la razón derivados de simples conceptos (excluyendo, por tanto, los matemáticos) y relativos al conocimiento teórico de todas las cosas». Es una especie de ontología crítica.

El criticismo kantiano pueden ser discutido, pero forma parte de la tradición filosófica, y supuso un cambio inmenso en la forma de entender los límites del conocimiento, y los modos de conocer. En este sentido, el equilibrio logrado por Kant entre el racionalismo y el empirismo se reforzó, de manera notable, con su clasificación de los tipos de juicios, y con sus minuciosos análisis sobre la sensibilidad, la razón y el entendimiento, etc. Las categorías del entendimiento que estableció Kant responden a una elaboración que puede ser objeto de discusión, pero tuvo el gran mérito de explicitarlas y justificarlas con sólidas deducciones y argumentaciones.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris