Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   Azerbaiyán   -   Sección:   Internacional

“Los sucesos de Jodyalí deben recibir la merecida condena política y legal por parte de la comunidad internacional”

Entrevista al embajador Ahmadzada
Peter Tase
lunes, 23 de febrero de 2015, 08:07 h (CET)
El 26 de febrero del 2015, el pueblo de Azerbaiyán y todo el mundo recordaran el 23 aniversario de la masacre contra la población civil de Azerbaiyán por las tropas de Armenia, la tragedia conocida como el Genocidio de Jodyalí. Dicho genocidio fue cometido en Jodyalí, un pueblo de la región de Nagorno-Karabaj de la República de Azerbaiyán. Embajador de la República de Azerbaiyán en la República Argentina Mammad Ahmadzada compartió sus opiniones sobre los sucesos en Jodyalí y el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán.

¿Sr. Embajador, qué pasó en Jodyalí?
A fines de 1987, durante los últimos anos de la época soviética, la República Socialista Soviética de Armenia reivindicó abiertamente el territorio de la Región Autónoma de Nagorno-Karabaj perteneciente a la República Socialista Soviética de Azerbaiyán. A fines de 1991 y comienzos de 1992, después la disolución de la URSS, Armenia inició una agresión militar contra mi país. Como resultado de ello, el 20% del territorio reconocido internacionalmente de Azerbaiyán, incluida la región de Nagorno Karabaj y siete distritos circundantes, fue ocupado por Armenia y un millón de azerbaiyanos fueron forzados a abandonar sus hogares convirtiéndose en refugiados y personas internamente desplazadas. Hoy en día en Armenia y en los territorios ocupados no quedó un solo azerbaiyano. La guerra librada contra Azerbaiyán cobró millares de muertos y heridos y en el transcurso de la misma se cometieron los más graves crimines del derecho internacional por parte de las tropas de Armenia.

La captura de Jodyalí, donde antes del conflicto vivían 7.000 azerbaiyanos, fue particularmente trágica. A partir de octubre de 1991, Jodyalí fue totalmente rodeada por las fuerzas armenias. En la noche del 25 al 26 de febrero de 1992, tras ser sometida Jodyalí a un masivo fuego de artillería, comenzó el asalto al pueblo desde diversas direcciones. Las tropas de Armenia invadieron Jodyalí y exterminaron a cientos de civiles azerbaiyanos cometiendo atrocidades sin precedentes por motivaciones étnicas. Esa tragedia causó la muerte de 613 civiles desarmadas, incluidas 106 mujeres y 63 niños. 56 de ellos fueron asesinados con una brutalidad abominable, 8 familias fueron exterminadas por completo, 25 niños perdieron ambos padres y 130 niños perdieron uno de sus padres, 1275 personas fueron tomadas de rehén y el destino de 150 de ellos se desconoce hasta el día de hoy.

¿Qué puede decir respecto al hecho que Armenia niega su responsabilidad por los sucesos en Jodyalí?
A pesar de que las autoridades de Armenia niegan sus responsabilidades por lo ocurrido en Jodyalí y por otros crímenes cometidos durante este conflicto - que sigue dando hasta el día de hoy - esos actos brutales están documentados por numerosas fuentes independientes y testigos de esta tragedia.

Debe señalarse en particular que los eventos de Jodyalí tuvieron lugar durante un período en que el actual presidente en ejercicio de la República de Armenia, Serzh Sargsyan, se desempeñaba como jefe del “Comité de las fuerzas de autodefensa” del régimen separatista ilegal y, por ende, sus recuerdos constituyen una de las más importantes fuentes de pruebas. En su libro “Black Garden: Armenia and Azerbaijan Through Peace and War” el periodista británico Thomas de Waal, que entrevistó a Serzh Sargsyan, hizo públicas todas las notas de las conversaciones mantenidas entre ellos, cuyo contenido supone la respuesta más eficaz a la tergiversación de la propaganda armenia. Las siguientes palabras de Serzh Sargsyan no dejan dudas acerca de quiénes fueron los autores del crimen de Jodyalí: “Antes de Jodyalí, los azerbaiyanos creían que estaban bromeando con nosotros, creían que los armenios éramos un pueblo que no podía levantar su mano contra la población civil. Ahora pudimos romper ese estereotipo y eso fue lo que pasó”.

El escritor armenio Markar Melkonian, en su libro “My Brother’s Road: An American’s Fateful Journey to Armenia” dedicado a su hermano, el conocido terrorista internacional Monte Melkonian (quien intervino de manera directa en la toma de Jodyalí) describe con lujo de detalles cómo los armenios asesinaron a los civiles de Jodyalí. Según él, algunos habitantes de Jodyalí prácticamente habían llegado a un lugar seguro, tras una huida de casi 10 km cuando los soldados armenios los atraparon y desenvainaron los cuchillos que habían llevado por tanto tiempo en su cintura y comenzaron a apuñalarlos.

La evaluación general de las causas y consecuencias de la guerra desencadenada por Armenia contra Azerbaiyán y todos los trágicos eventos ocurridos en Jodyalí dejan absolutamente en claro que los crímenes cometidos en ese pueblo de Azerbaiyán no constituyeron un hecho aislado ni esporádico, sino que fueron parte de la política y práctica sistemáticas y generalizadas de Armenia por cometer atrocidades, en cuya base pueden identificarse condenables ideas xenófobas, contrarias a la realidad multicultural de la región. La matanza intencional de civiles en Jodyalí tuvo por finalidad exterminarlos en masa solo porque eran azerbaiyanos.

¿Qué repercusión y evaluación en el mundo han tenido los sucesos en Jodyalí?
En su sentencia de 22 de abril de 2010, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos señaló que: “Las informaciones obtenidas de fuentes independientes indican que en el momento de la captura de Jodyalí en la noche del 25 al 26 de febrero de 1992, cientos de civiles de origen étnico azerbaiyano fueron asesinados, quedaron heridos o fueron tomados como rehenes, durante su intento de huir de la ciudad capturada, por los combatientes armenios que la atacaban”. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos calificó la masacre de la población civil azerbaiyana de Jodyalí como actos de especial gravedad que pueden constituir crímenes de guerra o crímenes de lesa humanidad.

Asimismo, la organización Human Rights Watch en su informe describió lo sucedido en Jodyalí como “la mayor masacre hasta la fecha en el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán”.

Desde el 2008 se ha desarrollado una Campaña Internacional de Concientización bajo el lema “Justicia para Jodyalí” (www.justiciaparajodyali.org.ar) con la iniciativa de la Sra. Leyla Aliyeva, Coordinadora General para el Dialogo Intercultural del Foro Juvenil de la Organización de la Conferencia Islámica. Esta campaña tiene como objetivo de informar a la comunidad internacional sobre este acto de brutalidad y ha generado gran repercusión en el mundo. Cabe mencionar que los órganos legislativos de México, Pakistán, Turquía, República Checa, Rumania, Bosnia y Herzegovina, Panamá, Perú, Colombia, Serbia, Jordania, Honduras, Sudan, quince estados de los Estados Unidos (New México, Arkansas, Massachusetts, Maine, Texas, New Jersey, Misisipi, Georgia, Oklahoma, Tennessee, West Virginia, Connecticut, Florida, Indiana, Pensilvania) y la Organización para la Cooperación Islámica adoptaron resoluciones sobre los sucesos en Jodyalí condenando ese acto de brutalidad perpetrado por las tropas armenias contra la población civil de Azerbaiyán.

Los sucesos de Jodyalí, así como otros crímenes cometidos por Armenia contra la población civil de Azerbaiyán deben recibir la merecida condena política y legal por parte de la comunidad internacional. Pues, los crímenes impunes allanan el camino para nuevos delitos.

¿Qué perspectiva tiene el arreglo del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán?
El actual statu quo del conflicto es muy peligroso y a cada momento se puede provocar una nueva guerra de gran escala en la región. Por eso, las negociaciones en el marco del Grupo de Minsk de la OSCE copresidido por los Estados Unidos, Rusia y Francia deben generar los resultados lo más pronto posible. Azerbaiyan ha declarado en repetidas ocasiones que está listo para empezar a trabajar en el proyecto de un acuerdo de paz general.

Desde el 1993 se ha desarrollado una importante base normativo-jurídica internacional sobre este conflicto - las resoluciones 822, 853, 874 y 884 del 1993 del Consejo de Seguridad, la resolución 62/243 del 2008 de la Asamblea General de la ONU, los documentos y resoluciones de varios organismos internacionales como la OSCE, Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Parlamento Europeo, OTAN, Movimiento de los Países No Alienados, Organización para la Cooperación Islámica, que condenan el uso de la fuerza contra Azerbaiyán y la ocupación de sus territorios por las fuerzas armenias, reafirman el respeto de la soberanía, integridad territorial e inviolabilidad de las fronteras internacionales de Azerbaiyán, confirman que Nagorno Karabaj es parte de Azerbaiyán, y exigen la retirada inmediata, completa e incondicional de las fuerzas de ocupación de todas las zonas ocupadas de Azerbaiyán y el retorno de refugiados y personas desplazadas azerbaiyanas a sus hogares. Es lamentable que todos esos documentos y resoluciones sigan incumplidos por Armenia. Estamos convencidos que mayor presión a las autoridades de Armenia por parte de la comunidad internacional puede forzar a este país a terminar con su política de agresión.

El actual statu quo del conflicto no solo genera una grave amenaza para la paz y la seguridad regional, sino que profundiza también los graves problemas socio-económicos que padece Armenia. Azerbaiyán es un país con una economía fuerte, el actor clave en la cooperación e integración regional y el arquitecto de los proyectos de energía e infraestructura a nivel internacional que unen la cuenca del Caspio con Europa. La resolución del conflicto no solo traerá la paz a la región, sino que involucrará también a Armenia en la cooperación regional y contribuirá a la solución de los complicados problemas socio-económicos que tiene este país.

Si el gobierno de Armenia está realmente interesado de solucionar este conflicto que sigue tomando vidas de inocentes por casi tres décadas, y sobre todo establecer la paz y prosperidad en la región, tiene que demostrar una actitud constructiva, respetando el derecho internacional y cumpliendo con las demandas y resoluciones aprobadas por los organismos internacionales arriba mencionados.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Las proyecciones confirman la victoria de Merkel y la irrupción de AfD en el Bundestag

El Partido Socialdemócrata (SPD) ha obtenido un 20,6% de los votos

Rajoy se reúne el martes con Trump en la Casa Blanca

Y el viernes con los líderes europeos en Tallin

La dinámica inserción del Paraguay en el mundo

Paraguay y Qatar e Irlandia, cooperacion internacional

Al menos 226 los muertos a causa de un terremoto de magnitud 7,1 en México

Ocho niños han fallecido en el derrumbe de una escuela

La Policía de San Luis dispersa una manifestación por la absolución de un policía blanco que mató a un negro

Los cuerpos de seguridad hablan de "múltiples arrestos"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris