Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Joan Saura, a la altura de las circunstancias

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 3 de junio de 2007, 20:48 h (CET)
“Medir las palabras no es necesariamente endulzar su expresión, sino haber previsto y aceptado las consecuencias de las mismas”. Abraham Lincoln

Arrancando esta urdidura servidor como hiciera otrora César Vallejo, con el primer verso de uno de sus mejores poemas, o sea, con el endecasílabo que sigue, “considerando en frío, imparcialmente”, que el respeto absoluto y más escrupuloso de la legalidad vigente es un deber de los poderes públicos, que están obligados a actuar con la mayor diligencia y a responder con cabal contundencia para corregir las más o menos esporádicas conculcaciones de los derechos de los detenidos por parte de los agentes de las policías (sean éstas las que sean) y a cortar de raíz, por lo sano, los abusos de autoridad o poder, si éstos se han llevado a cabo y probado; de que están obligados a velar por que la aplicación de la praxis regla(menta)da que hacen los miembros de las diversas policías que en el Estado son sea la correcta, y es que los beneméritos adjetivos cuesta mucho adquirirlos y muy poco dilapidarlos; de que varios casos de abusos, acreditados documentalmente, se han producido, tras ser varias, asimismo, las denuncias presentadas; reconozco, sin ambages, que a mí me ha parecido estupendamente, plausible, de perilla, la decisión adoptada por Joan Saura, el consejero de Interior del Govern, de colocar cámaras de vídeo en todas las comisarías de los Mossos d´Esquadra en el plazo de un año, porque la iniciativa, amén de merecer y recibir el apoyo, aplauso y beneplácito de la ONU y del Consejo de Europa, pretende que la metodología policial no se salte ni pisotee jamás ninguno de los derechos del ciudadano.

No entiendo, de veras, porque no me entra en el caletre, pesquis o cocorota, la polémica que se ha suscitado, ni los ríos de tinta que se han vertido, ni la polvareda que se ha levantado al respecto. La medida, evidentemente disuasoria y preventiva, no busca criminalizar a todo el Cuerpo de los Mossos. Además, estoy totalmente persuadido de que si las denuncias no han sido generalizadas es por la sencilla razón de que los comportamientos abusivos tampoco lo han sido. Lo de la famosa comisaría de Les Corts, donde algunos Mossos no se cortaron un pelo en dejar que la piel de algunos/as detenidos/as semejara un cónclave (por los muchos cardenales), no es la punta del iceberg. Otrosí, quienes se comportan exquisitamente con los detenidos, quiero decir que se atienen a lo reglado y cumplen sus tareas sin tacha no tienen que tener ningún temor a que se controlen y graben las mismas.

En contra de lo que apuntan otros opinadores, de quienes disiento abiertamente, tengo para mí que Joan Saura ha estado atento a lo ocurrido, raudo en buscarle solución al problema y certero en lo dispuesto, pese a quien pese.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris