Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Caretas y máscaras

Nieves Fernández
sábado, 21 de febrero de 2015, 10:20 h (CET)
Estamos en Carnaval, todo el mundo lo sabe y algunos o muchos lo celebran. Si hay lugares donde las gentes se disfrazan, modifican su identidad, porque eso les anima y divierte, es en los lugares donde el Carnaval se ha hecho fuerte, se ha hecho desfile, se ha hecho premio, se ha hecho chirigota o se ha hecho fiesta. Todos saben cuáles son esos lugares, la fama les delata. Hace unos días en Miguelturra, cuna de máscaras y caretas, muchos jóvenes no todos de la localidad, se citaban para lo que era una especie de botellón disfrazado de botella locuaz, llena y divertida, con abundante vestuario de color, pero con poca máscara. Un personaje, no se sabe si mujer u hombre transformado de cabeza a los pies, modificaba su voz en la calle frente a una pareja, bien podrían ser amigos. En Carnaval, el misterio de quién es esa persona que hay enfrente es lo que importa, ¿quién es ella?, sabe mucho de mí y además es graciosa, pero no acierto adivinar, tal cual va de escondido y cambiado. Mañana quizá salgamos de la duda cuando lo veamos en la panadería. Muy buen actor o actriz la mascarita.

Así, como debe ser, con voz distorsionada y femenina, tipo grillo, para confundir a los demás, y es que hay mucha gente confundida que se deja engañar; muchas preguntas con la frase de ¿a que no me conoces?, el gritico despista y el antifaz con la tela debajo descoloca el rostro. Así fueron las máscaras artesanas y aseadas, no guarronas, de mi infancia. Todavía hay lugares auténticos donde se puede ver esto, pero ya son los menos.

Ahora se lleva más lo de la máscara nacional, aparecen por miles con su máscara a cuestas a modo de imputado. Y los jueces con su disfraz o atuendo de puñetas y toga, y las juezas, muy bien vestidas ellas y elegantes, tirando de maleta, porque no puedes fiarte de que en un momento dado alguien te haga perder un documento importante, un papel o un archivo, porque se pierden, que sirva para desenmascarar a alguna persona que merece dejar de pasear con orgullo de poderoso. Ellos, los jueces, sin más careta, son los que dan bien la cara.

Está claro que a la gente le gusta disfrazarse, hacer mofa de todo personajillo nacional viviente; eso será siempre gracioso, qué otro remedio queda cuando la reacción ante el robo de los hipócritas ya no sostiene rabias ni consuelos ante tanta denuncia o querella para un país pequeño como el nuestro. Entonces, ¿qué nos queda? Reímos por no llorar, mientras los disfrazados del soborno o imitados ríen también quizá para sus adentros. Artistas en la cárcel: buena troupe para carnaval. Político entre rejas: buen personaje para las Fallas o el esperpento. Héroes caídos, donde antes todos ponían para salvarles su mano al fuego, ahora son personajes patraña, personas que pierden la dignidad a medida que avanza el Carnaval o la Cuaresma. La toga y las puñetas contra lo inconveniente del disfraz. Ojalá podamos decir de forma transparente: ahora sí te conozco. Esa es la verdadera careta. Es la que queda.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris