Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

J.C.Monedero y J.Carrillo mentan la soga “en casa del ahorcado”

“Las personas no están jamás tan cerca de la estupidez que cuando se creen sabias” J.Moliere.
Miguel Massanet
viernes, 20 de febrero de 2015, 09:07 h (CET)
En ocasiones hay personas que, pretendiendo decir una frase ingeniosa, mostrarse ocurrentes o buscando apabullar a aquellos a los que se dirigen, no dudan en utilizar metáforas, frases rimbombantes o expresiones agudas con las que intentan resumir, en pocas palabras, una actitud, un pensamiento, una decisión o un argumento. Lo malo es que, cuando se acude a tales recursos, es muy posible que se olviden de las repercusiones que puedan tener, para ellos mismos, las interpretaciones, connotaciones, razonamientos o referencias a los que pudieran conducir, a la vista de terceros, tales procedimientos.

Si el señor J.C. Monedero nos dice que el Gobierno español “le ataca” cuando sólo es un “ciudadano de a pie”, tendremos que convenir que el argumento es baladí por varias razones, la primera, porque un señor que forma parte de la dirección de una formación política, como es Podemos, ya no se le puede calificar como de un simple ciudadano de a pie, precisamente por integrar a un grupo que aspira al gobierno de la nación española. No debiera ni puede apelar al anonimato cuando se ha presentado, junto con sus compañeros, como una formación que pretende erradicar de España la “corrupción” y se presentan como los “únicos” lo suficientemente preparados, honestos y libres de lacras, para poder aspirar a reemplazar los actuales partidos, concretamente al PP y al PSOE, en la difícil y extremadamente responsable tarea de conducir al país hacia una situación mejor de la que tenía cuando se hicieran cargo de él. No existe ataque alguno del Gobierno o del ministro de Hacienda si lo que se investiga es la procedencia de unos fondos lo suficientemente elevados para que a todos, los españoles incluidos, les interese saber de dónde proceden y con qué fines se los entregaron; máxime cuando el origen es de una nación sobre la que existen sospechas de que está intentando exportar una determinada ideología política.

Pero donde el señor Monedero ha estado “sublime” es cuando le ha entrado la vena poética y7, despechado, ha lanzado la siguiente “perla”: “Sueño con un país donde no se utilice el Estado contra los adversarios”. Cuesta creer que haya alguien tan sumamente inconsciente, tan evidentemente inconsecuente y tan absurdamente inconsecuente que se atreva a decir semejante tontería cuando, nada más tiene que mirarse en los ojos de su “patrón” venezolano, el señor Maduro para encontrar el país que se ha constituido en la perfecta imagen y espejo en el que el señor Monedero puede encontrar el ejemplo más adecuado de un país donde el Estado ha actuado de una forma más activa, cruel, ilegal y odiosa contra todos aquellos que lo han criticado, se han quejado o han querido hacer oposición al régimen, evidentemente dictatorial y corrupto que dirige actualmente los destinos de la nación venezolana. Pero, señores, ¡si fueron ellos, los dirigentes de Podemos, los que trabajaron para el actual presidente bolivariano y chavista del país americano, y los que le dieron consejos sobre cómo amordazar a la prensa o acallar las voces críticas con el régimen!

A esto se le llama ser un verdadero cara dura, que se queja de que la Hacienda de un país le exija que pague los tributes que le corresponden, en este caso sí, como cualquier ciudadanos de a pie, y se olvide de que es muy posible que haya sido él mismo, con sus teorías del Estado absolutista de izquierdas quien encuentra normal encarcelar a un señor como don Leopoldo López que hace un año permanece en prisión, en una celda fría y húmeda de 4 metros cuadrados, sufriendo malos tratos y torturas, sin que exista un solo cargo contra él más que el de ser el caudillo de la oposición venezolana. ¿Es este el modelo de sistema político que los de Podemos pretenden importar para España? Conviene que lo aclaren para que, todos los que han sido embaucados por sus teorías comunistas, sepan a lo que van a enfrentarse si se deciden votar por ellos. Por cierto que todavía el señor Monedero no ha dado una explicación satisfactoria de los 700.000 mil euros que recibió desde Venezuela en sus cuentas de los cuales 500.000 están depositados en fondos de inversión. ¡Mucho dinero por un simple informe, no les parece!

Pero, hete aquí, otro ejemplo lacerante. El señor José Carrillo el hijo de don S.Carrillo ¬– que en el año 1.936 era el jefe de las Juventudes Socialistas y en noviembre de 1.936 era responsable de Orden Público, en Madrid, defendida de los ataques de los “nacionales” por el general Miaja ¬– un comunista al que se la atribuye la responsabilidad de haber firmado las “sacas” de las cárceles de Madrid de presos políticos que, entre noviembre y primeros de diciembre de 1.936, fueron llevados a Paracuellos del Jarama, para ser vilmente asesinados por los milicianos rojos. El historiador Gibson calcula el número de masacrados en unas 2.400 personas y Javier Esparza, en su libro sobre S.Carrillo, habla de “un mínimo de 2.000 muertos”.

Pues bien, este rector de la Universidad Complutense de Madrid (Alma Mater de los dirigentes de Podemos) fue requerido para que aportara el preceptivo documento por el que la universidad autorizaba al señor Monedero para realizar un estudio que le habían solicitado, por lo visto, el gobierno de Venezuela y Bolivia sobre una posible moneda única para los países bolivarianos. No parece que el rector Carrillo se haya mostrado especialmente diligente en la búsqueda de un documento que debiera estar en algún archivo de las oficinas de su universidad, si no es que, como esta universidad parece ser la casa de “tócame Roque”, sede del rogerío intelectual del que se nutren los antisistema, alguien ha decidido que no se debe encontrar. Ahora don J.Carrillo se lamenta de que se le acose y se le urja la entrega de dicha autorización que justificará que Monedero fue autorizado para realizar el estudio. Claro que, después deberá justificar por qué cobró una cantidad tan astronómica por su informe y explicar el porqué se saltó los límites máximos que el reglamento universitario permite cobrar por estos trabajos a sus profesores.

Lo verdaderamente llamativo de este affaire con tintes folletinescos ha sido una frase de don José cuando apretado por los que le piden celeridad en la entrega del aludido permiso, suponemos que sin pensarlo demasiado, ha dicho: “Aquí no solemos asesinar al alba sin juicio previo o con juicios sumarísimos a las personas, esto es de otra época” ¿Una traición del subconsciente?, ¿un lapsus causado por un sentimiento de culpabilidad compartido? Sea lo que fuere, una alusión poco afortunada e inoportuna, cuando uno en su familia tiene motivos para no hacer comentarios de esta índole porque, señores, los muertos de Paracuellos del Jarama no tuvieron juicio alguno ni, tan siquiera sumarísimo, sino que fueron trasladados directamente al lugar de su ejecución sin darles tiempo para pedir la absolución divina. Me imagino que, cuando don José Carrillo, ha caído en la cuenta de lo que ha dicho, es muy posible que lo haya lamentado, y con razón. Es cierto que los hijos no tienen culpa de los errores de sus padres, pero un mínimo de sentido común le debería haber hecho cerrar la boca a don José para evitar, que tíos como yo, sacaran punta de un acontecimiento que nos demuestra con quien nos la jugamos, cuando algunos piensan que se les ha de votar a estos señores para que nos gobiernen.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadanos de a pie, nos damos cuenta de que nada hay nuevo bajo el sol y que, todos estos partidos emergidos de la nada, no aportan otra cosa nueva que ofrecer más que el buscarse un medio con el que poder ganarse la vida ¡y muy bien, por cierto!
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris