Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿A quién le gusta el dinero?

Josep Camps Esqueu
Redacción
domingo, 3 de junio de 2007, 02:07 h (CET)
Que los políticos sean unos personajes cautivados 100x100 por el vil metal y que su trabajo, lejos de velar por la salud y bienestar de nosotros los ciudadanos y ciudadanas, se acerque más al los parámetros de cualquier negociador o inclusive a los de un inversor o banquero es algo que como ciudadanos ya deberíamos tener muy claro.

Ser demócrata es tener libertad para elegir pero no significa ser libre.
¿A quién le gusta el dinero? Sin duda a todos/as no.

El dinero indomable que ha conseguido controlar desde siempre las riendas de la sociedad, no es un lujo, ni es un gusto ni un placer tal y como es presentado todavía por nuestro sistema de materialista, de trabajo y consumo, ni es razón alguna por la que luchar para conseguir nuestros objetivos sino que es un simple medio para llegar a alcanzarlos.

El dinero por lo tanto es necesario para los que deseamos emanciparnos, tener hijos y formar una familia para cuidarla y protegerla. Sin embargo, el dinero para otros muchos ciudadanos que carecen de aspiraciones, además de ser innecesario puede incluso resultar dañino a la hora de su uso y empleo; (prostitución, narcotráfico, esclavitud, pobreza, emigración…)

Para conseguir que el dinero sea una fuente de intercambio, disponible y accesible para aquellos ciudadanos/as específicos capaces de conseguir sacarle el mayor provecho a su uso, en beneficio de toda la sociedad en general, necesitamos un derecho de amparo (cama, ropa y comida) que garantice las condiciones mínimas para vivir a todos los ciudadanos/as. Un derecho de amparo completo. Con él, además conseguiremos recolectar los beneficiosos frutos de una libertad imprescindible para que nuestra sociedad, afectada por tantas desgracias y sinrazón se transforme en una sociedad pacífica, sana y sostenible para el todo el tiempo futuro.

De nuestros administradores y del apoyo de todas nuestras instituciones dependemos.

¡Por un derecho de amparo justo y necesario!

Urgentemente.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris