Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un lugar llamado desarrollo   -   Sección:   Opinión

El poder de la palabra y el cuento de los Tres Filtros

Cuento de los tres filtros
César Piqueras
@cesarpiqueras
jueves, 19 de febrero de 2015, 09:41 h (CET)
El otro día recordé en un training el cuento de los Tres Filtros. Un cuento que escribí en “El Jardinero en la empresa” y que, aunque no es de cosecha propia, no puedo dar crédito a su autor porque no se conoce. Se trata de uno de esos cuentos cortos discípulo-maestro, que nos ayuda a entender algunas de las cosas que nos ocurren en el día a día. Como casi todos los cuentos de este tipo guarda una enseñanza bastante profunda…

Hoy es uno de esos días que se han acabado llenando hasta horas insospechadas. Desde ahora (8 a.m) hasta las 00:00 de la noche me esperan 3 reuniones virtuales con miembros de un equipo internacional, 1 reunión presencial en Valencia con un cliente que quiere que seleccionemos a un responsable comercial para su empresa, varias horas de trabajo de oficina, ir a Tarragona a realizar una conferencia y volver, ya que mañana tengo que estar de nuevo en Valencia para realizar el programa “Los 7 Errores que cometemos al vender“. A veces no sé como el día me da para tanto. Es cuestión de organizarse me digo… Al final todo sale como uno desea, si mantienes el foco en tus objetivos, y además, disfrutas.

Desde que estoy conociendo más a fondo el budismo, a través del programa de meditación Shiné del Monasterio Sakya Tashi Ling, me doy cuenta de la fuerza de algunos temas que a veces pasamos desapercibidos, en este caso del poder de la palabra. Podríamos decir que hablamos demasiado, y que en demasiadas ocasiones nuestras palabras están cargadas de negatividad, bien sea hacia nosotros mismos o hacia los demás.

Al final, uno descubre que el silencio es lo mejor que se puede decir cuando no es necesario decir nada. Llenar los vacíos de palabras es tan cruel como querer llenar una sala perfectamente decorada, de más muebles y trastos que no utilizamos. Hoy reflexiono sobre el poder de la palabra con este cuento que aprovecho para regalarte:

El poder de la palabra. El cuento de los Tres Filtros

“Un discípulo llegó muy agitado a la casa del maestro:

– ¡Maestro! Quiero contarte algo…

El Maestro lo interrumpió diciendo: – ¡Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de los Tres Filtros lo que me vas a decir?

– ¿Los Tres Filtros…?

– Sí – replicó el maestro. – El primer filtro es el de la VERDAD. ¿Lo que vas a contar es un hecho real o es una opinión de alguien?

– No… lo oí decir a unos vecinos…

– Al menos lo habrás hecho pasar por el segundo Filtro, que es el de la BONDAD: ¿Lo que me quieres decir es bueno para mí?

– No, en realidad no… al contrario…

– ¡Ah! – interrumpió el maestro.- Entonces vamos al último Filtro. ¿Es NECESARIO que me lo cuentes?

– Para ser sincero, no…. Necesario no es.

– Entonces -sonrió el maestro- Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario… olvidémoslo”

Que tengas un gran día

www.cesarpiqueras.com
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris