Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La situación en torno al escudo antimisiles está siendo deplorable

Vladímir Símonov
Redacción
domingo, 3 de junio de 2007, 02:07 h (CET)
La semana pasada el presidente de EEUU ha podido cerciorarse del recibimiento que le van a brindar durante su viaje a la República Checa el 4 de junio al iniciar su gira por siete Estados de Europa Central y Occidental. Miles de manifestantes se volcaron a las calles de Praga en señal de protesta contra los planes de Washington de emplazar su radar militar al suroeste de la capital checa.

Junto con 10 misiles interceptores en Polonia, el sistema norteamericano de defensa antimisiles está llamado a proteger a Europa contra el hipotético ataque coheteril por parte de Irán o Corea del Norte. Se espera que esa idea adquiera perfiles más reales durante las negociaciones de George Bush con los dirigentes de la República Checa y más tarde, de Polonia. Pero, según demostró la manifestación en Praga, las opiniones existentes en los medios oficiales de las capitales de Europa Oriental podrán distinguirse sustancialmente de los ánimos de la aplastante mayoría de la población.

A juzgar por los datos de los recientes sondeos sociológicos, tres de cada cinco ciudadanos de Chequia rechazan la idea de emplazar un radar norteamericano en su territorio, mientras que cuatro insisten en someter ese problema al referéndum nacional. Lo mismo que muchos polacos, los checos no llegan a comprender por qué se les concede más predilección a sus países y no a Turquía donde la instalación de los componentes del escudo antimisiles sería geográficamente justificado. La mera existencia del peligro proveniente para Europa de parte de Teherán o Pyongyang que no poseen portadores de alcance necesario, sólo puede ser calificado de bluff. Según Jan Tamas, organizador de la marcha de protesta, “mucho más probable sería el impacto de un asteroide en Europa que se produjera un ataque coheteril por parte de Irán”.

Otro tipo de problemas son los que inquietan a la gente. De imaginarnos lo más absurdo, es decir, que ciertas fuerzas internacionales del mal se atrevan a lanzar un cohete balístico por encima del territorio europeo, la destrucción de su ojiva nuclear o dotada de otra arma de exterminio masivo sobre Chequia o Polonia podría ser trágica para los habitantes de esos países. Por esto podemos comprender a aquellos sectores públicos que se consideran rehenes de la seguridad del lejano aliado transatlántico.

Los crecientes ánimos de protesta obligan a la administración checa a buscar nuevos métodos de ejercer influencia en la opinión pública en vísperas de la visita de junio de George Bush. Por ejemplo, durante los teledebates del 27 de mayo, el viceprimer ministro, Alexandr Vondra, advirtió al auditorio multimillonario que si la República Checa se niega a satisfacer el pedido de Estados Unidos de desplegar su radar, Chequia tendrá que reanudar el servicio militar obligatorio.

Según la lógica del alto cargo, tal negativa va a empeorar las relaciones de Chequia con los aliados de la OTAN. En resumidas cuentas, Praga no podrá contar con su pleno apoyo de ser amenazada su seguridad, y entonces no será posible prescindir del servicio militar obligatorio.

Los adversarios de este criterio señalan que ahora sólo se trata de emplazar componentes del sistema netamente nacional de la DAM de EEUU. La OTAN, como organización, no se definió aún respecto al papel que le corresponde en ese sistema, por consiguiente, la advertencia de Vondra puede ser considerada como intimidación de sus compatriotas.

En las negociaciones sobre la DAM que protagonizarán la visita de junio de George Bush a la República Checa y Polonia, el mandatario norteamericano actuará desde las posiciones debilitadas. El Congreso acaba de asestar a la Administración un golpe sensible por la espalda negándose a asignar a la Agencia de defensa antimisiles del Pentágono los 764 millones de dólares solicitados para financiar la construcción de silos para misiles interceptores en Polonia. Sin esos silos el radar en Chequia será inútil, si no está destinado, según sospecha el viceministro ruso, Serguei Ivanov, a efectuar la vigilancia del territorio de Rusia desde sus fronteras occidentales hasta los Urales.

Según todas las evidencias, tarde o temprano, el equipo de George Bush integrado por el Secretario de Defensa, Richard Gates, y la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, que ya enviaron una carta indignada al Congreso, podrán vencer la resistencia de los legisladores. Un problema mucho más complicado es la postura negativa en extremo de Europa respecto al escudo antimisiles norteamericano, la que fue apoyada por Vladímir Putin, con el cual los días 6-8 de junio el presidente de EEUU se entrevistará en la Cumbre del “G-8” en Alemania.

Moscú no comprende para qué Europa se llena de mini-bases, radares y silos coheteriles norteamericanos, aunque Rusia evacuó sus armamentos pesados más allá de los Urales. Putin no cree que esto se haga en interés de la defensa de Europa. En la reciente conferencia de prensa en Luxemburgo el mandatario ruso dijo que los “colegas norteamericanos” no dan respuesta al interrogante de si han tomado en consideración la opinión de los europeos al respecto. Según Putin la situación es deplorable. El presidente ruso insiste en analizar a fondo el proyecto DAM en el marco de la OSCE: instituto creado para mantener cooperación en aras de la seguridad de Europa.

____________________

Vladímir Símonov, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris