Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Hacer leña del Sebastián caído

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
domingo, 3 de junio de 2007, 01:54 h (CET)
Que dice el señor Sebastián que se retira, que ni siquiera recogerá su acta de concejal de Madrid, que mejor apartarse del camino de otros y que no quiere ser un obstáculo. Y qué quieren que les diga, a mí me da pena, siempre me han dado pena los que han sido maltratados por la vida, siento una especial conmiseración por los humildes. Y el señor Sebastián se está comportando ahora, por fin, con humildad. Me da pena.

Me da pena que ahora todos carguen contra él que, quizá pecando de ambición, sólo pretendía ayudar a su señor, apoyar a su partido y aceptar la pesada carga que otros, más hábiles, inteligentes y sabios, habían rechazado. La culpa no es suya. Digo la culpa de presentarse como candidato tan alegremente, tan sin saber de qué iba la cosa, tan a la buena de Dios. Hombre, algún pecado nefando había tan prepotente salvador de los madrileños, ciertamente. Aquella jugarreta que pretendió hacerle a Ruiz Gallardón, tan infantilmente dañina, tan innecesariamente agresiva, tan estúpidamente preparada es de juzgado político de guardia. Una bajeza propia de quien se cree que todo vale. Quizá porque se lo han dicho: “Todo vale, estás en política, Sebas, todo vale” Y él se lo creyó.

Pero me da pena que ahora todos vean en el árbol caído la posibilidad de hacer leña. Hasta se quiere quitar del medio para no ser un obstáculo. ¿Cómo es que ahora es un obstáculo y hace unos días era la solución? ¿Nadie se había dado cuenta antes? ¿Quién tenía que habérsela dado y no se la dio? En una sociedad que nos exige responsabilidades continuamente, en el trabajo, en la calle, como padre de familia, como conductor, como peatón, como ciudadano, como miembros de cualquier grupo social... ¿quién exige responsabilidades al que nombró, tan alegremente, tan sin saber de qué iba la cosa, tan a la buena de Dios, candidato a la alcaldía de Madrid? ¿Dónde está la democracia interna de los partidos, dónde el ejemplo, dónde la sinceridad, dónde el comportamiento serio, cívico y honesto de quién le nombró? ¿Quién va a pagar este error?

Y quiero ir un poco más allá: ¿Es que nadie en el partido socialista tiene las guirnaldas inguinales suficientes para reclamar este perjuicio a quien procede? ¿Siguen todos interesados en no moverse para seguir saliendo en las fotos.

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris