Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea  

Madrid Sur o aviones de Castilla la Nueva

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 3 de junio de 2007, 01:54 h (CET)
Es posible que no tenga demasiada importancia que en su día hayamos opinado sobre el nombre de “Don Quixot Airport” dado al Aeropuerto de Ciudad Real hace casi diez años, tildándole de quijotismo; es posible que tras ese tiempo, y a fuerza de leer logotipos con ese nombre, nos hayamos acostumbrado a que el personaje cervantino lo cope todo, pues como dicen algunos cervantistas no podía ser menos en La Mancha, pero es que, ¡esto no se hace, hombre!

Ahora que admitíamos “pulpo como animal de compañía”, es decir que hasta nos parecía bien que el vuelo de Clavileño se confundiera con los cacharros voladores que, si Dios no lo remedia, sobrevolarán estas tierras con o sin avutardas, llegan y le cambian el nombre por el de Madrid Sur- Ciudad Real por aquello del marketing.

Es posible que para un vuelo, para cualquier vuelo de avión, especialmente si éste es internacional o transoceánico, doscientos kilómetros de separación entre dos puntos no sean muy significativos, pero, por qué hemos de admitir que una infraestructura tan importante se llame Madrid, con todos mis respetos para la capital de España? ¿Desde cuándo Madrid es Ciudad Real o viceversa? ¿Les gustará a ellos que nuestra ciudad sea considerada como un barrio más o como una ciudad dormitorio más de la comunidad madrileña?

Si ya decía Cervantes, y así lo corroboramos en aquel articulillo, que hay que tardar al menos ocho días para ponerle nombre a algo, y por no hacerlo así pasa lo que pasa y se rectifica un título que ya había adquirido solera y ha hecho correr litros de tinta de apoyo a dicha infraestructura en periódicos regionales y locales.

Es posible que antes de 2008, fecha en la que se calcula entre en funcionamiento el aeropuerto, los “bautizadores oficiales” del mismo vuelvan a cambiarle el nombre por Toledo Sur (al menos este sí es de nuestra comunidad), o Jaén Norte, o Badajoz Oeste o Cuenca Este, aunque eso sí, con el Ciudad Real detrás para reafirmarnos y apostillarnos al menos una pizca.

Pero, ¿de qué nos avergonzamos? Claro que como es un aeropuerto privado es privada opinión su decisión, cada cual pone el nombre que quiere a su negocio y huelgan comentarios públicos o privados, pero sea por el motivo que fuere, creo yo que no va a caer bien esta nomenclatura entrambas partes geográficas más que nada por lo distantes y, bueno, porque siempre se compararán tamaños aunque digan que el ídem no importa.

Que Madrid-Ciudad Real ya estén unidas por el Ave y por cincuenta minutillos de nada y muchos menos minutillos de avión, no significa que una ciudad sea la otra o esté incluida en la otra. Así sólo lograremos confundir a los escolares que estudian geografía y junto a ellos tendremos que repasar antiguos conceptos de viejas regiones como los de Castilla-La Nueva o La Vieja, sobre todo a la hora de divisar nuestra provincia desde un avión que se dirija al aeropuerto de Madrid Sur para ubicarnos.

Ya sabíamos que Ciudad Real provincia es pequeña comparada con otras, a pesar de ser de las más grandes en kilómetros cuadrados, y entre todos debemos hacerla grande, pero de ahí a confundir identidades va un buen trecho, un trecho tan grande como el que ahora quieren anular llamando al siempre ponderado aeropuerto de Ciudad Real, Madrid Sur. Ni en Barajas deberían consentirlo para evitar comparaciones, por muy moderna que sea la T-4, ¡vaya!

Aunque Don Quijote Airport sepa y pueda en un futuro descargar el intenso tráfico aéreo de Madrid Barajas, y este cambio de nombre le haga ganar el triple de negocio, de lo cual quedaré congratulada, no es motivo para tomar nombres postizos y confundir, teniendo como tenemos miles de nombres por poner, sin miedo a avergonzarnos de nuestra propia nomenclatura geográfica.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris