Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

La Limusina

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 3 de junio de 2007, 01:54 h (CET)
Ha finalizado el mes de mayo que sin duda alguna es el mes de las flores, eso es sabido por todos, como sabido es que también es el mes en que nuestros menores, todos aquellos que están en la edad indicada, reciben, la mayoría de ellos, por primera vez el cuerpo de Cristo. Obvio es por tanto el decirlo. Pero hay un motivo que me ha obligado a hacer esta introducción y ese motivo no es otro que yo no sabía hasta donde podía llegar el boato y la parafernalia que ponen en escena algunos padres para rodear al hijo primocomulgante de todo lujo de detalles a cual de ellos más costoso.

Con ocasión de acompañar a un sobrino-nieto en ese su primer contacto directo, en cierto modo, con Jesucristo, pues creo que hay otros momentos en nuestra vida que son muy anteriores a esta ceremonia que celebra la Iglesia Católica en que tenemos ese primer encuentro, y puede servir como ejemplo el momento en que accedemos a la vida sin ningún tipo de problema para el recién nacido y su madre, entré en el aparcamiento del colegio, por cierto del Opus Dei, en cuya capilla tuvo lugar el acto a que me refiero, y cual fue mi asombro al comprobar que allí se encontraba aparcada una enorme, por su larga carrocería, limusina negra. Al principio no le di más importancia que la que pueda ajustarse a ese costoso boato y a esa parafernalia a los que antes he hecho mención. Pensé en una cosa: En que los padres del niño se habían pasado tres o cuatro pueblos.

Una vez en la capilla y dentro del contexto del ceremonial, el sacerdote oficiante preguntó a los niños si sabían quien era el personaje principal en el acto que estaban celebrando, de inmediato pensé: ¡Vaya pregunta! ¡El personaje principal es el niño al que han traído sus padres en la limusina! En ese mismo momento oí la voz de uno de los niños que, respondiendo a la pregunta del cura, dijo: Jesús. Al escuchar ese nombre me dije: ¡fíjate que casualidad, el niño de la limusina también se llama Jesús! ¡El niño que respondió pensaba lo mismo que yo! No se si los padres del niño de la limusina le pusieran al corriente de lo que suponía el recibir la primera comunión y el porqué de ello. Creo que no se trataba de “impactar” al niño espiritualmente pero si de “impresionar” al resto de niños y a los familiares de estos allí presentes, con aquel pedazo de automóvil.

Al finalizar la ceremonia y yendo de camino hasta donde tenía mi coche estacionado, pudo ver como el niño subía a la “aparatosa” limusina. Y en ese momento me pregunté: ¿Sabrán los padres de este niño como entró Jesús en Jerusalén y como salió camino del Monte Calvario? ¿Le habrán enseñado lo que es y lo que representa el Hijo de Dios para los creyentes? No se si mis preguntas merecen una respuesta afirmativa pero creo que la capacidad de retentiva del niño de la limusina quedó totalmente bloqueada e incapaz de recordar nada, cuando al salir de su casa a la calle se encontró con aquel majestuoso carruaje.

Que dirán los obispos si se enteran de lo de la limusina. Dirán que eso es fruto de la política de desprestigio de la Iglesia Católica que Zapatero pone en práctica a diario y no la actitud de algunos de sus ostentosos “parroquianos” o feligreses consentidos por ellos.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris