Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Narcís Serra, Pascual Maragall, Juan Piqué Vidal y sus jueces

Rafael del Barco Carreras
Redacción
sábado, 2 de junio de 2007, 08:37 h (CET)
En cuanto a los tres años preventivo, y juzgado, condenado a esos tres años, caso CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, Serra y Maragall contestarían que el Ayuntamiento no decreta prisiones.

Pero las piden y se oponen una y otra vez a la libertad con fianza, al tiempo que su gente obtiene créditos, avales y dinero de Javier de la Rosa Martí, mejor dicho, del Banco Garriga Nogués, manejado como su padre el Consorcio, por lo que quebró por 100.000 millones de los 1980, diez veces más. Uno de los argumentos de su abogado Rafael Jiménez de Parga a mis denuncias era que el Sr. del Barco pretendía magnificar el sumario para salir con fianza de la cárcel. ¡Y la opinión pública convencida que los del CONSORCIO ya estaban en La Modelo!. La prisión la decretan los jueces, y en ese caso en concreto, Miranda de Dios, y ¡que casualidad!, es inquilino, a precio de ganga, de un hermoso piso de 170 m. propiedad de Juan Piqué Vidal (escriturado a nombre de su mujer), abogado de los De la Rosa. Años después lo aporta a una sociedad domiciliada en su bufete, que a la vez en el 2003 lo vendió al inquilino, el juez, por 40 millones, que paga en efectivo según la escritura, y que al poco anuncian la venta. Llamo, y piden 130 millones, su precio de mercado (mi denuncia, archivada). Y otro piso (de su hija) al juez Pérez Máiquez (comprado al mismo precio pero pagado con una hipoteca) que con los años presidiría la Sala que extinguió la responsabilidad criminal de Antonio de la Rosa Vázquez, padre de Javier, sin presentación del fugado como dicta la jurisprudencia (la prensa difundió una muerte falsa hacía unos años). Pero hay más sobre jueces. Se nombra un “Juez Especial”, prohibido por la Constitución, y hasta una “Sala Especial”, y uno de los componentes del Tribunal, Adolfo Fernández Oubiña, tiene tan estrecha relación con el Bufete Piqué Vidal (una denuncia archivada del 91 sobre blanqueo y otros delitos los relaciona desde los 60), que cuando se retira, ya muy achacoso, le nombra jefe de la sección de “Fauna y Derecho”, consultar Internet (un bufete especializado en contrataciones a jueces condenados, inspectores de Hacienda expedientados, e hijos de funcionarios), y el otro magistrado, Barrera Cogollos, actual Presidente de la Audiencia de Barcelona (especialista en desahucios, otra de las grandes especialidades del bufete)… y a los dos se les expedientó. En la Audiencia de Barcelona suceden tantas cosas “especiales” que el juicio por Gran Tibidabo necesita trece años para señalarse el 10-12-2007 (pospuesto varias veces), y al gran Javier, en Barcelona, su ciudad, a pesar de su larga “carrera delictiva”, solo se le ha condenado a cuatro meses por falsificar la firma del Emir de Kuwait, elevado a dieciocho por el Supremo.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris