Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Hasta para Solana Irán es una incógnita

Piotr Goncharov
Redacción
sábado, 2 de junio de 2007, 08:37 h (CET)
En su programa nuclear Irán ha avanzado tanto que hoy exigirle que cese el proceso de enriquecimiento de uranio, carece de sentido, estima Mohamed El Baradei, Director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Además, si las potencias mundiales ya se habituaron a convivir con Corea del Norte que elaboró el arma nuclear, “tendrán que hacer lo propio” con respecto a Irán, agregó. ¿Resulta que el Número Uno de la organización encargada de controlar el régimen de no proliferación del arma nuclear, invita a la comunidad mundial a aceptar la idea de que en cualquier momento, en el mundo puede surgir un nuevo poseedor de la traída y llevada arma nuclear?
De ser así, ya es hora de anular el muy sufrido Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TPA) que puede ser fácilmente burlado como en el caso de Corea del Norte e Irán. Con tanta más razón que incluso un organismo tan prestigioso como el Consejo de Seguridad de la ONU es incapaz de ampararlo.
El 24 de marzo pasado el CS de la ONU aprobó la resolución 1747 sobre Irán orientada a endurecer las sanciones impuestas por la resolución anterior y fijar un límite de 60 días para que ese país cese todas las actividades de enriquecimiento de uranio. Al expirar ese plazo, El Baradei deberá presentar al CS de la ONU un informe sobre el cumplimiento por Irán de lo previsto en ese documento.

Teherán se negó a cumplir las exigencias de poner coto al proceso de enriquecimiento de uranio prosiguiéndolo, por el contrario, con sumo éxito. En el momento en que esta resolución se asumía, Irán ya había puesto a funcionar dos bloques con 164 centrifugadoras cada uno de éstos, destinados a enriquecer uranio. Actualmente, de dar crédito a los especialistas iraníes, en el complejo de enriquecimiento de uranio en Natanz ya funcionan 1600 centrifugadoras.

De momento, para alcanzar el nivel industrial de producción de combustible nuclear que requieren sus plantas electronucleares, en breve Teherán se propone poner en marcha 3 mil centrifugadoras. En total, Irán, según afirmaciones de su administración, proyecta instalar más de 50 mil centrifugadoras para cubrir las necesidades de combustible nuclear que presenta su sector atómico civil.

No se trata de un infundio. En realidad, el complejo de Natanz está calculado para 54 mil centrifugadoras, las que podrán producir la cantidad necesaria de combustible nuclear para 20 bloques atómicos cuya potencia global será de 20 mil megavatios, según todos los planes de Irán encaminados a desarrollar su sector atómico. Actualmente en Bushire se construye el primer bloque.

El solo ejemplo de la planta electronuclear de Bushire evidencia que para construir 20 bloques de mil megavatios cada uno de ellos, se precisarán varios años, es decir, se trata de un programa calculado por varios decenios. Por esto los expertos se preguntan: ¿para qué esa prisa en torno a los 50 mil centrifugadoras? Además, la propia idea de iniciar el enriquecimiento industrial de uranio incluso a nivel de 3 mil centrifugadoras, es contraproducente, sin hablar de la puesta en explotación de todo el complejo de enriquecimiento de uranio en Natanz.

A decir verdad, existen otros cálculos que permiten enfocar ese problema desde una óptica distinta. Especialistas consideran que para crear una bomba atómica, es decir, enriquecer la cantidad necesaria de uranio hasta el 80-90% utilizando 3 mil centrifugadoras, se precisara no menos de un año, pero utilizando 50 mil se requerirán tan sólo de 5 ó 7 semanas a dos meses.

Todas estas circunstancias permiten a Occidente -en primer lugar, al opositor principal de Irán, Estados Unidos- afirmar que las ambiciones nucleares de Teherán tienen por objetivo crear tecnologías de enriquecimiento de uranio que hagan posible desarrollar armamento nuclear.

En breve la comunidad internacional intentará de nuevo hacer sentarse a Irán a la mesa de negociaciones. El CS de la ONU prepara la tercera resolución sobre Irán y el 31 de mayo se efectuará la segunda ronda de conversaciones del Secretario del Consejo Superior de Seguridad de Irán, Ali Larijani, con el alto comisario para la política exterior y seguridad de la UE, Javier Solana.
Sin embargo, últimamente esas negociaciones con Irán suscitan varios interrogantes. Surge la impresión que ni Javier Solana, sin duda hábil negociador, sabe qué esperar de su interlocutor. Por su parte, Irán hace el juego a Solana aparentando no saber tampoco lo que de él se espera.

Por ejemplo, tras la primera ronda de negociaciones en Ankara, celebrada en la última década de abril, Larijani y Solana señalaron avances en la elaboración de un programa común Irán-UE. Está claro a qué progreso se refirió Larijani. Desde marzo pasado hacia acá, Irán QUINTUPLICÓ su potencial destinado a enriquecer uranio. Al mismo tiempo, Teherán hace declaraciones cada vez más perentorias de que ni hablar se puede de la ronda de las nuevas negociaciones si se pretende imponer condiciones preliminares, es decir, de que Irán cese todas sus actividades de enriquecimiento de uranio. A medida que va aumentando el número de centrifugadoras de enriquecimiento de uranio, el tono negociador de Teherán se torna más categórico.

¿Qué entendía Javier Solana por progreso en las negociaciones?

Tal vez, Javier Solana entienda el progreso como El Bareadei quien considera como un hecho consumado que la exigencia de que Irán deje de enriquecer uranio es ilusoria.

____________________

Piotr Goncharov, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris