Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El auto bombo hace desbarrar a los Bardem y compañeros de la farándula

Miguel Massanet
miércoles, 18 de febrero de 2015, 08:14 h (CET)
Una vez más, señores, tenemos que soportar que el virus del rencor, el afán de publicidad, la falta de sensatez y la egolatría que, en muchas ocasiones, acompaña a aquellos que no han sabido digerir el éxito que la vida les ha otorgado; han contribuido a este cóctel indigerible de ignorancia, presunción, falta de sentido común y temeridad, con el que algunos alimentan su ego, destrozan la lógica de la razón y quedan en el más espantoso ridículo ante aquellos que se ven obligados a soportar sus memeces y despropósitos.

Y es que, cuando unos señores que ya han caído en el error demasiadas veces para que, todavía, pretendan dar consejos, formular crítica, decir perogrulladas o constituirse en altavoces de sus absurdos pensamientos, como es el caso de esta familia de cómicos formada por los Bardem o en el momento en que debemos enfrentarnos de nuevo a las tonterías inexcusables para un señor que, además, era juez antes de que le entrara el afán de erigirse en “salvador de la humanidad”, como es el caso del señor Baltasar Garzón; que sigue empeñado en dar golpes contra el aguijón después de haber rodado por todo el mundo, desprestigiando a España y pretendiendo convertir su odio y rabia por aquellos que lo juzgaron y condenaron por prevaricación, hay que decir que con plena justicia; en causa suficiente para unirse a la campaña emprendida por aquellos, cuyo principal objetivo, es devolver a España a la situación previa al comienzo de la Guerra Civil, en la que unos y otros se mataban en las calles mientras, desde Rusia, se planeaba hacerse con nuestra nación. Gracias a Dios que, a falta de patriotas en aquel gobierno de la República, un general, el general Franco, supo pararles los pies antes de que lo consiguiesen.

Y es que, cuando un se entera de que el ex juez Garzón sigue en su locura de pedir al Estado 3.000 millones por la Guerra Civil española, no puede dejar de pensar que este señor ha entrado en un proceso psicopático que le impide situarse en la realidad, darse cuenta de que ya han pasado 75 años desde el final de aquella contienda y que, la mayoría de los que intervinieron en ella, ya están criando malvas. ¿Quién debería pagar los 3.000 millones, el Estado? ¿A dónde debería ir a parar tan ingente cantidad? ¿Con qué dineros se pagaría? Porque si el Estado debiera pagar tres mil millones lo haría con los impuestos de los españoles que irían a para al Tesoro que luego se los devolvería a través de prestaciones públicas que antes, evidentemente, habrían sido suspendidas por la obligación de pagarse el Estado a sí mismo… mejor no seguir porque nos metemos en un berenjenal de alivio. Este mismo Garzón fue el que propuso iniciar un juicio contra el general Franco una vez éste ya llevaba años enterrado en el Valle de los Caídos. ¿Está este señor en condiciones de “exigir”, como parece que lo ha hecho a través del manifiesto “Merecemos otra comunidad de Madrid”, la creación de un Frente Popular de izquierdas para conseguir hacerse con la Comunidad de Madrid?

Bien, pues resulta que, tanto los hermanos Javier y Carlos Bardem, como el ex juez Garzón y otros actores, músicos, profesores ( resulta curioso el hecho de que los profesores, grandes responsables del fracaso escolar, incitadores a las huelgas, politizados y convertidos, muchos de ellos, en defensores de los antisistema; se atrevan a protestar, cuando el informe PISA, ha dejado a la enseñanza española a los pies de los caballos), abogados, sociólogos y otros representantes de la sociedad civil madrileña, han firmado el manifiesto mencionado porque, a su juicio, en pro del “interés común”, faltaría más, se pretende apoyar una “candidatura popular para que gobierne en Madrid” ( ¡cuántas barbaridades se han cometido en nombre del pueblo!) y por “encima de intereses partidistas” ( claro, el que todos ellos sean de izquierda y de izquierda radical, no tiene nada que ver con los intereses partidistas); porque, señores, estos señores sostienen que no se puede consentir que en la autonomía madrileña haya una “marcada desigualdad” ¿Y en Andalucía, Catalunya, País Vasco o el resto de comunidades no la hay? Claro que, para ellos, nuestra Sanidad es un desastre y está “maltratada”. Pues si la sanidad española, que es la mejor valorada de Europa; donde existen los mejores hospitales públicos, los ciudadanos disponen de las medicinas que precisan y nuestros médicos, tanto en I+D como en cuanto a su valoración profesional se pueden igualar con los mejores de los EE.UU. y otros países mucho más ricos que el nuestro si para ellos está “maltratada”, la verdad, no sabemos a que tipo de asistencia sanitaria se referirán estos señores que, por cierto, muchos de ellos como Bardem y Penélope Cruz, no viven en España y sólo aparecen por nuestro país cuando tiene algún acto al que asistir.

Claro que, todos estos señores firmantes, es muy probable que no necesiten acudir a la Seguridad Social porque son ricos, pero se apuntan a cualquier iniciativa que vaya contra de la derecha porque a ellos, con gobiernos como el del señor Zapatero, les iba mejor. El estado subvencionaba sus películas, aunque fueran unos bodrios; sus obras de teatro e incluso, y ello sigue vigente, la TV1 está obligada a participar económicamente en diferentes películas españolas. Para los de la farándula, sin duda, el sistema de las subvenciones recibidas del Estado, era el maná que les permitía que, obras a las que apenas asistían media docena de personas, pudieran subsistir y permitir a sus intérpretes seguir medrando a costa de los impuestos de los demás. Y, precisamente por estos despilfarros, España ha sufrido la crisis mayor desde hace muchos años.

Pero estos señores parece que pertenecen a la ONCE o, al menos, desde el punto de vista político, no se enteran de lo magnífica que está la capital de España y de que, dentro de la nación ha sido la comunidad que menos ayudas ha recibido y la que ha tenido mejores resultados. Lo que pasa es que, este tipo de ceguera, es contagiosa y la posibilidad de que la recuperación que ya se atisba, aunque un poco lejana, llegue antes de que ellos hayan conseguido desestabilizar el régimen, ocupando los puestos en las instituciones y hacerse con el gobierno de la nación, es algo que a ninguno de estos señores le puede resultar agradable. Todos ellos necesitan, y por ello lo intentan por todos los medios, que las cosas vayan mal, que España no progrese; que no consigamos financiación barata, como ocurre ahora; que no descienda el desempleo y que el pueblo esté descontento e irritable, para poder conseguir su objetivo, que es la bolchevización del país.

Puede que el aforismo “de fuera vendrán quienes de casa te echarán” pueda tener sentido en este caso en que, unos trotamundos, otros huéspedes transitorios de la comunidad o, como está sucediendo con el grupo Podemos, miembros de grupos extremistas financiados desde fuera de nuestras fronteras, hayan elegido a la comunidad madrileña como la más simbólica, como la sede de las Cámaras de representación popular o como el lugar de ubicación del Gobierno; para intentar dar un golpe de fuerza, aunando a las izquierdas para el asalto con el que pretenden debilitar a la derecha y adelantar la crisis interna, que les permita contrarrestar los efectos beneficiosos que nuestra economía empieza a poner en evidencia y que, es muy posible que, en el tiempo que resta para las elecciones legislativas, de finales del 2015,las mejoras que se puedan haber producido, tanto en el desempleo como en el resto de áreas industriales y comerciales del país, puedan ser tan notorias que, el pueblo, se replantee la intención de su voto. Por ello debemos denunciar los intentos que, con toda seguridad, se van a producir de aquí a las elecciones, con el único fin de desorientar a los ciudadanos y favorecer a aquellos partidarios de la dictadura del proletariado de signo comunista.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, debemos desconfiar de aquellos que pretenden darnos gato por liebre.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris