Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El innato deseo de rezar

José Vicente Cobo
Vida Universal
jueves, 31 de mayo de 2007, 22:04 h (CET)
En más de una persona de edad avanzada des­­pierta el deseo de rezar. También para esto es válido el tener que aprender. No deberíamos recitar nuestras oraciones como le­tanías. Rezar significa llegar a ser, hacer que la oración se convierta en vida. Quien rece así, no necesitará igle­sias construidas de piedra si no solamente el apo­sento tranquilo del que habló Jesús, el Cristo, para reti­rarse a lo más in­ter­no, a lo más sagrado, que brilla en la profun­didad de nuestra alma.

Rezar con fortaleza de fe significa volverse tran­­quilo, pues a partir de una oración con for­ta­leza de fe despiertan confianza y entrega. La entrega al gran manantial inagotable de la luz en nosotros, a lo más sagrado en el fondo del al­­ma, ayuda al que reza de ver­dad, pues enton­ces la vida se convierte en plenitud. Una vida con consciencia de la meta significa enton­ces vi­da plena. Los días grises y opacos del pasado mo­­ri­rán. La luz en la persona que reza se volverá más luminosa, más perceptible, de forma que en él va madurando el siguiente pensamiento: Yo camino hacia la vida más elevada, hacia la exis­tencia perfecta.

La naturaleza nos enseña a olvidar lo viejo, lo he­cho y cancelado, a afirmar lo nuevo y veni­de­ro, pues inmortal es el alma. En lo profundo de nuestra alma está el tesoro de la eternidad. Para encontrarlo, hay que ponerse de camino. Quien se acerque al tesoro, sen­tirá también la ganancia – es la vida eterna, el SER.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris