Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Wolfowitz o el, al menos, dos veces golfo

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 31 de mayo de 2007, 21:47 h (CET)
“Es un axioma que aquél a quien todos conceden el segundo lugar tiene méritos indudables para ocupar el primero”. Jonathan Swift

El cese o la dimisión (dejémoslo en la sonrojante renuncia pactada) de Paul Wolfowitz (sí, hombre/mujer, sí; haz memoria; el señor que, a la entrada o salida, pues no recuerdo fielmente, de una mezquita, mostró a todo el mundo que se puede vestir traje y tener en casa una legión o regimiento de ratones a dieta o siguiendo el régimen indignante de los calcetines de su dueño; ¿caes ahora?; ése, sí, el mismo, el de los “tomates”) de la Presidencia del Banco Mundial no sé a ti, desocupado/a lector/a, pero a mí me tiene en un sinvivir, con el alma en vilo, resumiendo, en ascuas.

Según aseguran los entendidos en la materia, resulta bastante improbable que, aunque suene insistentemente el nombre del primer ministro Tony Blair, que abandonará el número 10 de Downing Street el próximo 30 de junio, éste vaya a ocupar el sillón que, a partir de la susodicha fecha, dejará vacante Wolfowitz, itero, resulta bastante improbable que se quiebre esa ley no escrita que viene a decir que las riendas del Banco Mundial las debe llevar un norteamericano y las de su hermano mellizo, el Fondo Monetario Internacional, un europeo, actualmente, el español Rodrigo Rato.

Ignoro si los méritos (consensuados) que se le reconocen a Wolfowitz son auténticos. Supongo que algunas cosas buenas habrá hecho en el ejercicio de su cargo el señor en cuestión. Ahora bien, no me trago (porque no me pasa) ni comulgo con esa patraña, rueda de molino o trampantojo que es aceptar que no obró de mala fe al promover y aumentar en un 36% el sueldo a su pareja. Tengo para mí que a Wolfowitz, urgiéndole tal vez dar la razón cuanto antes a la castellanización de su apellido, golfo bis, golfo doble, o sea, dos veces golfo, dio muestras de ser un tal con la mentada y lamentable ocasión de la promoción y subida salarial a su novia, y lo ratificó, quiero decir que reeditó el bochornoso papel, cuando pactó con el Consejo Ejecutivo del Banco Mundial no haberlo sido.

Como colofón, para sustituir a Wolfowitz, uno de los diseñadores de la invasión de Irak, ex “número dos” del Pentágono, además del nombre de Tony Blair, propuesto o sugerido por el Premio Nobel de Economía 2001, Joseph Eugene Stiglitz, suenan o se barajan también como candidatos el del secretario del Tesoro, Henry M. Paulson, y el del ex presidente de la Reserva Federal, Paul Adolph Volcker.

Ya había decidido que el que antecede fuera el postrero parágrafo del presente artículo, cuando, mientras comía en la habitual y grata compañía de mi señera y señora madre, Iluminada, en las noticias de Cuatro he escuchado que Robert Zoellick era el candidato propuesto por Whasington para presidir el Banco Mundial. Y he recordado que, como adelantara con acierto Sergio Brosa el lunes pasado, 28 de mayo de 2007, en uno de su “reales de vellón”, Bob Zoellick (Naperville, Illinois, 25 de julio de 1953), de 53 años, ex “número dos” de la Secretaría de Estado y en la actualidad consejero del banco de inversiones Goldman Sachs, podía ser propuesto por la Casa Blanca para hacerse con la dirección y el gobierno del Banco Mundial, en sustitución de Paul Wolfowitz.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris