Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La realidad del PP en Catalunya

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 31 de mayo de 2007, 21:47 h (CET)
La realidad se caracteriza por su tozudez. Todos los que pretendan luchar contra la evidencia tarde o temprano acaban por pagar el tributo a su temeridad. Este es el caso del PP de Barcelona, mejor dicho, de los líderes del PP en Barcelona, para ser más exactos. Me guardaré muy bien de poner peros a la actuación de Alberto Fernández Diaz quien, a mi modesto criterio, ha tenido una actuación notable en la apasada campaña electoral y ha conseguido algo que el partido no ha logrado en todo el resto de Catalunya, o sea, revalidar los siete escaños que tenía el partido en Barcelona desde el 2003. Pero hay que decirlo: falta un líder carismático en la presidencia del PP catalán.

Dicho esto debemos reconocer que el resultado de las elecciones municipales en Catalunya para el PP ha sido deplorable. Si de las 43 circunscripciones electorales del país sólo ha conseguido representación en la midad y si de los 350 concejales que obtuvo en el 2003 se ha tenido que conformar con menos de 280, no creo que haya nadie medianamente inteligente que pueda afirmar que ha sido un éxito. Si a ello añadimos la pérdida de más de 40.000 votos pasando de un 11’1% en el 2003 a un modesto 9’9% en el 2007; debiendo resignarse a ocupar el cuarto puesto en el rankin de partidos tanto en Barcelona como en toda la provincia; podemos llegar a la conclusión de que el PP en Catalunya se ha dado un solemne batacazo, y conste que me duele el tener que decirlo.

Pero si de los datos pasamos a querer analizar las causas de que se hayan producido estos resultados deberemos comenzar por analizar la táctica impuesta por su dirigente, el señor Piqué. Lo cierto es que nunca fue santo de mi devoción debido a la deriva que impuso al partido hacia posiciones turbias (acercamiento a los nacionalistas de CIU). Ya entonces se percíbía con claridad que el rumbo de su mandato no iba a ser el que precisaba el PP, pero Rajoy no pareció entenderlo así y aquí tenemos los resultados. Entender que, en Catalunya, se podría apalancar al partido a base de intentar robarle votos a CIU (derecha nacionalista catalana) a base de colaborar en la redacción del Estatut fue, simplemente una utopía, como lo fue después el pretender pactar con ellos para desbancar a Esquerra y a los socialistas. Consiguió, en efecto, que los españolistas del partido nos apartáramos de él y que valores como Vidal Cuadras quedaran arrinconados, desperdiciándose su fuerza y tirón electoral (con él llegamos a tener el 18% de los votos catalanes) lo que le permitió al PP ganar las elecciones.

Un personaje camaleónico como Piqué, que antes militó en el PSUC, luego en CIU para pasar al PP puede, quizá, ser un buen ministro, como en realidad lo fue (tanto en Industria como en Exteriores), pero dificilmente puede encajar en un puesto tan difícil y de tanto sacrificio como es el de Presidente del PP catalán. Ya tuvieron su primer fallo al permitir que se crease un partido, como Ciutatans per Catalunya, que les robó unos votos preciosos en las pasadas elecciones Autonómicas. Abandonaron la defensa del idioma español, el castellano, y esto les permitió a los del señor Riera, encontrar un hueco para restarles votos al PP. Nunca el señor Piqué y su íntimo colaborador el señor Vendrell debieron permitir, en aras a un supuesto acercamiento a la parroquia de CIU, desatender a la suya propia, que se sintió desamparada en medio de un país que les era hostil. Yo no los voté y, como yo, miles de miembros del PP, que nos sentimos traicionados en nuestros ideales y en nuestras creencias.

Pero ahora que ya han pasado las elecciones, que hemos tenido ocasión de comprobar nuestras víctimas en el campo de batalla de Catalunya y que hemos hecho recuento de la debacle que se ha producido en nuestros efectivos y hemos realizado el balance de nuestras pérdidas; creo que ha llegado el momento de que desde Madrid, desde la sede del PP en la calle Génova y desde las más altas instancias del partido se tomen resoluciones drásticas. En primer lugar, porque el señor Rajoy sabe perfectamente que sin sacar un buen resultado en Catalunya dificilmente puede ganar las Generales; en segundo lugar, porque en Catalunya, y no le quepa la menor duda de esto, probablemente haya una bolsa de cuarenta mil votantes españolistas que se han abstenido de votar al PP, por la trayectoria renqueante y acomodaticia del señor Piqué en la cuestión de la defensa del español y de los que nos sentimos españoles y catalanes; en tercer lugar, porque el hecho de que desde los votantes de CIU y del propio PSC se muestre una simpatía manifiesta por Piqué y, por el contrario, se le atribuyan los fracasos del PP en Barcelona y provincia a los líderes de Madrid, encabezados por el propio Rajoy es señal inequívoca de que Piqué no es el Presidente más adecuado para nosotros. ¡No necesitamos al aprecio de los adversarios, sino que nos teman!

Espero que el señor Rajoy no se deje aconsejar por el grupo de Gallardón, Arenas, Matas y compañía si es que, de veras aspira a ganar los comicios del 2008 y, en esta aocasión, al menos, tome ejemplo de Camps, Zaplana, Aceves y Esperanza Aguirre; que son los que representan el sentir de más del 80% de la clientela popular. No se ganan elecciones adjurando de los principios que defendemos, sino al contrario manteniéndonos firmes en ellos y demostrando que somos mejores que nuestros adversarios políticos. Un paradigma de ello ha sido doña Esperanza Aguirre que con fortaleza, sin arrugarse y con su buen hacer se ha metido a Madrid en el bolsillo y, de paso a todos los españoles. Mire usted señor Rajoy, déjese aconsejar por la aprudencia y devuélvanos al señor Vidal Cuadras, que él sí sabe cómo hay que tratar a los catalanes para llevarnos a una regeneración del partido que nos permita aglutinar el voto necesario para superar los próximos comicios. En caso contrario despídase usted de la Presidencia del gobierno.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris