Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia dispone de generadores de impulsos sin igual en el mundo

Yuri Záitsev
Redacción
miércoles, 30 de mayo de 2007, 22:33 h (CET)
Científicos rusos de Tomsk, Ekaterimburgo, Nizhni Nóvgorod y Moscú desarrollaron con el esfuerzo conjunto una serie de generadores de pequeñas dimensiones capaces de engendrar impulsos energéticos de miles de megavatios, potencia homologable con la de un reactor de la planta nuclear moderna.

Cabe señalar que lo que generan nuevos dispositivos no es la electricidad sino la radiación electromagnética. Destacan por enorme potencia de impulso con durabilidad no superior a mil millonésima de segundo. Es bastante alta la frecuencia de tales impulsos.

Según las palabras del vicepresidente de la Academia de Ciencias de Rusia, Guennadi Mesiats, la URSS creó los primeros aceleradores de electrones de alta precisión ya en los años 60 del siglo pasado. Diez años después obtuvo resultados inusuales en materia de generación de fuertes impulsos micro onda con durabilidad de orden de nanosegundo. En rigor, los científicos rusos asumieron el liderazgo mundial en el ámbito de la llamada electrónica relativista de alta precisión.

El impulso representa interés en el plano de su aplicación en las investigaciones científicas fundamentales. Las fuentes de radiación superpotente pueden tener amplias prestaciones en el desarrollo de los sistemas de radiolocalización por impulso de largo alcance y alta resolución, en la investigación de la acción no térmica que potentes campos electromagnéticos ejercen en componentes radioelectrónicos y en diversos objetos biológicos.

Nuevos generadores de impulsos de superpotencia pueden utilizarse para comprobar la confiabilidad de equipos radioelectrónicos y verificar la estabilidad de instalaciones energéticas a la acción de diversos factores. Son capaces de simular las interferencias que acompañan un rayo y hasta la explosión nuclear. Las dimensiones inusualmente pequeñas y las características físicas insólitas hacen muy amplio el ámbito de la aplicación de nuevos dispositivos. Se sabe que el impulso electromagnético es uno de los factores destructores de la explosión nuclear. Pone fuera de servio incluso a los sistemas electrónicos de mando que hayan resistido los afectos de la onda de choque y convierte en chatarra las costosas armas ingeniosas. Existen distintos métodos de engendrar la radiación electromagnética. Por ejemplo, la explosión comprime el campo magnético, generando impulso.

En los años 50 del pasado siglo el académico Andrei Sájarov fue el primero en desarrollar el proyecto de creación de tal bomba. A día de hoy estos “radiadores”, obra de científicos rusos lideran en mundo en cuanto a la magnitud del campo magnético generado y a la corriente eléctrica máxima. Por sus características superan en más de diez veces a los modelos extranjeros similares. Su radio de acción en misión de combate varía de centenares de metros a kilómetros en función del dispositivo, contra el cual actúa la “explosión electrónica”. Sin engendrar la onda de choque ni causar destrucciones visibles, tal explosión inutiliza a todos los equipos electrónicos del enemigo. A diferencia de los sistemas de supresión radioelectrónica, el arma electromagnética es capaz de causar daños a los componentes electrónicos de los equipos en estado desconectado.

En el momento actual los Ejércitos y la infraestructura de muchos Estados destacan por su elevadísimo nivel de electronización. Por eso el arma electromagnética se destinará a inutilizar, ante todo, las ayudas radioelectrónicas. El efecto destructor se debe a la alta velocidad en subida de los componentes magnético y eléctrico del impulso electromagnético.

Los estadounidenses mantienen el liderazgo en el empleo de esta arma durante las acciones de combate reales. Así, el Pentágono la ensayó en Yugoslavia. Hay quien afirma que las bombas electromagnéticas podrían haber predeterminado el éxito de EEUU ya en la fase inicial de la campaña militar contra Irak, destruyendo tanto los sistemas de mando y control de Bagdad como los componentes electrónicos de los sistemas misilísticos, incluso los ubicados en bunkers de gran profundidad. No obstante, el Comando estadounidense abandonó el plan de empleo de las bombas electromagnéticas por temor a causar deterioro a los sistemas radioelectrónicos de EEUU emplazados en las mismas regiones.

En el momento actual muchos países poseen el arma electromagnética. El que sea líder en el ámbito de la radiación electromagnética, saldría ganador de las guerras del futuro, afirman expertos militares. Desarrollan las investigaciones en este terreno tanto las empresas militares como diversas instituciones civiles, institutos y centros universitarios por lo que crece la amenaza del terrorismo radioelectrónico. Por ejemplo, se venden por la libre potentes generadores compactos pulsado de haces de rayos electromagnéticas, capaces de reducir a cenizas en un santiamén todos los equipos electrónicos de una central eléctrica o de un centro de control de un sistema energético.

El impulso corto, pero de alta intensidad en un instante paraliza el funcionamiento de bases de datos, centros financieros y empresas industriales.

____________________

Yuri Záitsev, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris