Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Autores   Escritores   -   Sección:   Entrevistas

“Hoy, las mujeres trabajamos y mantenemos las mismas obligaciones domésticas que tenían nuestras madres”

María Frisa, escritora
Herme Cerezo
lunes, 9 de febrero de 2015, 08:35 h (CET)



arbolficha







María Frisa (Barcelona, 1969) es licenciada en Psicología Clínica y en Trabajo Social. Ha escrito, entre otras, las novelas ‘Breve lista de mis peores defectos’, ’15 maneras de decir amor’, ‘Como entonces’ (Premio de Narrativa Universidad de Zaragoza, 2010) y del volumen de relatos ‘Uno mismo y lo inesperado’ (Premio Isabel de Portugal, 2007). También es autora de la serie juvenil compuesta por ’75 consejos para sobrevivir en el colegio’, ’75 consejos para sobrevivir en el campamento’, ’75 consejos para celebrar tu cumpleaños a lo grande’ y ’75 consejos para sobrevivir a las extraescolares’.

María Frisa viene dedicándose a la ficción desde hace tiempo. La obra de esta escritora barcelonesa afincada en Zaragoza ha sido publicada y, en su caso, traducida, en países como Italia, Francia, Portugal, Turquía, Hungría, México, Argentina y Brasil. Hace unos días pasó por Valencia para promocionar su nuevo libro ‘Cómo SOBREVIVÍ a la MADRE de PAVLITO’, editado por Espasa, en el que nos presenta a María, una psicóloga que soporta a una jefa peculiar, casada, con algunos kilos de más, un marido prendado de su GPS, una hija adolescente y un hijo que es amigo de Pavlito (con uve), cuya madre siempre pone cara de “yo soy así de estupenda”, porque es perfecta, delgada y sin arrugas.

A golpe de vista, el libro parece un manual de supervivencia o de autoayuda, pero María Frisa no está de acuerdo con eso. “Realmente es ficción y está cerca de ese género que Javier Cercas y otros, como Muñoz Molina, han ayudado a poner de moda y que es la autobiografía-ficción. Pero aunque la protagonista se llame como yo, también tenga tres hijos y esté casada, no diría que pertenece a ese género, entre otras cosas porque sus rasgos están formados por los de mis mejores ochenta amigas, además de por los míos propios, y porque de todo lo que se cuenta, solo dos o tres cosas me han sucedido a mí. El escritor que niegue que sus libros parten de sus propias vivencias, miente”. En el interior de los capítulos se intercala una serie de conejos que, según la autora, no es lo que parece. “Esos consejos carecen de utilidad y son la parte de la obra donde cargo más la sátira y la mala leche. Con ellos pretendo dar un giro contrario a todo lo que estoy escribiendo”. El libro, por tanto, es el producto de una original mezcla de aspectos, un texto fronterizo, un híbrido. “Para mí es una novela, pero también tiene algo de híbrido, porque incluye momentos de la vida tratados con humor. Su mejor definición sería la de un fresco de la sociedad actual, pintado con humor y que invita a la reflexión”.

“Cuando crees que tu vida es una mierda, que es imposible empeorar, hazme caso: ponte a régimen”, esta es la frase que figura en la portada justo debajo del título, como una afirmación taxativa. “Esto es una verdad como un piano. Tú puedes tener un día malo, pero si sabes que al llegar a tu casa te vas a comer una pizza jugosa y bien cargada de queso, el día se arregla. Sin embargo, si lo que te espera es una triste manzana en seguida lo tienes claro: esto es una mierda”. ‘Cómo SOBREVIVÍ a la MADRE de PAVLITO’ proviene de una acumulación de situaciones, sin excesivos planteamientos previos. “Suelo escribir mis novelas con guión, pero esta surgió de modo muy casual y está escrita a impulsos. Las escenas se me ocurrieron sobre la marcha y así las incorporé al libro. De hecho la vida de María, la protagonista, a mí ya me queda muy lejos, porque mis hijos ya no van al colegio”. María es muy exigente con las personas que le rodean y les reparte bastante leña. “En realidad, la protagonista contra quien reparte más estopa es contra ella misma, porque es muy autocrítica. Precisamente por eso se siente legitimada para dar caña a los demás y analizar las conductas de los otros”. Uno de los consejos que aparecen en el libro dice que “No es bueno enfadar a la mujer que te procura una de las cosas que más necesitas como madre: medicamentos sin receta”. “Uf, cuando tienes hijos pequeños eso es clave. Si uno de ellos está con fiebre y no te da tiempo de acudir al médico, lo mejor es tener una farmacia bien cerca de casa y llevarte bien con la farmacéutica, sin duda”.

090215entrevista2

María Frisa tiene claro que la sociedad actual es mucho más severa con la mujer que con el hombre. “Por un factor educacional, a nosotras se nos exige más, por eso nos empeñamos en ser las mejores profesionales, las mejores madres, tener una buena figura, disfrutar de un matrimonio perfecto, hacer que nuestros hijos saquen las mejores notas… Los hombres no tienen tan interiorizados ni ese sentimiento de perfección, ni el de la culpa. Nosotras trabajamos y mantenemos las mismas obligaciones domésticas que tenían nuestras madres. No sé si eso de que las mujeres trabajemos no ha sido más que un engaño”. Opina que un hombre no escribiría ningún libro como el suyo. “No lo escribiría porque los hombres carecen de suficiente capacidad autocrítica para ello”. Y también tiene claro que mujeres como la madre de Pavlito existen realmente. “Las hay a patadas. Por el factor de perfeccionamiento, somos más crueles que los hombres y todas te recuerdan continuamente tus defectos”.

Dentro de su análisis, en un momento determinado, la protagonista de ‘Cómo SOBREVIVÍ a la MADRE de PAVLITO’ se autodefine de un modo muy despectivo: “eres la mortadela del sándwich”. María Frisa explica la frase. “Una mujer en edad de criar hijos adolescentes es una mujer atacada, asediada por mil tareas, que va todo el día corriendo de una parte a otra y sufriendo montones de presiones, como la mortadela en el pan”. La era de las nuevas tecnologías que vivimos nos hace frecuentar el uso de un artilugio llamado teléfono móvil, en cuyo interior se agazapan los temidos y utilizadísimos WhatsApp. “Los WhatsApp son lo peor de lo peor. Los tengo silenciados porque no puedes estar mirándolos continuamente. El problema reside en que, cuando pasa un tiempo, te encuentras con trescientos mensajes pendientes de lectura y, como ignoras si son importantes o no, pues los lees todos, compruebas que son tonterías, y pierdes mucho tiempo”. Un recurso tradicional para que los hijos nos obedezcan son los gritos. “Gritar a un hijo es inevitable. Somos personas normales hasta que tenemos hijos, entonces nos volvemos personas gritonas, sobre todo las mujeres”. Pero el grito menoscaba nuestra autoridad. “Cuando les gritamos perdemos autoridad, pero si nuestros hijos fueran perfectos y obedecieran a la primera, no haría falta gritarles. Tengo comprobado que nos hacen caso a partir del quinto grito, cuanto realmente te ven enfadada”.

El futuro literario de María Frisa se presenta tranquilo, aunque no tiene claro qué rumbo va a tomar. “La verdad es que seguiré por donde me dejen. A mí me gustaría escribir una novela intimista, ya tengo la idea y las cuatro primeras frases. Pero ahora el mundo literario está muy difícil porque se vende poco y se piratea mucho. Desde luego, si me encargan que escriba sobre cualquier otro tema lo haré. No puedo perder oportunidades, porque no a todo el mundo le piden que escriba libros. Y si eso sucede, mi novela intimista tendrá que esperar un tiempo”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris