Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Matsuoka, el honor y los masokas

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 29 de mayo de 2007, 22:58 h (CET)
Se ha ahorcado el ministro de Agricultura, Bosques y Pesca japonés, Toshikatsu Matsuoka, por no soportar la pérdida de su honor al ser acusado de corrupción. Donaciones de empresarios públicos para obtener concesiones, es la madre del cordero que ha precipitado al harakiri por el método de la autoestrangulación.

El honor que antaño pululaba a sus anchas en Occidente, hasta en la más humilde familia especialmente en España. Japón siempre tuvo su particular código. Suelen ser los anglosajones los que al más mínimo índice de su falta en los administradores públicos, el que precipita su la caída del nada honorable. España antaño cuna literaria del honor, cantaba Hernán Cortés su loa, "más vale morir con honra que vivir deshonrado". La España actual abandonada al populismo democrático es benévolo con el corrupto, que siempre resurge cual ave fénix de sus infames cenizas. Unos 140 cargos del partido gobernante que se presentaban a las elecciones -desconozco si repiten mando en plaza- estaban condenados, imputados o implicados judicialmente en asuntos turbios. No paaasssa nada, que diría Antonio Burgos. Que el que ahora ocupa el tradicional cargo de molt (muy) honorable se le condona una deuda de 1.000 millones por estar gobernando, pues se reforma la ley de financiación de partidos y punto. La taxativa eliminación de los tribunales de honor de la Constitución española parece ser interpretada por la sociedad por la evanescencia y evaporación de ese concepto. Nadie en su sano juicio pide que los corruptos y amigos de lo público (que sí es de alguien, sra. Calvo), vayan suicidándose por ahí a la mínima que se le coja con las manos en la masa euraria. Lamentable es que parte de la sociedad toma el modelo -se escucha muchas veces- de que si lo hacen los políticos, porque no lo voy a hacer yo. La justicia es lenta y ya se sabe a quién beneficia el derecho alternativo. El resto de españoles que no ve Matsuokas alguno, en su extraño concepto de la honradez y el honor, lo que sí se ven cada día es más masokas.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris