Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Autores   Escritores   -   Sección:   Entrevistas

“A menudo los policías conocen quién es el culpable, pero muchas veces no pueden demostrarlo por falta de pruebas”

Sue Grafton, escritora
Herme Cerezo
jueves, 5 de febrero de 2015, 08:40 h (CET)
El día de Sant Blai de 2015 será recordado por varias cosas en la ciudad de Valencia, entre ellas la visita de Sue Grafton (Louisville, Kentucky, 1940), una de las autoras de género policial más afamadas del momento, que hace ya muchos años decidió asumir un reto apasionante y tentador: escribir una colección de novelas negras, cuyos títulos debían seguir el orden alfabético. Desde la primera, ‘A de adulterio’, hasta su última entrega por ahora, ‘W de whisky’, han transcurrido más de treinta años, salpicados por los exitosos casos de la detective Kinsey Millhone. De todo ello y de más cosas, habló Grafton en el salón de actos del MUVIM de la capital del Turia, acompañada por María Jesús Puchalt, delegada del área de Cultura de la Diputación Provincial; Vicente Ribes, Director del IAM; y Juan Ramón Viedma, ganador del II Premio de Novela Negra, que le fue entregado a la conclusión del acto por la propia Sue Grafton.

050215libro0

La escritora californiana comenzó diciendo que su padre fue quien le inculcó la pasión por la escritura. “Era fiscal y tenía poco tiempo para dedicarse a la literatura, pero logró publicar tres novelas y con la primera de ellos ganó un premio”. Él le descubrió muchos aspectos del oficio, detalles importantes que entonces no comprendía. “Yo era muy pequeña y no podía valorar todo lo que me explicaba. Eso lo entendí mucho más tarde. Me insistía mucho en la puntuación y en la ortografía, en la sencillez y en las transiciones, indispensables para mantener la atención del lector. También me enseñó a valorar a los personajes secundarios y a aceptar las críticas”. Sue Grafton se graduó en Lengua Inglesa y Humanidades, pero no poseía demasiadas habilidades sociales. Comenzó a trabajar en varias consultas médicas como secretaria, un cometido bien alejado de su formación académica.

Un profesor de la Universidad de los Ángeles, en la que había vuelto a matricularse, la animó a escribir y, tras varios intentos, su cuarta novela fue la primera que se publicó. “Yo estaba encantada, porque además me pagaron doscientas setenta libras esterlinas por ella”. Sue contrajo matrimonio y junto con su primer marido escribió guiones para Hollywood por espacio de quince años. “En Hollywood descubrí que yo no era buena trabajando en equipo, pero aún así hicimos muchos guiones para series de televisión. No me importaba coger los libros escritos por otros, trocearlos y desmenuzarlos para después reconstruirlos en forma de guión”. Tras divorciarse de su primer marido, volvería a casarse y a divorciarse de nuevo. Y justo ahí, en ese momento, comenzó todo.

050215libro2

Su segundo divorcio, el de su “marido malo” como ella mismo le llama, precipitó su dedicación a la literatura. “Una noche, mientras me encontraba tramitando mi divorcio, me dio por pensar cómo podía matar a mi marido, porque me lo estaba haciendo pasar muy mal, claro que yo tenía claro que si lo asesinaba tendría que pasarme el resto de mi vida en la cárcel “. Y eso no le gustaba nada, porque significaba que no podría ver a sus hijos. “Así que decidí volcar todos mis pensamientos criminales en una novela. De este modo surgió ‘A de adulterio’, la primera de la serie”. Lo que Sue Crafton ignoraba es que su “marido malo” albergaba intenciones muy similares a las suyas. “Después del divorcio, me enteré de que él había pensado contratar a un sicario para matarme a mí. Pero no lo hizo. Era muy agarrado, le dolía gastarse el dinero”.

Después de veintiséis novelas a cuestas, Sue recuerda que para escribir tuvo que documentarse a fondo, porque carecía de conocimientos de toxicología, derecho penal y criminología. “Lo que yo sí sabía era ser mujer y hablar como tal, por eso mi protagonista, Kinsey Millhone, es una mujer”. Escribió de golpe un buen puñado de títulos de la serie y comenzó el peregrinaje de la primera novela por muchas editoriales, hasta que en una de ellas se la aceptaron. “Mi representante literario me decía que no ganaría dinero escribiendo libros policiacos. Creo que el bueno de Neal se equivocó”. Grafton siente una cierta envidia de Kinsey, a la que siempre concibió como una mujer joven. “Soy un alma con dos cuerpos distintos: el de Kinsey y el mío. Y ella tiene el mejor. Yo he envejecido y ella no. También se ha divorciado dos veces, pero ahora no tiene pareja y carece de hijos. Mientras yo permanezco sentada frente al ordenador, aburrida, ella sale a la calle a perseguir criminales. Su vida es mucho más divertida”. Sobre su metodología de trabajo, manifestó que “escribo las ideas que se me van ocurriendo, porque no sé cómo se va a resolver un caso. Esas ideas van fraguando hasta formar el argumento y alcanzar la solución final. En alguna ocasión, como en esta última novela, ‘W de whisky’, me he quedado bloqueada, pero he sido capaz de detectar el fallo, que siempre está en lo que he escrito antes, volverme a concentrar y terminar la novela”.

050215libro1

Sobre el oficio de escritor, Sue Grafton tiene claro que “es muy difícil debutar como autor en el género negro. Para hacerlo bien es mejor escribir antes sobre otras cosas, leer mucho género negro y todos los libros existentes sobre cómo se escribe una novela policial”. Construir una historia criminal es todo un trabajo de artesanía. “Yo le proporciono al público pistas para descubrir el desenlace de los casos. Algunos lo averiguan pronto y otros hacia el final, pero cuando el lector cierra el libro ha de darse cuente de que tenía todos los elementos de juicio a su disposición, que no le he hurtado ninguno”. A su juicio y tras su dilatada experiencia, cada novela debe responder a un triple problema: “qué ha ocurrido en verdad; qué parece que ha sucedido; y qué y cómo discurre el policía o el investigador para descubrir la verdad”.

Para Grafton el éxito actual del género es indudable. “Creo que se debe a que a los seres humanos nos atrae el miedo y, gracias a estas novelas, lo percibimos desde la distancia confortable que nos proporciona un libro leído cómodamente. A mí me interesa mucho el lado oscuro de las personas y saber qué lleva a un individuo a dar ese paso que lo convierte en asesino”. Como colofón, Sue Grafton manifestó su confianza en que la justicia triunfe siempre. “Los policías, a menudo, conocen quién es el culpable. Pero muchas veces no pueden demostrarlo por falta de suficientes pruebas. Por eso vemos que, en ocasiones, un criminal es puesto en libertad tras haber cumplido solo un par de años de condena en la cárcel”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris