Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La estrategia griega puede descoyuntar la UE

“Hazte amigo del amigo de tu enemigo y de su enemigo” R.Lulio
Miguel Massanet
jueves, 5 de febrero de 2015, 08:21 h (CET)
El señor Manis Varoufakis, ministro de Economía griego, dijo que no quería saber nada de la Troika (FMI, BCE, Comisión Europea), a pesar que Grecia ha sido beneficiada con las ayudas económicas procedentes de la misma que, si no vamos equivocados, ya supera los trescientos mil millones de euros. El señor Varoufakis, con su aspecto de bon vivant, play boy, simpático y buen comunicador; sabe perfectamente lo que lleva entre manos y practica una táctica que nuestro refranero se hizo suya, hace ya muchísimos años, la de “divide y vencerás”. No en vano los griegos fueron expertos en la filosofía, las artes marciales, la literatura y las artes plásticas, algo que, a pesar de que ya no son la nación más importante de Europa, les ha dejado un poso cultural que, evidentemente, han sabido utilizar los del partido Syriza del señor Psipras, el flamante nuevo primer ministro griego.

Como dice al proverbio: “Si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma”. El señor Varoufakis ha decidido coger al toro por los cuernos y en lugar de negociar con los del Parlamento Europeo, en Bruselas, que parecía lo más apropiado, ha preferido iniciar una ronda de visitas a los países europeos, que forman parte de la CE. Y no crean ustedes que ha escogido al azar el orden en el que los va visitar, porque ha preferido comenzar por los que, aparentemente, estaban más cercanos a la postura griega y, con toda seguridad, también los que puede que hayan contribuido, en mayor medida, al rescate de la nación griega. Si dejamos aparte Chipre, una primera etapa entre amigos, las visitas a la Francia del señor Hollande o a la Italia del señor Renzi, es evidente que han estado bien calculadas porque, en ambas entrevistas, el señor Varoufakis ha conseguido encontrar el apoyo que anduvo buscando algo que, evidentemente, no va a encontrar en la Alemania de la señora Merkel o en la Holanda del señor Mark Rutte.

Si los griegos parece que andan listos en cuanto a manejar los pocos ases de que disponen, no parece aventurado decir que la UE parece que, como siempre, se está desenvolviendo entre sus aspiraciones de unidad, su deseo de afrontar los problemas comunitarios juntos y de tratarlos, estudiarlos y resolverlos en la sede del Parlamento Europeo, lugar en el que parecería lógico que se concentrasen los temas que, de alguna forma puedan afectar a todos los miembros de la Unión; y la realidad, que se empeña en demostrar que las individualidades nacionales de los países que la integran son incapaces de someterse al criterio mayoritario de la unión y sienten la tentación de actuar individualmente cuando se trata de temas que consideran que les puede favorecer tratarlos a espaldas del Parlamento Europeo.

No por haberlo dicho con anterioridad vamos a dejar de repetir lo extremadamente peligroso, no sólo para la CE, sino que para algunos de sus miembros, especialmente aquellos que, como España, han sido de los más aplicados en poner en práctica los consejos, las normativas, las indicaciones y las iniciativas que, voluntariamente o por imposición se nos recomendaron aunque, algunos de ellos, han puesto a nuestro Gobierno en una situación complicada ante los ciudadanos españoles. En efecto, España se encuentra, en estos momentos, en una situación política que podríamos calificar de extremadamente peligrosa en la que, no sólo se ve en la obligación de seguir en su política de recuperación para poder conservar y mejorar los adelantos que, tímidamente, se han conseguido llevar a cabo, sino que, por otra parte, han surgido de la nada, seguramente por lo extenuante de la crisis, por los intereses espurios de poderes fácticos ocultos, que siempre han intentado desestabilizar el país o por el cansancio de un pueblo acostumbrado a un nivel de vida elevado y que, en unos pocos años, se ha visto privado de él y con escasa esperanza de conseguir recuperarlo.

Fuere como fuese, lo cierto ha sido que, en parte por la inconsciencia y obsesión por la audiencia de las TV y la prensa españolas; en parte por los intentos de los separatistas de aprovechar la situación de debilidad por la que ha pasado el país y, también, por el intento de determinados grupos universitarios, protegidos y ayudados económicamente por los países revolucionarios bolivarianos, con Venezuela a la cabeza y el señor Maduro como instigador; que han provocado el inesperado fenómeno que ha representado el que, en solo unos meses, el grupo Podemos, del más radical izquierdismo comunista, haya conseguido unas cotas de popularidad impensables; que han logrado trabucar toda la política de país y poner en peligro, no sólo, lo que pudiera considerarse como el duro trabajo llevado a cabo para recobrar la confianza de la UE y de los inversores foráneos, de modo que nuestras Bolsas se hayan recuperado, nuestro déficit público haya mejorado sensiblemente y nuestras expectativas comerciales, (especialmente en algunos sectores), parezcan anunciar cambios importantes e, incluso, nuestro gran problema, el desempleo, da la impresión de que comenzara a dar signos de querer mejorar.

Podemos, en España, es el partido comunista clónico de lo que es Syriza del señor Psipras; con la desventaja de que, al menos aparentemente, el nuevo primer ministro griego parece ser más sensato, más moderado e, incluso, más inteligente que estos seudo anarquistas universitarios que, incomprensiblemente, han conseguido vaciar el cerebro de muchos españoles ( algo que, por cierto, no dice nada bueno del buen criterio, sentido común e inteligencia de nuestros conciudadanos), de modo que han conseguido poner al partido de Pablo Iglesias, Monedero y sus compinches, según las últimas encuestas del CIS, en segundo lugar en la intención de voto de los españoles. Europa y todos aquellos que puedan tener la tentación de negociar la deuda helena, de hacer quitas, o darles plazos excesivamente largos para liquidarla; deberán tener en cuenta que, en España, tendremos elecciones legislativas a finales de este año o principios del próximo y si, para entonces, Europa no ha reaccionado, no se ha percatado de lo que el efecto contagio de, un trato complaciente con los izquierdistas griegos ,puede suponer en cuanto a la potenciación de Podemos, el espaldarazo que ello supondría para todos aquellos que dicen que no hacían falta las medidas de austeridad y los recortes, en el gasto público, llevados a cabo por nuestro Gobierno, siguiendo las pautas e indicaciones europeas; lo que puede suceder en España puede ser el fin de la CE.

Europa está en condiciones de prescindir de Grecia si fuera preciso. Si a los griegos se les cortaran las ayudas o se les obligara a aceptar las condiciones para que la nación pudiera remontar la crisis, es evidente que lo que el señor Psipras prometió, en cuanto a desentenderse de la deuda, de prescindir de la UE, de reemplear a más de 3000 funcionarios y elevar el sueldo mínimo quedaría en agua de borrajas y, los griegos, se darían cuenta de que se equivocaron en sus votaciones. Este ejemplo sería el fin de Podemos, que se verían retratados en el espejo griego y lo mismo ocurriría con todos aquellos ciudadanos que, equivocadamente, han creído en sus promesas y en sus erróneas propuestas económicas. En el caso contrario, si la CE, cede, se dejan llevar por lo que piensan Hollande o Renzi y salen victoriosos los directivos griegos de Syriza, es evidente que el efecto contagio va a extenderse a otros países como España y Portugal y, una vez en ellos, ni Europa ni el resto de países podrán impedir que se produzca el renacimiento del comunismo soviético con todas sus espeluznantes consecuencias.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, observamos como Europa permite que, Grecia, mine su unidad de acción. Un error peligroso.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris