Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La Iglesia y los animales

Antonio García-Palao
Redacción
martes, 29 de mayo de 2007, 22:58 h (CET)
Ser cristiano y taurino es incompatible. No es que lo diga yo. Lo dicen, entre otros muchos, personajes relevantes de la Iglesia como el Arzobispo de Valencia Tomás de Villanueva (1487-1555), San Juan de Ávila (1500-1569), el Papa San Pío V (1504-1572), el Papa Sixto V (1520-1590), Fray Francisco de Alcocer (1559), Tirso de Molina (1579-1648), el Arzobispo Luis Manuel Fdez. Portocarrero (1635-1709), el filósofo y Sacerdote Jaime Balmes (1810-1848), el Cardenal Isidro Goma y Tomás (1869-1940), el Obispo Iniesta (en la reviste Tiempo del 29 de Julio de 1981), el Arzobispo Montuja (Méjico), el Obispo de Vic Antonio Pascual, el Obispo de Nimes Planier, el Obispo de Troyes (Francia), y un largo etcétera. La fuente y las citas se pueden encontrar en: http://usuarios.lycos.es/arcadenoe/toros.htm

Que los animales no son objetos sino criaturas con alma lo reiteró también el Papa Juan Pablo II. Que los animales son nuestros hermanos benjamines lo proclamó hasta la saciedad San Francisco de Asís. Que fueron queridos y protegidos por ascetas y santos lo demostró con su ejemplo también San Antonio Abad, patrón de los animales.

No sólo la Iglesia Católica se manifestó a lo largo de la historia contraria a la crueldad con todo los seres vivos, también otras comunidades e Iglesias cristianas actuales recogen este sentir "animalista". Recordemos que animal es un término que, en latín, proviene de ánima (alma). La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Adventistas del Séptimo día, sostienen que los animales, como los humanos son espíritus inmortales creados por Dios y hablarán en el juicio final sobre nuestra conducta con ellos. La comunidad cristiana internacional "Vida Universal" continúan coherentemente los pasos de las primeras comunidades cristianas como vegetarianos y defensores de todos los animales.

Oriente, cuna de todas las religiones, conserva y enseña el respeto por todas las criaturas de Dios. Hinduismo, Budismo y Jainismo son buena prueba de ello con cientos de millones de vegetarianos y defensores de los animales. El Dalai Lama, homólogo de Su Santidad el Papa lo ilustra.

La Iglesia española actual tiene pendiente una declaración formal e inequívoca contraria a las perversas corridas de toros. Antecedentes tiene para no ser de recibo que un día, cuando la moral triunfe, nos diga: "No supimos manifestar nuestra repulsa contra semejante crueldad". Cada legislatura democrática que transcurre en España son torturados hasta llegar al vómito de sangre, cerca de cuarenta y cinco mil toros .

Recuerden pues nuestros gobernantes civiles y eclesiásticos las palabras del Arzobispo Tomás de Villanueva, cuando hace ya cinco siglos declaró: "Os denuncio pues en nombre de Jesucristo Señor nuestro, que todos cuantos obráis y consentís, y si es vuestro, no prohibís las corridas, no sólo pecáis mortalmente, sino que sois homicidas y deudores delante de Dios en el día del juicio de tanta sangre y violentamente vertida."

Noticias relacionadas

​Vuelve el debate del aborto

Josefa Romo Galito

Alemania: cámaras en los mataderos activadas por el móvil de los inspectores

Domingo Martínez Madrid, Baños de Valdearados (Burgos)

​Nos daba los primeros avisos

JD Mez Madrid, Olot (Gerona)

​Ser Iglesia que como María sabe decir “Aquí estoy”

Jesús Martínez Madrid, Salt (Gerona)

​Para prevenir las “Manadas”

Xus D. Madrid, Palamós
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris