Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Pasotismo, desengaño, o pereza cochina?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 29 de mayo de 2007, 22:22 h (CET)
Es imposible obviar el tema y no crean que no me he resistido a ello, porque estoy convencido de que habrá sido analizado por activa y por pasiva por personas mucho más expertas que yo; pero, no obstante, pienso que sí se pueden hacer algunas consideraciones respecto a las pasadas elecciones municipales y autonómicas.

En primer lugar el “pasotismo” de los ciudadanos. Se podrá decir lo que se quiera como, por ejemplo, que algunos tenían tan segura la victoria de su partido que no se molestaron a ir a votar (visto lo visto no estuvieron, seguramente, muy acertados ya que las cosas han ido muy justas en según que circunscripciones); otros que prefirieron dedicar el día a la playa o a la montaña desentendiéndose del tema; otros desencantados de los políticos y otros, simplemente porque no les dio la real gana. Pero todo ello ha ocurrido en anteriores comicios y nunca, al menos en muchos años, se había dado una abstención tan grande (sólo votaron el 63’8% de los electores) una gran diferencia respecto a las Generales del 2004 (75’7%) y también si se comparan con las municipales del 2003 (67’7%). Es difícil saber a cuál de los anteriores motivos se ha debido este gran incremento, pero se me ocurre pensar que entre los jóvenes, especialmente, existe un rechazo visceral a todo el tema político al que es muy posible que hayan contribuido los propios políticos con su forma de actuar tan alejada de los problemas reales de la ciudadanía. En cualquier caso, supongo que hará que los anquilosados y anacrónicos partidos de siempre se replanteén otras tácticas para el futuro; empezando por aprobar una nueva Ley Electoral más en consonancia con los tiempos actuales.

Prescindiendo de las lógicas, típicas y tópicas reacciones de las distintas formaciones, que se han batido en los recientes comicios, en las que es difícil encontrar a alguna de ellas que reconozca haber perdido porque todas saben buscar el resquicio favorable para salvar la honra; existen algunos elementos que han diferenciado estas elecciones de las anteriores. En efecto, los resultados en el País Vasco y en Navarra han dado un espaldarazo, que no por esperado resulta menos preocupante, a los separatistas. En primer lugar conviene destacar que la afluencia de los votantes en estas autonomías, al contrario de lo ocurrido en el resto de España, ha sido muy nutrida. La abstención en Navarra sólo fue de un 24’9%; en Vizcaya la más alta fue de un 45’1% en San Sebastían y la más reducida un 37’7%, en Vitoria. En segundo lugar, el auge de Nafarroa Bai, que con 12 diputados puede llegar a alianzas con el PSOE para gobernar y, por el contrario, el descenso de CDN que ha perdido la mitad de sus diputados, lo que ha debilitado a UPN que, en Pamplona, puede costarle la alcaldía si el PSOE se alía con IU y ANV (que ha conseguido dos ediles).

Pero, de lo que no hay duda alguna es de que ha sido el señor Zapatero el culpable de que en el País Vasco y Navarra se haya producido lo que, hace tres años, nadie, ni los propios separatistas, hubieran soñado que pudiera suceder, o sea, que ETA, a través de ANV, accediera a ayuntamientos como los de Pamplona, Lizarra y Tafalla. No conviene olvidar que, el señor Zapatero, favoreció a los terroristas para que pudieran participar en las elecciones, a través de ANV. Conde Pumpido impidió que se ilegalizaran una gran parte de las listas presentadas por dicha formación. Milagrosamente pasó de ser un grupo en ibernación, con unos pocos afiliados, a reunir, por arte de birlibirloque, una parroquia de cientos de miles de votos abartzales. Este será uno de los grandes favores que le deberá, al señor Presidente, España; por lo que será conveniente que lo archivemos en nuestras memorias para recordarle –cuando Navarra se integre en Euskadi, como ocurrirá, y los terroristas vuelvan a sus andadas, para dar el paso definitivo de la independencia de Euskadi –, quién ha sido el responsable y le podamos acusar de haber traicionado a España, como lo hizo, en su día, Fernando VII con Napoleón. Claro que, esta política de cesiones, ha beneficiado al PSOE del País Vasco que, es muy probable, que no le haga ascos a una política de pactos con IU y PNV que prive de las instituciones al PP para que, entre los tres, puedan consumar el desaguisado.

No quiero finalizar este comentario sin una alusión al señor Llamazares y a su partido.En las municipales de 1999 consiguieron un 7’5% de los votos, en el 2003 un 7’5% y en estas últimas elecciones sólo un 5’5%; a pesar de ello, nunca se habían encontrado en una situación tan dulce para – en virtud del sistema electoral que permite las coaliciones para evitar que gobierne el partido más votado – conseguir tener poder en multitud de ayuntamientos en los que, gracias a ellos, el PSOE puede arrebatarle la alcaldía al PP. No es raro que, cada vez que el señor Rajoy – un poco ingenuamente, todo hay que decirlo – le haya propuesto un pacto para que gobernara el partido que más votos hubiera conseguido, el señor Zapatero haya hecho oídos sordos ¡y lo que los hará, a partir de ahora!

No quisiera ser agorero, pero es posible que nuestro país se vea convulsionado, a no tardar, con nuevos movimientos políticos que o mucho me equivoco o tendrán que ver con las próximas elecciones generales. Zapatero dispone detiene dos feudos que controla: Catalunya y el País Vasco. Dos cabezas de puente a las que va rumbo de unírseles Galicia. Catalunya tiene pendiente en el TC su famoso Estatut; parece que el Alto Tribunal no tiene prisa en pronunciarse y esta posición, que quieren que les diga, me da mala espina ¿Habrá esperado a que pasaran las lecciones para dictaminar? o ¿quizá sólo pretenda lavarle la cara para darlo por bueno? ¿Qui lo sa? El País Vasco, por su parte va en busca de su independencia de España. Veremos como juegan sus cartas. En todo caso nada bueno para España.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris