Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crónica Concierto   -   Sección:   Revista-musica

Lemonheads - Joy Eslava ( Madrid, 23/5/2007)

Gloria March Chulvi
Redacción
jueves, 31 de mayo de 2007, 22:00 h (CET)
Aunque ha pasado mucho tiempo desde el último trabajo de Lemonheads en directo sacan su madurez musical demostrando que aún siguen siendo buenos músicos. Presentaron su nuevo disco St. en una escueta hora y media con muchas canciones de sus anteriores álbumes.








Evan Dando, compositor, cantante y guitarrista del grupo estuvo acompañado por el sonriente bajista Vess Ruthenberg ( que guarda un gran parecido con Jack White pero menos estridente) y el batería Devon Ashley, ambos del grupo The Pieces, aunque grabó Ps con Karl Álvarez y Bill Stevenson (componentes de The Descents). Y es que por Lemonheads han pasado varios baterías y bajistas que no acababan de agradar a su lider, un Evan Dando más maduro pero que sigue con su pudor escénico. Nada más salir (ataviado con una gorra de lana en pleno mayo madrileño) no dejaba de mirar hacia el techo de la sala hasta que los fotógrafos acabaron de hacer su trabajo entorno a la tercera canción. Entonces fue cuando bajó la mirada y pasó sus ojos azules por el público con una media sonrisa.

Como teloneros tuvieron a The Icarius Line, una banda de Los Ángeles del más puro rock garage, con un cantante entre sobrino de Mick Jagger y primo de los Strokes, con una gran actitud rockera en escena. Sin duda se lo pasaron bien y lo hicieron pasar bien.

Al igual que viene haciendo en sus conciertos europeos, estuvo en un principio tocando con sus músicos temas de otro tiempo como Big Gay Heart, The Great Big No o Down About It, susurradas desde el fondo del escenario por su mujer. Una Yoko Ono pero con buen rollo, a lo indie con su vestido primaveral de flores y una larga melena rubia, siguió todo el concierto desde las escaleras que separan el escenario de los camerinos. Fumando, bebiendo cerveza, muy tranquila, gastando complicidades con el batería compañero de su marido...todo muy familiar.

De lo nuevo sonó December, Baby´s Home o Become de Enemy cantado esta vez por el público que estuvo en todo momento volcado con él. De ahí pasó a quedarse sólo en el escenario (siempre bajo la mirada de su dulce esposa), con su guitarra acústica llena de fotos de su mujer cuando todavía era una niña. Ya sin su gorra y con todo el pelo por la cara tocó Into My Arms y The Outdoor entre otras, con una voz más desagarrada que en la primera parte del concierto. Volvieron a salir sus compañeros para decantarse por un sonido más caótico, con samplers y solos de batería. Aunque hubo bis y todo, el concierto se quedó corto.

No tocó su famosa versión de Ms. Robinson, tal vez por como declaró en un periódico inglés, no es muy fan de la canción y porque la tocaba antes en los conciertos por la presión de la discográfica. Presión en este concierto no hubo, todo muy tranquilo y sereno, sonaron muy bien y aunque fue corto, el publico lo disfrutó.

El primer concierto de su estancia en la Península fue escueto pero bueno, esperamos que en Valencia, Granada y Barcelona (sus nuevos destinos) se estire un poco más y permanezca más tiempo con su público.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris