Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La fuga de los leones   -   Sección:  

Por un pedazo de tela

Redacción
jueves, 31 de mayo de 2007, 22:00 h (CET)

Daniel Gridilla, periodista y estudiante de los últimos años de Derecho, es uno de los colaboradores más fieles a esta sección. El toque que Daniel le da a sus artículos, es un tono reflexivo y repensado, coherente y fundamentado, para acercarnos alguno de los temas de actualidad que estando siempre en boca de todos, nunca son explicados y respaldados. Él nos los acerca, de una manera cercana y en un lenguaje cercano, siendo desde el derecho, y gracias a que es periodista, un traductor entre el mundo jurídico y político, y la vida cotidiana.



¿Qué bandera es constitucional?



En las primeras manifestaciones (que no en las últimas) acontecidas en esta legislatura contra algunas de las medidas del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, ya fuesen convocadas por la AVT , el Foro de la Familia o cualquier otra asociación u organización cercana ideológicamente al Partido Popular, era común ver algunas banderas de España con el escudo franquista. No tardaron en alzarse las voces de la izquierda, denunciando que dichas banderas eran inconstitucionales y que debería prohibirse su porte.


El artículo 4.1 de la Constitución Española dice que “la bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas”. No establece nada más respecto al diseño del estandarte nacional. Sin embargo, las Cortes dictaron la “ Ley 39/1981 de 28 de octubre, por la que se regula el uso de la bandera de España y la de otras banderas y enseñas ”, que viene a desarrollar dicho precepto constitucional. Así, el artículo 2.2 de la mencionada ley establece que “en la franja se podrá incorporar, en la forma que reglamentariamente se señale, el escudo de España”. Éste viene regulado por la Ley 33/1981, y desarrollado por el Real Decreto 2964/1981.


De esta manera, la bandera española constitucional y legal que actualmente tiene la nación española es la consecuencia de esta legislación; es decir, la tela roja y amarilla con el escudo real supone la bandera legal y constitucional, si bien no resulta necesario que éste se halle siempre en la misma.


Repasados estos preceptos, podría considerarse la bandera con el escudo franquista como inconstitucional, pues dicho emblema no se halla recogido en la Ley. Sin embargo, me llama la atención que un sector de la sociedad se rasgue las vestiduras y mese sus cabellos al ver estas enseñas en una manifestación, y no digan nada cuando, en manifestaciones de izquierdas (ya sea emplazada por el PSOE, Izquierda Unida o grupos afines a éstos), los convocados enarbolan muchas banderas de la II República de 1931, arguyendo que la “Tricolor” es el verdadero emblema de España.


A primera vista, la “Tricolor” podría considerarse más inconstitucional (si ello fuese factible) que la “franquista”, pues no respeta ni siquiera los colores establecidos por la Constitución Española. Además, el escudo que se halla en la insignia republicana no se corresponde con el establecido legalmente. Ante esto me pregunto: ¿por qué unas sí y otras no?


No me sirve el argumento de que la bandera “franquista” es inconstitucional porque Franco y su dictadura fueron muy malos, pues no hay que olvidar que, en la II República , también se cometieron barbaridades, como las persecuciones a los religiosos y la quema de conventos. Esta explicación tan solo muestra el doble rasero por el que se guían algunas personas, interpretando la historia como quieren. La Dictadura fue un episodio negro en la historia de España, pues supuso un recorte de libertades para la ciudadanía; pero no debemos olvidar que en la II República también hubo una represión de derechos, por mucho que haya personas que la consideren como un sistema político idílico.


Tampoco me resulta útil la explicación de que España, por “derecho propio”, tenía que seguir con el régimen de la II República , que fue legalmente instaurado y funestamente relegado al ostracismo por un levantamiento militar injusto contrario al mismo, y cuya insignia nacional era la “Tricolor”. Es cierto que la Dictadura fue resultado de un alzamiento marcial, desencadenando una guerra (la cual ya venía anunciándose) que le dio a Franco el poder: pero aquella sublevación no se fraguó con el objetivo de revocar el régimen republicano en sí, ya que militares como el General Mola o Cabanellas estaban a favor de este sistema. Sin embargo, este argumento pierde fuelle ante la legalidad y el sentimiento de justicia que primaron en la Transición.


Además, tampoco tiene sentido decir que la “Tricolor” se erige como la bandera republicana, pues esto no es del todo cierto. Durante la efímera I República, la enseña nacional consistía en la tradicional tela roja y amarilla, en contraposición a los colores rojo, amarillo y morado de la II República. Por tanto, identificar la “Tricolor” con el régimen republicano no sería acertado, ya que ésta sólo fue estandarte de la II República , y no de la primera.


Visto esto, sólo queda añadir que, por muy molesto que sea para muchos, la bandera “franquista” y la “Tricolor” son inconstitucionales e ilegales. Así, aquellos que ponen el grito en el cielo cada vez que ven una bandera franquista en una manifestación, si son personas objetivas y justas, deberían quejarse también de las numerosas “Tricolores” que pueblan las convocatorias de índole izquierdista.


Todo ciudadano que acuda a una manifestación y le apetezca llevar una bandera de España, ésta deberá ser roja y amarilla, con la opción de incluir el escudo nacional en la franja central. Sólo de esta manera se estará actuando conforme a la Constitución y el ordenamiento jurídico.



Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris