Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Copago injusto

José Manuel López García
martes, 3 de febrero de 2015, 07:57 h (CET)
Ya está implantado, pero no lo considero equitativo, porque no puede ser que haya personas que, al no poder pagar los medicamentos, no los utilicen en los casos necesarios. A mi juicio, este es el resultado de la puesta en práctica del copago farmacéutico. Lo que no es justificable, en mi opinión, es que para reducir el consumo excesivo e irresponsable de fármacos se castigue o penalice a toda la población a pagar, porque no es justo ni equitativo.

Euskadi puede servir de modelo a seguir para el resto de España, porque es la única comunidad española que ya tiene en marcha ayudas económicas a sus ciudadanos, para poder hacer frente al gasto en medicamentos. Ya que en esta comunidad los pensionistas y desempleados que no reciben prestación ni la Renta de Garantía de Ingresos, los inmigrantes, y que tienen un renta anual inferior a 18.000 euros son ayudados, económicamente, por esta comunidad autónoma vasca. Y existe un dato revelador, ya que en el año 2014, hubo en el País Vasco más de 126.000 demandas de ayuda.

Con el reducido poder adquisitivo de las pensiones en este país, y con la subida simbólica de las mismas, con muchos mayores que tienen enfermedades crónicas, el pago debería afrontarlo el propio estado en su totalidad. Y aunque el gasto en medicinas sea elevado para las arcas del estado, es lo que corresponde.

En lo relativo al pago farmacéutico de los trabajadores, también me parece tremendamente injusto y desproporcionado. Además, me parece irracional que los que disponen de unos ingresos anuales superiores a los 100.000 euros o posean grandes fortunas, paguen el sesenta por ciento en comparación con las rentas más bajas. De todas formas, lo razonable, a mi juicio, es que los medicamentos fueran gratuitos para todos.

La propia Organización Mundial de la Salud ha encargado un informe a expertos sobre esta cuestión del copago, y las conclusiones son clarificadoras. Incluso un cargo de la OMS, concretamente, la doctora Marie Paule Kieny que es Subdirectora General de Sistemas de Salud e Innovación dice al respecto: «Para eliminar el pago de bolsillo, los Estados deben hacer posible que la sanidad se financie a través de alguna modalidad impositiva y asegurando suficientes fondos públicos». Lo que significa según los resultados del informe realizado es que no se debe excluir a nadie del sistema de salud, y que no se debe dejar atrás a aquellos en situación de mayor vulnerabilidad. Porque que exista un cierto número de personas, que no se pueden pagar su medicación, es algo intolerable en un estado de derecho y social.

Este tema del copago puede ser muy discutido, y es objeto de numerosas polémicas y controversias, pero creo que también es una cuestión central en un estado que pretende ser del bienestar, o, al menos, es lo que se deduce, claramente, del texto constitucional.

El gasto sanitario está aumentando, porque, afortunadamente, la longevidad y la esperanza de vida son mayores, y esto es un logro de la medicina moderna y contemporánea. Si se suprime el copago farmacéutico, existen procedimientos impositivos y redistributivos para financiar, racionalmente, estos gastos. Lo decisivo es la voluntad de hacerlo.

En lo relacionado con un medicamento con un precio muy elevado que necesitan los enfermos de Hepatitis C, ya se ha dicho, por parte de las autoridades, que ningún paciente se quedará sin este fármaco, si es lo que, realmente, necesita para salvar su vida y curarse. Indudablemente, lo que sería, absolutamente demencial, es que los pacientes mueran, porque un fármaco que significa la curación sea muy caro.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris