Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Roosevelt no "vivió" en Casturea, ni en...

Ángel Morillo, Badajoz
Lectores
@DiarioSigloXXI
lunes, 2 de febrero de 2015, 08:50 h (CET)
Disculpen los lectores de Extremadura Progresista (EP) que muchos de mis escritos estén dedicados, casi en exclusiva como este, a Castuera que es donde vivo. Pero, como no tengo presunción literaria -aparte de que no podría tenerla aún queriendo, como es fácil deducir- lo único que persigo es, preferentemente, que se sepa lo que acontece aquí; que, por otra parte, también sucede en muchas otras poblaciones de nuestra región, aunque pocos “se atrevan a referirlas”, contrariando a Roosevelt que una de las cosas que pensaba era que “de lo único que debemos tener miedo es del propio miedo”.

Mas, como la biografía de Roosevelt (incluidas sus frases famosas) es sobradamente conocida, no quiero ahondar en ella. Y, aunque para algunos venga bien a su actuación el llamado “New Deal” (en castellano, “Nuevo Tratado”), propicio a estimular el gasto público como hizo el Presidente de los americanos en más ocasiones reelegido de la historia, hay algo que no cuadra en la “imitación”. Roosevelt invirtió en infraestructuras y un sinfín de obras públicas, y aquí en Castuera (y en otras muchas poblaciones de nuestra comarca y toda nuestra CCAA) daba la impresión que se andaba por ese camino, pero nada más lejos de la realidad: lo que se hacía en Castuera (y en los demás sitios), antes de llegar los que ahora (todavía) están, no era sino llevar a cabo obras y obras en la mayor parte de los casos totalmente innecesarias; posiblemente, para “poner la cacerola”, y, muy probablemente, “arrimar el ascua a su sardina”. Incluyendo en dichas obras, como no, las del famoso plan E y sus costosos carteles de anuncio…, para “gloria y suerte” de quienes los hacían y rotulaban, que vaya chollo les cayó; millones de euros, muchos millones de euros, gastados en anunciar miles y miles de “actuaciones” en todos los pueblos y ciudades del país, en la mayoría de los casos, innecesarias y con fines electoralistas única y exclusivamente... Igualito que Roosevelt. ¡Pandilla de aprovechados!

No, obviamente, Roosevelt no “vivió” en Castuera ni en la mayoría de los pueblos de Extremadura…, ni de España. Pues además de que la inversión pública sólo hizo, posiblemente y como ya he dicho, llenar los bolsillos de algunos y seguramente a costa del desprecio y el afán de engaño a los demás, se llevó a cabo, es de suponer (viendo, como estamos apreciando ahora, que tipos de individuos son la mayor parte de los políticos españoles), utilizando elevados impuestos de la manera más vil y corruptiva; como es el caso, por citar un ejemplo cercano, del famoso carril-bici cuesta arriba de Castuera (que apenas unas cuantas Sras. utilizan; andando, ya que, por supuesto, en bici es casi imposible hacerlo), a la vera del cual estaba (y, supongo, sigue estando) prevista en el Planeamiento la ubicación de la calle Córdoba, atravesando ciertas parcelas que un futuro -quizás muy cercano si hubieran seguido mandando los que antes mandaban- habrían multiplicado por mil su ahora exiguo valor. Es decir, se actuaba de la forma totalmente contraria a los principios del americano; que, sabido es, propugnaba la lucha sistémica contra la desigualdad que protegía a los más opulentos en detrimento de los menos favorecidos (una de sus frases famosas señala: “…no para que aquellos que tienen mucho tengan más, sino que quienes tienen demasiado poco tengan más”). Quedando además reflejado claramente, caso de ser cierto, la diferente forma de ver “las cosas” como Roosevelt, en la actuación delictiva a todas luces llevada a cabo también en Castuera (y seguro que en muchos pueblos más, aunque me da que Castuera se va llevar “la palma”) con el NO cobro de la Contribución (el IBI) a, pudiera ser, un número bastante elevado de ciudadanos durante mucho tiempo, o incluso nunca a algunos de ellos; a la par que, reitero, de ser cierto, se dice (el propio PP de Castuera lo ha expresado en parte y sin reparo en un folletín de esos que en ocasiones los partidos políticos emiten) que muchos de los favorecidos forman parte como militantes o simpatizantes del grupo político ¿delictivo?, y entre los que pudiera ser se encuentre el dueño o dueña de la vivienda donde reside el propio ex Alcalde socialista de las dos anteriores legislaturas (¿para dar ejemplo de la seriedad de los de su “casta”?), y de quien, además, también se oye que ocultaba ciertas plusvalías de esa misma vivienda o de otra de un familiar…, o, quién sabe, si de ambas. Caro que, recalco una vez más, “si es cierto”, todo puede deberse a un “pequeño olvido”, muy propio dado lo acostumbrados que están ciertos políticos a que todo les “salga” gratis, en muchos casos como les ocurre a los ricos: “jamás se adelantan para pagar”; lo que con Roosevelt no les valió de mucho, los puso firmes y… ¡a pagar amiguitos!

Da la impresión de que, los que vivimos en Castuera (y los que lo hacen en otras muchas poblaciones de Cáceres y Badajoz y del resto del país), vamos a ser víctimas de esa famosa frase del galo Breno que, tras derrotar a los romanos y mientras negociaba el precio para irse de Roma, sentenció: vae victis, ¡ay de los vencidos! Menuda nos espera si, como puede ocurrir por la “negligencia” de haber procedido a revisar el catastro -como quizás era su obligación- vuelven a mandar los “paracaidistas socialistas” (los socialistas de verdad están en exclusión desde hace mucho tiempo) en algunas poblaciones por donde ya “pasaron”, o los “paracaidistas demócratas liberales” (en España no hay liberales, eso es un cuento chino, son la derecha y, en muchos casos -más de los imaginarios- la ultra derecha) en otras donde igualmente antes “estuvieron”, debido a que dicha revisión catastral va a obligar a pagar a una gran cantidad de ciudadanos un aumento de su cuota de la Contribución y no van a entender ni se van a enterar de que la culpa del aumento y el aberrante hecho de que, al parecer, muchos no pagaban nada y otros muchos no han pagado nunca, es toda de los anteriores mandatarios. Repito, de los “fascistas de izquierda” o de los “fascistas de siempre” (que son lo mismo), que, al contrario que Roosevelt, han perseguido a los menos favorecidos cobrándoles sin contemplaciones (con el índice más alto permitido por la ley, seguro, para poder compensar), mientras los de siempre eran servilmente eximidos de contribuir y se convertían, por tanto, en cómplices del fraude al resto de la gente. Entre los que, como es de esperar, estarán algunos que otros señoritos, allegados, familiares, correligionarios, etc. El etc. es, en este caso, para no señalar a “otros”, aunque algunos de ellos hayan podido quizás “apoquinar” la debida contraprestación, que han hecho lo normal en estos casos: ¿para qué pagar si nadie te lo exige ni te pide cuentas?, ¡pues buena está la cosa! Por tanto, ¡muy curioso!: la más que probable corrupción política puede que, paradójicamente, de ventaja a los deshonestos en las próximas Elecciones Municipales. Más de un ciudadano sólo va a entender, como es normal por otra parte, que los que ahora gobiernan le están cobrando un impuesto (que ya de por si está entre los más caros del país) sobre-aumentado por simples modificaciones efectuadas en su vivienda después de llevar muchas décadas pagando íntegramente; lo cual, evidentemente, hará que cambie su voto…, y, ¡lástima!, aquí aún no ha llegado Podemos nada más que a algunos sitios. O sea, como siempre ocurre, vamos retrasados; solo nos enteramos primero que nadie de la pobreza y la iniquidad, la injusticia y el abuso de autoridad, la miseria salarial de los trabajadores y los pensionistas, el IRPF entre los más altos del Estado, la Sanidad y la Educación, como no podía ser de otra forma, entre las más paupérrimas de todas las CCAA, la usura bancaria y la explotación descarada de todo tipo de servicios (luz, agua, telefonía, gas, combustibles, internet, …). Y sobre la usura bancaria que nadie olvide esto, que tengo que decirlo aunque no sea el momento: recibos de comisiones y gastos con el ¡102,75% de TAE! en una región que está entre las tres únicas del país en las que la Banca no tiene obligación de disponer de hojas de reclamaciones, lo que significa que si quieres reclamar tendrás que hacerlo con Abogado y Procurador. ¡Viva Extremadura y sus gobernantes!..., los de antes y los de ahora.

Somos el Guinness de la desfachatez sin ningún género de dudas. Hasta el punto de que si pides un Centro de Especialidades Médicas en Castuera para la Comarca de La Serena (muchos pueblos están a más de 50 kilómetros. del más cercano) te dicen que te conformes con la famosa clínica ilegal muchas veces ya citada donde, evidentemente, los servicios de cualquier especialidad hay que pagarlos aún a pesar de que el Especialista de turno fácilmente no figure dado de alta ni en Hacienda ni en la Seguridad Social…, que, por cierto, a la Inspección de Trabajo (los reyes de la legalidad) poco importa.

Para acabar: quienes gobiernan en los pueblos afectados deberían plantearse dar marcha atrás en ese sobre-cargo de la Contribución (IBI) y, además, corregir el índice para compensar en algo al menos a los infortunados que llevamos años y años pagando puntualmente; y mucho más, si es cierto, como se oye aquí en Castuera, que ni tan siquiera el edificio del OAR, que es quien se encarga del cobro de los recibos, ni las naves e instalaciones de la propia Diputación, ni la permitida ilegal clínica privada de toda la comarca conocida citada en el párrafo anterior (ubicada en terrenos de equipamiento público vendidos a bajo precio, sin licencia municipal, …,¡para que luego hablen algunos de ese tal Muñoz y de Marbella!), ni la propia vivienda donde vive el ex Alcalde, etc., etc., pagaban nada. Amén de, sin más condescendencias, presentar la procedente denuncia ante los Tribunales de Justicia contra el corrupto que ha llevado a cabo la estafa si, repito una vez más, es cierto que así ha sucedido (ellos, los que están mandando ahora, lo deben saber mejor que nadie). Por supuesto que, en parte, el firmante de este escrito, que no está dispuesto a sustraerse fácilmente, ya se ha dirigido a la Justicia: servidor lo ha puesto en conocimiento del Juzgado nº 1 de Castuera, aunque con pocas esperanzas de que, con un abogado de Justicia Gratuita, sirva de algo; y, así mismo, se lo ha hecho saber a un medio de comunicación de tirada nacional. Ya veremos si sirve, por lo menos, de señal, porque en este país…

Aún falta tiempo para las próximas Elecciones Municipales. Pueden tener por seguro los lectores de EP que volveré a relatarles más sobre este tema…, y, si a mano viene, sobre otros; porque nadie me va rendir sin que, cuando menos, los que leen este periódico se enteren de esta -si se demuestra- y otras fechorías que se hayan podido cometer y yo esté informado…, en Castuera y en cualquier otro pueblo o ciudad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris