Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Aguafiestas

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
martes, 29 de mayo de 2007, 00:11 h (CET)
Ahora desde que nos hemos enterado, coincidiendo con el divertimento del año de la ciencia, que un pomposo estudio científico, hace una valoración concluyente sobre los aguafiestas, diciendo que una de cada veintinueve personas es gafe, no me digan que no es para estar más atento a la sombra que uno se arrima. Eller Visser es la lumbrera de este invento. Nos pone en guardia, pero no precisa de quién o de quiénes, porque en realidad ignora la identidad de los cenizos. Tan sólo nos asegura que todos estos pequeños accidentes se deben a los rasgos de personalidad que destacan en este tipo de personas. Algo que, por cierto, ya lo advirtió el filósofo alemán, Arthur Schopenhauer, cuando dijo que: “la personalidad del hombre determina por anticipado la medida de su posible fortuna”.

En cualquier caso, los aguafiestas están a la orden del día. Para empezar no pocos estudios advierten de cuán necesaria es la personalidad femenina para la sociedad en todas las manifestaciones de la convivencia civil. Pues no piensen que todo son buenas sombras, todavía hay gafes que la discriminan. Algunos son tan leñeros que hasta pretenden expropiar el carácter propio de la feminidad. En efecto, una uniformidad de géneros es otra desgracia añadida, además de sustraernos la poética de la vida, se despoja la complementariedad y lo que es razón natural se vuelve imperfecto. Es necesario ponerle grilletes a esos tipos de mala sombra, guerrilleros de la violencia y explotadores, que todavía sueñan con transformar a la mujer en una mercancía y menosprecian su dignidad.

A lo mejor es que los gafes están en la misma colectividad ciudadana. Es un ente social. Puede serlo. El poeta y pensador estadounidense Ralph Waldo Emerson, lo tiene claro: “la sociedad es en todos los sitios una conspiración contra la personalidad de cada uno de sus miembros”. Una humanidad gafada es algo horrible, repelente a la propia vida. Al ser humano hay que dejarlo que se construya asimismo. Somos constructores de versos en ese recital del tiempo que es la existencia, metáforas injertadas a la familia humana. Cada cual ha de identificarse con la libertad debida y la responsabilidad manifiesta. Frente a los aguafiestas que no ven más allá de la visión individualista o inspirada en materialismos cerrados, hay que avivar un ideal de sociedad solidaria, de hombre abierto y comprensivo.

Volviendo a los rasgos de la personalidad que apunta Eller Visser, o lo que es lo mismo a los patrones de pensamientos, sentimientos y conductas que presenta una persona, se puede crear un clima en el que los gafes no puedan vivir ni en el sueño. Esa atmósfera, siempre agradecida, pasa por la educación. Constitucionalmente se dice que tiene por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales; con lo cual, si la transmisión es eficiente y eficaz, no pueden brotar malas sombras. Lo diabólico es cuando se pretenden educar niños al por mayor, sin libertad de enseñanza; y, lo que es peor, a veces imponiendo (no proponiendo) formaciones morales que nada tienen que ver con la moralidad que sus progenitores practican y quieren cultivar.

Si hubiésemos seguido la idea de Platón, que cimienta el objetivo de la educación en la virtud y en el deseo de convertirse en un buen ciudadano; no habría aguafiestas, o por lo menos, la estirpe sería más escasa. Las direcciones son tan inadecuadas en el tema educativo que la convivencia en las aulas empieza a ser casi un amor imposible. El gafe se ha tragado, por ejemplo, los deberes para con la sociedad, el compromiso con los valores constitucionales y los derechos humanos. También la universidad debe estar gafada para con la sociedad, pues ambas suelen desconocerse o ignorarse. Los resultados de la encuesta del CIS, de noviembre de 2006, son muy significativos. Según dicha encuesta, son muchos los ciudadanos que no saben o no contestan cuando se les pregunta por la universidad, otros piensan que no se adapta a los nuevos tiempos, que tiene muy poca presencia en la vida social y que genera poco pensamiento.

Desde la política también el gafe se ha puesto de moda, como si fuese un rasgo personalísimo de hacer gobierno. Pero, realmente, ¿donde está la verdadera sede del gafe? Siguiendo la tradición del pueblo, siempre sabio, la gente con corazón no tiene el cenizo, no le salen las malas intenciones ni tampoco las salvajadas suelen aflorarles, sino buenas razones que hasta la mismísima razón a veces ignora. Ya se sabe, que la enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón. Los aguafiestas no tienen nada que hacer. Sólo se sabe discernir bien lo que se ve con el valor del alma. A un compasivo espíritu, ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa, el gafe antes se queda sin plumas y cacareando.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris